Nuestro sitio  | Ayuda  | Mapa del sitio  | Archivo    
   CHINA
   NEGOCIOS
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA
  EMPLEO
 
Actualizado a las 11:05(GMT+8), 17/03/2001
China  

Informe sobre el esquema del X plan quiquenal para el desarrollo económico y social(XII,XIII)

(Presentado el 5 de marzo del 2001 ante la IV Sesión de la IX Asamblea Popular Nacional) Zhu Rongji

Primer Ministro del Consejo de Estado

VII. PROFUNDIZAR AUN MAS LA REFORMA

Y AMPLIAR LA APERTURA AL EXTERIOR

Es necesario impulsar activamente la reforma y ampliar la apertura al exterior, de acuerdo con los requisitos del perfeccionamiento gradual del sistema de economía de mercado socialista y de la promoción de la reestructuración y del desarrollo económico.

Seguir profundizando en la reforma de las empresas estatales para que se conviertan en verdaderos sujetos de la competencia en el mercado. El énfasis recae en la aceleración del establecimiento y la mejora del sistema empresarial moderno. Hay que estimular a las empresas estatales grandes y medianas para que, mediante su cotización reglamentada en bolsa, las inversiones mixtas sino-extranjeras y la participación recíproca en la tenencia de acciones, apliquen el régimen accionarial y cambien los mecanismos de gestión. El Estado debe controlar las acciones de las empresas importantes que son vitales para la economía nacional y la seguridad del Estado, pero no debe hacerlo necesariamente con respecto a las demás empresas. Se llevarán a cabo esfuerzos activos por explorar formas eficaces para la administración de los activos estatales. Se perfeccionará el régimen de administración de empresas por parte de las personas jurídicas. Se establecerá y mejorará en particular el mecanismo de supervisión y control de las empresas estatales a fin de poner en pleno juego el papel del consejo supervisor. Se profundizará en la reforma de los sistemas de personal, de trabajo y de distribución de ingresos en las empresas; se establecerán y perfeccionarán los mecanismos de incentivación y de restricción; y se potenciarán los métodos de administración científicos. Junto con el reajuste de la estructura sectorial, es indispensable perseverar en el principio de "avanzar en un terreno y retroceder en otro y emprender una cosa y dejar de lado otra", e impulsar el reajuste estratégico de la distribución geográfica del sector de propiedad estatal. Es preciso continuar la práctica de flexibilizar y agilizar las pequeñas y medianas empresas de propiedad estatal. Se darán nuevos pasos en la separación de las funciones del gobierno de las de las empresas, a fin de transformar efectivamente las funciones gubernamentales y minimizar los trámites administrativos de examen y aprobación. Se hará valer el papel de las agencias intermediarias, tales como las cámaras de comercio y las asociaciones correspondientes. Se impulsará la reforma del régimen de administración de las diversas ramas, como la energía eléctrica, los ferrocarriles, la aviación civil y las telecomunicaciones, introduciendo el mecanismo de competencia. Por medio de la reforma, las relaciones del gobierno con las empresas se encarrilarán efectivamente por una vía que satisfaga las exigencias de la economía de mercado socialista. Hay que seguir reajustando y mejorando la estructura del sistema de propiedad. Es necesario seguir tomando el sector de propiedad pública como cuerpo principal de la economía, hacer valer la función orientadora del sector de propiedad estatal, desarrollar la economía colectiva en sus múltiples formas y apoyar, estimular y guiar el sano desarrollo de los sectores de propiedad privada e individual.

Desplegar grandes esfuerzos para rectificar y reglamentar el orden de la economía de mercado, y desarrollar en mayor medida el sistema de mercado. Esto no sólo obedece a una necesidad perentoria de asegurar el normal funcionamiento de la economía en la actualidad, sino que constituye una importante medida encaminada a perfeccionar el sistema de economía de mercado socialista. Hay que perfeccionar las leyes y los reglamentos relativos al mercado y cumplir la ley rigurosamente. Debemos mejorar los mecanismos de supervisión del mercado y valernos de los medios científicos y tecnológicos modernos para intensificar la supervisión y el control. Se desplegará una lucha constante e incansable contra las actividades ilícitas y delictivas, tales como la producción y venta de mercancías falsificadas, adulteradas o de mala calidad, la evasión de impuestos y el fraude tributario, la estafa de divisas y el contrabando. Se reordenará el mercado de la construcción. Se rectificará y reglamentará el orden financiero. Se aplicará con rigor la disciplina económica y financiera. Se fortalecerá el trabajo de supervisión mediante auditorías. Se reglamentará la actuación de las agencias intermediarias en la sociedad. Se reforzarán el control y la inspección de la seguridad en el trabajo. Se romperán los monopolios en los diferentes departamentos y ramas, así como el bloqueo entre las regiones, se combatirá el proteccionismo local y se establecerá y perfeccionará lo antes posible un sistema de mercado unificado de ámbito nacional, reglamentado, ordenado y caracterizado por la competencia leal. Se hará hincapié en el fomento y desarrollo de los mercados de factores esenciales, en particular el de capitales. Se fomentará con gran energía la ética profesional de honradez y credibilidad, y se acelerará el establecimiento y perfeccionamiento del sistema de credibilidad social.

Potenciar y mejorar la regulación y el control macroeconómicos, y seguir profundizando en las reformas de los sistemas fiscal, tributario, monetario e inversor. Conforme a los cambios operados en la situación económica, se pondrán en práctica las políticas macroeconómicas correspondientes. En un futuro próximo, es preciso continuar aplicando la política fiscal activa para dar curso a la inversión y fomentar el consumo. Se impulsará de modo general la gestión de las finanzas conforme a la ley, se intensificarán la recaudación y la administración tributarias, se ejercerá con rigor la supervisión fiscal y se acelerará la reforma tanto de los impuestos y las tarifas, como del sistema presupuestario y se perfeccionará el sistema tributario. Se reajustará y optimizará la estructura del gasto público, con vistas a crear gradualmente para la hacienda pública un armazón acorde con las exigencias de la economía de mercado socialista. Se continuará ampliando la demanda interna y frenando la tendencia deflacionista y, simultáneamente, se cuidará de prevenir un posible sobrecalentamiento económico y de evitar una potencial inflación. Se seguirá aplicando la política monetaria prudente, se regulará oportunamente el volumen de suministro monetario, manteniendo estable el valor del renminbi. Se efectuará la reforma integral de los bancos comerciales de capital exclusivamente estatal según el sistema bancario moderno, se desplegarán las funciones de los bancos de orientación política y se administrarán como es debido las pequeñas y medianas instituciones financieras. Se reglamentará y perfeccionará el mercado de valores, y se protegerán los intereses de los inversores. Se expandirá en mayor medida el sector de los seguros. Se mejorarán e intensificarán la supervisión y el control financieros, se aplicarán rigurosamente el sistema de evaluación de la gestión y la administración y el de responsabilidad, se mejorarán los servicios financieros, se harán esfuerzos por elevar la calidad de los activos financieros y se prevendrán o atenuarán los riesgos financieros. Se profundizará en la reforma del sistema de inversiones, se aplicarán de forma global el sistema de responsabilidad de las personas jurídicas por los proyectos de inversión, el sistema de licitación, el sistema de supervisión de las obras de construcción y el sistema de administración por contrato, y se perfeccionará el mecanismo de condicionamiento de las inversiones.

Elevar aún más el nivel de apertura al exterior para adaptarse a la tendencia hacia la globalización económica. En primer lugar, hay que llevar a cabo sin demora y en la forma debida los preparativos y los diversos trabajos del período de transición para la entrada en la Organización Mundial del Comercio. Se tomarán medidas eficaces para cambiar la modalidad de administración gubernamental y elevar la competitividad de las empresas. Se profundizará en la reforma y se perfeccionará el sistema de las relaciones económicas y comerciales con el exterior ajustado a las reglas de aplicación internacional y las condiciones específicas del país. Se acelerará la enmienda y el perfeccionamiento de las leyes y reglamentos pertinentes. Se pondrá énfasis en la formación de personal especializado y familiarizado con las reglas del comercio internacional. En segundo lugar, hay que desarrollar en mayor medida el comercio de importación y exportación. Se seguirá aplicando la estrategia de alcanzar el éxito mediante la calidad y la de promocionar el comercio mediante la ciencia y la tecnología. Se optimizará la estructura de las exportaciones, se elevará la proporción de los productos de altas y nuevas tecnologías, se aumentarán la participación tecnológica y el valor añadido de las mercancías tradicionales elaboradas en grandes cantidades y se ampliará la escala del comercio de servicios. Se reglamentará la administración del comercio de procesamiento y se elevará su tasa de valor añadido. Se dedicarán grandes esfuerzos a impulsar la estrategia de diversificación del mercado y se abrirán nuevos mercados de exportación. Al mismo tiempo, se importarán con prioridad las tecnologías avanzadas, los equipos clave, las materias primas y los materiales importantes que el país necesita urgentemente. Se tomará parte activa en el sistema de comercio multilateral y en la cooperación económica regional a nivel internacional. En tercer lugar, es necesario esforzarse por elevar el índice de utilización de los fondos foráneos. Se promoverá metódicamente la apertura del sector servicios al exterior. Se alentará a los empresarios foráneos y especialmente a las compañías transnacionales, a invertir en campos como las industrias de altas y nuevas tecnologías y las de infraestructuras, a establecer centros de investigación y explotación en nuestro país, y a participar en la reorganización y reconversión de las empresas estatales. Se ayudará a las empresas que reúnan las condiciones necesarias a cotizar en las bolsas no continentales. Se mejorará aún más el ambiente inversor. Se explorarán activamente las maneras de utilizar medios como la adquisición, la absorción, la inversión de riesgo, los fondos de inversión, la inversión en valores, etc., para ampliar la magnitud de la utilización de los fondos foráneos. Hay que orientar activamente los fondos foráneos para que se inviertan en mayor cantidad en las regiones del Centro y Oeste. Se debe continuar llevando a buen término los trabajos relativos a las zonas económicas especiales y la nueva zona de Pudong. En cuarto lugar, es menester aplicar la estrategia de "salir al exterior". Se estimulará a las empresas relativamente aventajadas a invertir en el exterior, realizar el comercio de procesamiento, explotar recursos naturales en forma cooperativa, desarrollar la contratación de obras de ingeniería en el plano internacional, aumentar la exportación de servicios laborales, etc. Se establecerá y perfeccionará el sistema de apoyo basado en medidas políticas, a fin de crear condiciones propicias para que las empresas puedan invertir y ampliar sus negocios en el exterior. Al mismo tiempo, se intensificarán la supervisión y el control para evitar la pérdida de activos estatales.

VIII. MEJORAR SIN CESAR LAS CONDICIONES DE VIDA

DEL PUEBLO Y PERFECCIONAR EL SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL

El conseguir, sobre la base del desarrollo económico, mejorar ampliamente las condiciones de vida del pueblo para que éste marche paso a paso hacia una vida más acomodada constituye una importante tarea para los próximos cinco años.

Acelerar el paso para perfeccionar el sistema de seguridad social. Se trata de un asunto de gran importancia que atañe a la reforma, el desarrollo y la estabilidad en su conjunto. Debe asegurarse el pago puntual e íntegro de los subsidios para la manutención básica de los trabajadores desplazados de las empresas estatales y hacer lo propio con las pensiones de vejez básicas de los jubilados y retirados. Paralelamente, es necesario impulsar con celeridad la formación de un sistema de seguridad social que se caracterice por ser independiente de las empresas e instituciones públicas, tener múltiples canales de financiación, contar con un sistema de garantía reglamentado y disponer de una administración y servicios socializados. Es preciso efectuar con esmero experimentos piloto en lo referente al perfeccionamiento del sistema de seguridad social en las zonas urbanas. Hay que perfeccionar el sistema de seguros básicos de vejez de los trabajadores urbanos, sistema que combina el aporte social coordinado con las cuentas bancarias personales. Es menester mejorar el sistema de seguros de desempleo y unificar gradualmente en un todo la garantía de subsistencia básica de los trabajadores desplazados de las empresas estatales y los seguros de desempleo. Es indispensable fortalecer el sistema de garantía del nivel mínimo de vida de la población urbana y preocuparse por las condiciones de vida de las masas que se encuentran en dificultades. Debe impulsarse enérgicamente el sistema de seguros de asistencia médica básica para los trabajadores urbanos así como la reforma de las instituciones sanitarias y del sistema de circulación de los medicamentos. Es imperativo estimular a las entidades que reúnan las condiciones necesarias a crear seguros complementarios de vejez y de asistencia médica para sus trabajadores, y hacer que el seguro comercial desempeñe su papel. Es imprescindible implantar un mecanismo destinado a garantizar no sólo una captación de fondos segura y estable para la seguridad social sino una gestión eficiente y una administración rigurosa de los mismos. Es necesario impulsar los servicios de seguridad social, como el bienestar y el auxilio sociales, la dispensación de trato preferencial y el ofrecimiento de colocación tanto a los exmilitares minusválidos como a los familiares de los mártires y militares, y la ayuda social recíproca. Es indispensable proteger eficazmente los derechos e intereses legítimos de las mujeres, los menores, los ancianos y los minusválidos. Además, se apoyará el desarrollo de la causa de los minusválidos.

Ampliar por todos los medios los canales de empleo. Esta será una tarea sumamente ardua del X Quinquenio. Es preciso mantener un crecimiento económico relativamente rápido y, al mismo tiempo, conceder importancia al desarrollo de las industrias con empleo intensivo de mano de obra y que cuenten con ventajas comparativas, y, especialmente al desarrollo de los servicios que generen gran número de puestos de trabajo, desarrollar con dinamismo las empresas de propiedad colectiva, privada e individual, esforzarse por aumentar los puestos de trabajo y ensanchar los canales de empleo. Es indispensable potenciar el desarrollo de las comunidades y expandir sus servicios. Es necesario desarrollar múltiples y flexibles formas de empleo. Se fomentará en la gente un cambio de mentalidad con respecto al empleo, estimulándola a emprender sus propios negocios y a buscar empleo por su cuenta. Es menester fortalecer la construcción del mercado laboral, perfeccionar el sistema de los servicios de empleo, e impartir cursos de capacitación profesional, creando así un mecanismo de empleo orientado al mercado.

Aumentar de forma continua los ingresos de la población, especialmente los de aquellos habitantes con rentas bajas. Hay que establecer y perfeccionar de forma paralela el sistema del pago de sueldos y del salario mínimo, así como el mecanismo regulador del nivel de dicho salario, todo ello en función del crecimiento económico. Las instituciones fiscales de todas las instancias deben seguir el principio de "garantizar tanto la alimentación como la construcción" y garantizar así el pago puntual e íntegro tanto de los salarios de los empleados de los organismos administrativos e instituciones públicas, como de las pensiones de los retirados y jubilados, mejorando progresivamente sus sueldos y otras condiciones materiales. Se profundizará en la reforma del sistema de distribución de ingresos. Se persistirá en el principio de dar prioridad a la eficiencia y tomar en consideración la equidad. Se aplicará a conciencia el sistema de coexistencia de múltiples formas de distribución de ingresos con el principio de "a cada uno según su trabajo" como forma principal, y se fomentará la participación de los factores de producción esenciales, entre ellos el capital y la tecnología, en la distribución de los beneficios. Se elevarán las remuneraciones de los administrativos y técnicos de alto nivel, a fin de recompensar plenamente su valía profesional, y podrá aplicarse a título experimental el sistema de pago de anualidades. Sin embargo, estas prácticas deben ir acompañadas de estrictos condicionamientos y una rigurosa supervisión, lo que significa que dichos empleados dejarán de percibir salarios elevados si no trabajan bien o si la empresa en cuestión rinde poco. Es imperativo adoptar medidas para sancionar a los incompetentes y los prevaricadores. Y además, en lo referente a los responsables y los técnicos principales de las empresas estatales que cotizan en bolsa, puede aplicarse experimentalmente el sistema de opciones de compra de acciones, pero no se permite contabilizar los bienes estatales para su reparto entre los particulares. Es indispensable reforzar la supervisión y el control de la distribución de los ingresos personales en los sectores monopolísticos. Es necesario reglamentar el orden en la distribución social y potenciar la función reguladora de los impuestos con respecto a la distribución de ingresos, a fin de prevenir una excesiva disparidad entre los mismos.

Reajustar la estructura del consumo y mejorar su entorno. Debe procederse con energía al mejoramiento de la vivienda y las comunicaciones en las zonas urbanas y rurales. Es necesario construir con gran esfuerzo viviendas económicas funcionales e implantar un sistema de oferta y garantía de viviendas de alquiler a bajo precio. Hay que desarrollar con dinamismo el transporte público. Es preciso intensificar la creación de zonas verdes en las ciudades y la construcción de infraestructuras tanto en éstas como en el campo, con el fin de mejorar el entorno de sus habitantes. Es menester desarrollar los servicios comunitarios de prevención de enfermedades y de sanidad pública, y esforzarse por mejorar los servicios de salud pública en las zonas rurales. Es indispensable fortalecer la construcción de instalaciones deportivas destinadas a las masas populares.

17/03/2001




En esta sección
 

(Presentado el 5 de marzo del 2001 ante la IV Sesión de la IX Asamblea Popular Nacional) Zhu Rongji



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea