Nuestro sitio  | Ayuda  | Mapa del sitio  | Archivo    
   CHINA
   NEGOCIOS
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA
  EMPLEO
 
Actualizado a las 11:06(GMT+8), 17/03/2001
China  

Informe sobre el esquema del X plan quiquenal para el desarrollo económico y social(III,IV)

(Presentado el 5 de marzo del 2001 ante la IV Sesión de la IX Asamblea Popular Nacional) Zhu Rongji

Primer Ministro del Consejo de Estado

III. CONSOLIDAR LA POSICION DE LA AGRICULTURA COMO

SECTOR BASICO Y ESFORZARSE POR INCREMENTAR

LOS INGRESOS DE LOS CAMPESINOS

Los problemas de la agricultura, las zonas rurales y los campesinos son cuestiones importantes que atañen al conjunto de la reforma, la apertura y la modernización. Durante el período del X Quinquenio, deben tomarse, como tarea primordial del trabajo económico la aplicación íntegra de la política fundamental del Partido relativa al campo, la consolidación de la posición de la agricultura como sector básico y el incremento de los ingresos de los campesinos, poniendo énfasis en los siguientes trabajos:

Acelerar el reajuste estructural de la agricultura y la economía rural. Esta es la vía fundamental para elevar la rentabilidad económica de la agricultura e incrementar los ingresos de los campesinos. Al proteger eficazmente las tierras de cultivo y estabilizar la capacidad de la producción cerealícola, hay que reajustar con dinamismo la estructura de los cultivos, tomando la optimización de las variedades de cultivo, la mejora de la calidad y el aumento de la rentabilidad como centro de trabajo, y también acelerar el desarrollo de la ganadería, la silvicultura y la acuicultura. Se pondrá en juego la relativa superioridad agrícola de las diversas localidades, se reajustará de forma racional la distribución regional de la producción agrícola y se desarrollarán las agriculturas específicas lo que dará lugar a la configuración de una producción de escalas y especializada y elevará la proporción de los productos comerciales. Se dedicarán grandes esfuerzos a impulsar la gestión industrializada de la agricultura, se apoyará a las empresas líderes y se popularizarán diversas modalidades, como la de "empresa y familias campesinas" y la de "producción agrícola por encargo"; se desarrollarán los sectores de procesamiento, almacenamiento, transporte y conservación de los productos agrícolas, y se elevará la rentabilidad resultante del procesamiento avanzado de los productos agrícolas. Se guiará a las empresas de poblado y cantón en la reestructuración, el progreso tecnológico y la innovación de los sistemas de funcionamiento. Se desarrollarán los pequeños poblados para hacer prosperar su economía y se impulsará con dinamismo y con paso seguro la urbanización en las zonas rurales, y se ampliarán las esferas de empleo de los campesinos y los canales de aumento de sus ingresos. Se debe empujar con energía el desarrollo de la agricultura mediante la ciencia y la educación, reforzar la investigación, el desarrollo y la aplicación de tecnologías biológicas e informáticas, entre otras altas y nuevas tecnologías, generalizar las variedades mejoradas y las tecnologías avanzadas y aplicables, y apoyar de forma activa el desarrollo del sector de las ciencias y tecnologías agrícolas. Se fortalecerá la implantación de un sistema de servicios socializados de la agricultura. Se establecerán un sistema de información sobre el mercado de productos agrícolas y otro de estándares de seguridad y calidad de los alimentos y de verificación de los mismos. En la reestructuración hay que proceder de acuerdo con las condiciones locales y las leyes del mercado, y defender la autonomía de las familias campesinas en lo referente a la producción y la gestión, sin recurrir a la coacción ni al autoritarismo.

Impulsar activamente la reforma rural en diversos terrenos. Sobre la base de una contratación de tierras duradera y estable, se alentará a las localidades que reúnan las condiciones necesarias a explorar activamente vías para la reforma del sistema de transferencia del derecho de gestión de las tierras. De acuerdo con la nueva situación observada en la producción y la circulación del grano, se continuará profundizando en la reforma del sistema de circulación. Paralelamente a la ampliación adecuada del volumen de las reservas centrales de cereales, mediante el establecimiento de relaciones de compraventa duraderas y estables con las principales zonas productoras y a través de la renovación, la regulación y el control de las reservas centrales, las principales zonas compradoras de cereales deben acelerar el proceso de mercantilización para su circulación y garantizar así la cobertura de sus necesidades. En las principales zonas productoras debe persistirse en las "tres políticas y una reforma"(a saber: la política de adquisición estatal de los excedentes de cereales de los campesinos sin restricciones y a precios protegidos, la de venta de cereales a precios normales por parte de las empresas estatales de compraventa de estos productos y la de gestión controlada de los fondos destinados a las adquisiciones del Estado, así como la reforma del sistema de circulación mercantil del grano) y comprar los excedentes de grano de los campesinos a precios protegidos y sin restricción; la hacienda central seguirá concediéndoles apoyo financiero, con el fin de sacar el máximo partido de su ventaja en la producción de grano. Esto no sólo contribuirá a ampliar el mercado de las principales zonas productoras de cereales y promoverá un ascenso racional de los precios cerealícolas, sino que también favorecerá el impulso del reajuste de la estructura agrícola de las principales zonas compradoras y el aumento general de los ingresos del campesinado. Es imperativo proteger como es debido las tierras labrantías básicas y no se permitirá en absoluto transformarlas arbitrariamente en terrenos para uso no agrícola. Esta es una "línea roja" que no puede traspasarse. Hay que estimular la reforma de los sistemas de impuestos y tarifas en las zonas rurales y abolir las tarifas cobradas unificadamente por los cantones, las retenidas por las aldeas y todas las otras de índole administrativa que se cobran a los campesinos, y, al mismo tiempo, elevar adecuadamente las tasas de los impuestos vigentes sobre la agricultura y los productos agrícolas especiales. Se trata de una medida radical adoptada para garantizar los derechos e intereses legítimos de los campesinos y reducir las cargas que pesan sobre ellos. Es menester acelerar el paso de la reforma al respecto, basándose en el resumen de las experiencias piloto acumuladas en la provincia de Anhui. En combinación con la reforma de los impuestos y las tarifas, es preciso simplificar los organismos de los cantones y los poblados y reducir su plantilla, así como disminuir el número de cuadros de aldea y de grupo que perciben subsidios gubernamentales, además de suprimir o fusionar de manera adecuada cantones y poblados donde se den las condiciones necesarias. Es preciso continuar profundizando en la reforma financiera en las zonas rurales y buscar con dinamismo un sistema financiero para el agro que se ajuste a las exigencias del desarrollo de la economía rural. Es imperativo acelerar la reforma del sistema de administración de las cooperativas de crédito rurales de acuerdo con las condiciones locales; la clave consiste en delimitar claramente la propiedad, perfeccionar la estructura de gestión de personas jurídicas y definir las responsabilidades por la prevención y la neutralización de riesgos. Las cooperativas de crédito rurales deben seguir la orientación de servir a la agricultura, a las zonas rurales y a los campesinos, intensificar su gestión y administración, y poner en pleno juego su papel de principal fuerza impulsora de las actividades financieras rurales y de vínculo financiero con los campesinos. El Banco Agrícola y otras instituciones financieras deben reforzar su apoyo a la agricultura y a la economía rural. Es menester profundizar en la reforma de las cooperativas de compraventa rurales.

Fortalecer la agricultura y la construcción de infraestructuras rurales. Es necesario aumentar en mayor medida las inversiones en estos terrenos, avivar el paso en el acondicionamiento de los grandes ríos y lagos, y hacer esfuerzos persistentes en la construcción de las obras de control de los principales ríos y en el refuerzo de los embalses averiados o en peligro, para elevar la capacidad de prevención de las inundaciones y la de regulación y almacenamiento de agua en épocas de crecida. Es preciso dedicar grandes esfuerzos a la transformación de las obras de ahorro de agua en las zonas extensas de riego, movilizar activamente a las masas para que participen en la construcción de obras hidráulicas destinadas a las tierras de cultivo, y llevar a buen término la conservación del agua y del suelo. Se potenciará la construcción de bases nacionales productoras de cereales comercializables y de productos agrícolas de buena calidad, y se llevará a buen efecto la explotación integral de la agricultura. Seguirá intensificándose la construcción de instalaciones rurales, tales como redes eléctricas, comunicaciones, estaciones de radio y de televisión, caminos y obras de suministro de agua, a fin de mejorar eficazmente las condiciones de producción, de vida y de mercado en las zonas rurales.

Seguir efectuando como es debido el trabajo de ayuda a la población pobre de las zonas rurales. Se han cumplido en lo fundamental las tareas del "Plan septenal de ayuda a los 80 millones de ciudadanos pobres"; sin embargo, cambiar radicalmente la faz de las zonas pobres sigue siendo una tarea ardua y larga. Debe intensificarse la ayuda a los indigentes, haciendo hincapié en el cumplimiento del trabajo de ayuda a los indigentes de las zonas de minorías étnicas del Centro y Oeste del país, las antiguas zonas revolucionarias, las zonas fronterizas y las de condiciones extremas. Es imperativo mantenerse firme en el auxilio a los indigentes mediante actividades de explotación, incrementar en múltiples aspectos las inversiones como fondos de ayuda a los indigentes, ampliar la asistencia a los necesitados en forma de pago de jornales por las labores realizadas, y apoyara las zonas pobres para que intensifiquen la construcción de infraestructuras.

IV. IMPULSAR ENERGICAMENTE LA OPTIMIZACION Y LA

ACTUALIZACION DE LA ESTRUCTURA SECTORIAL DE LA ECONOMIA

El reajuste y la actualización de la estructura sectorial, puntos clave de la reestructuración económica estratégica, deberán centrarse en los siguientes aspectos:

Reconvertir y actualizar las industrias tradicionales con las altas y nuevas tecnologías, así como con las avanzadas y aplicables. Debemos colocar en un lugar importante la reorganización y reconversión de las industrias tradicionales. Además, tomando el mercado como orientador, las empresas como sujetos principales y el progreso tecnológico como punto de apoyo, hay que llevar a buen término el trabajo en los ámbitos siguientes: Primero, en torno al aumento de la variedad de los productos, la mejora de la calidad, el ahorro de energía y la reducción de los insumos, la prevención y el control de la contaminación, así como la elevación de la productividad laboral, es necesario apoyar la reconversión tecnológica de un determinado número de empresas prioritarias de los sectores energético, metalúrgico, químico, textil, mecánico, automovilístico, de la industria ligera, de la construcción y de materiales de construcción, para elevar efectivamente el nivel tecnológico y el de los equipos. Segundo, con la innovación basada en los esfuerzos propios y la introducción de tecnologías, es preciso acelerar la explotación de tecnologías comunes, clave y complementarias que permitan impulsar la actualización de la estructura económica. Asimismo, hay que vigorizar la industria manufacturera de equipos, y desarrollar y fabricar juegos completos de equipos técnicos grandes y avanzados y de elevada eficiencia que tengan una alta demanda en el mercado. Tercero, por medio de la cotización en bolsa, la absorción, la asociación y la reorganización es menester formar en los principales sectores, grandes compañías y grupos empresariales con derechos de propiedad intelectual propios, que tengan una actividad principal como eje y que posean una mayor fuerza, de modo que se conviertan en la fuerza vertebral y el punto de apoyo de la reestructuración y el fomento de la actualización. Cuarto, es imperativo apoyar y promover con dinamismo la transformación de las viejas bases industriales, poner en pleno juego sus ventajas como cimientos sólidos y puntos de concentración de personal calificado, y esforzarse por elevar su nivel industrial. En aquellas ciudades e importantes zonas mineras con la explotación de recursos naturales como su actividad principal, es necesario fomentar, en consonancia con sus condiciones reales, industrias que puedan proseguir o sustituir dicha actividad.

A la par de ello, hay que recurrir de forma coordinada tanto a los instrumentos económicos y jurídicos como a los administrativos necesarios, para continuar imponiendo, de acuerdo con la ley, el cierre de las fábricas y minas que elaboran productos de mala calidad, malgastan recursos, ocasionan una seria contaminación y carecen de condiciones que garanticen la seguridad en el trabajo; eliminar y recortar la capacidad de producción excesiva y atrasada, y prohibir estrictamente su traslado para la reconstrucción. Hay que declarar en quiebra y cerrar aquellas empresas que sufran déficits durante largo tiempo, cuyos activos no alcancen a pagar las deudas y que no tengan esperanzas de eliminar sus pérdidas, y aplicar las mismas medidas en las minas cuyos recursos se hayan agotado. Hay que despejar activamente y reglamentar de forma gradual las vías de salida del mercado abiertas a las empresas.

Desarrollar las industrias de altas y nuevas tecnologías e impulsar la industrialización mediante la informatización. Partiendo de la realidad, se acelerará de forma selectiva el desarrollo de las industrias de altas y nuevas tecnologías, por ejemplo, la tecnología informática, la de nuevos materiales y la bioingeniería. Se apoyará de manera prioritaria el desarrollo de redes informáticas de alta velocidad y banda ancha, de circuitos integrados clave, de nuevos tipos de cohetes portadores y de otros importantes proyectos de alta tecnología, de manera que nuestras industrias de altas y nuevas tecnologías adquieran su superioridad mediante la formación de grupos y una poderosa ventaja parcial. Se acelerará la expansión de la industria manufacturera de productos informáticos y se elevará la capacidad de explotación mediante los esfuerzos propios y la capacidad de integración en sistemas. Se desarrollará de manera dinámica la industria de software. Se potenciará la construcción de infraestructuras informáticas. Debe generalizarse la aplicación de la tecnologías digital y la de redes informáticas en los terrenos como el desarrollo de nuevas tecnologías y la producción y comercialización en las empresas, los servicios públicos en el ámbito social, las administraciones gubernamentales, y combinar aún mejor la industrialización con la informatización.

Reforzar la construcción de infraestructuras, tales como las hidráulicas, las energéticas y las de comunicación, y atribuir suma importancia a la estrategia con respecto a los recursos. La carencia de recursos hídricos es un factor que restringe gravemente el desarrollo económico y social de nuestro país. Es necesario poner en un lugar destacado el ahorro de agua, establecer en forma razonable, un sistema de administración de los recursos hídricos y un mecanismo de fijación de precios del agua, aplicar en todos los terrenos las diversas técnicas y medidas para el ahorro de agua, desarrollar las industrias adecuadas a este efecto y crear una sociedad de ahorro de recursos hídricos. Se fortalecerán la prevención y el control de la contaminación del agua y se llevarán a buen término el tratamiento y el aprovechamiento de las aguas residuales. Se acelerarán la planificación y la construcción del proyecto de transvase de las aguas del sur al norte y otros importantes proyectos. Debe potenciarse la construcción de carreteras, ferrocarriles, puertos, vías fluviales, aeropuertos y sistemas de tuberías, a fin de establecer y perfeccionar un moderno sistema integral de transporte caracterizado por la fluidez, la seguridad, la comodidad y la rapidez. Las fuentes de energía y, en particular, el petróleo, constituyen un importante problema de la estrategia con respecto a los recursos. Puesto que la explotación y la producción del petróleo nacional no bastan para satisfacer las necesidades del desarrollo económico y social, las contradicciones entre la oferta y la demanda se hacen cada vez más relevantes. Debe recurrirse a todos los medios posibles para economizar petróleo y buscar sus sustitutos, acelerar la prospección y la explotación del petróleo y el gas natural, aprovechar con dinamismo los recursos del exterior y establecer cuanto antes el sistema de reservas de petróleo y de otros recursos estratégicos. Se impulsará activamente la transformación de las minas de carbón de grandes dimensiones, se construirán minas de elevada producción y alta rentabilidad y se prestará atención al desarrollo de técnicas para la producción de carbón limpio y a la utilización del mismo. Es necesario aprovechar al máximo la capacidad de generación eléctrica disponible, fomentar con dinamismo la energía hidroeléctrica y la termoeléctrica de bocamina con grandes unidades generadoras, reducir la generación termoeléctrica de poca capacidad y desarrollar adecuadamente la energía eléctrica de origen nuclear. Se fortalecerán la construcción y la reconversión de redes eléctricas urbanas y rurales con el fin de impulsar la conexión de las redes en todo el país. Se profundizará en la reforma del sistema de energía eléctrica, se impulsará paulatinamente la separación de la gestión de las centrales eléctricas de la de las redes de distribución y se supeditará esta última a la competencia de precios en el mercado.

Se dará importancia al desarrollo de diversos tipos de nuevas fuentes de energía.

Acelerar el desarrollo del sector servicios. Se trata de una importante vía para impulsar la actualización de la estructura sectorial y aumentar el empleo. Se fomentarán activamente los servicios modernos, como la informática, la banca, la contabilidad, el asesoramiento y los servicios jurídicos, para elevar el nivel del sector en su conjunto. Hay que valerse de las técnicas de servicio y modos de gestión modernos para transformar el sector servicios tradicional, entre ellos la circulación comercial, las comunicaciones y el transporte, así como los servicios públicos, a fin de mejorar la calidad de los servicios y elevar su rentabilidad. Se desarrollarán las industrias orientadas al consumo público, tales como la turística, la de bienes inmuebles, la de servicios comunitarios, la de restauración, la del ocio y la del fortalecimiento de la salud, y se ampliará la gama de sus contenidos. Deberá profundizarse en la reforma de este sector y tomar las medidas políticas necesarias para configurar un entorno favorable a su desarrollo.

17/03/2001






En esta sección
 

(Presentado el 5 de marzo del 2001 ante la IV Sesión de la IX Asamblea Popular Nacional) Zhu Rongji



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea