Nuestro sitio  | Ayuda  | Mapa del sitio  | Archivo    
   CHINA
   NEGOCIOS
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA
  EMPLEO
 
Actualizado a las 09:20(GMT+8), 19/03/2001
China  

Informe sobre la ejecución del plan de desarrollo económico y social del 2000 y sobre el proyecto de plan de desarrollo económico y social para el 2001(III)

Zeng Peiyuan



III. PROCEDER A LA RECTIFICACION Y REGLAMENTACION DEL ORDEN

DE LA ECONOMIA DE MERCADO Y CREAR UN ENTORNO FAVORABLE

PARA EL SANO DESARROLLO DE LA ECONOMIA

El desorden de la economía de mercado, situación que constituye un problema destacado en la actual coyuntura económica, no sólo ha ocasionado grandes pérdidas al Estado y a los intereses del pueblo, empañando la reputación del Estado y la imagen de la reforma y la apertura, sino que también ha afectado seriamente al sano desarrollo de la economía, razón por la cual es necesario tomar una firme decisión al respecto para sanear este ámbito. Las causas del caos imperante en la economía de mercado son múltiples: algunas de las más importantes son la imperfección de las leyes y los reglamentos que gobiernan la economía de mercado, el debilitamiento de su administración, la ineficacia de su supervisión, la laxa aplicación de su disciplina, así como los actos corruptos de un reducido número de funcionarios de Estado. Por lo tanto, la rectificación y la reglamentación del orden de la economía de mercado deben considerarse parte importante de la labor económica. En este sentido, es necesario profundizar en la reforma, fortalecer el sistema legal, tratar los problemas tanto en sus manifestaciones como en sus raíces, poner énfasis en los puntos clave, persistir en compaginar la rectificación con la construcción, y esforzarse por lograr éxitos en un plazo aproximado de un año.

Concentrar las fuerzas para llevar a cabo una rectificación y un saneamiento enérgicos. Hay que seguir desplegando las luchas específicas, como la de asestar golpes al contrabando, a la estafa en la devolución de impuestos estipulada para las exportaciones, a la fuga de divisas y el fraude en su manejo, y a la manufactura y venta de productos falsificados, adulterados o de mala calidad; rectificar en toda regla los mercados de mercancías, monetarios, de capitales, de construcción y culturales, y reglamentar el orden en la gestión. La rectificación debe centrarse en los seis aspectos siguientes: En primer lugar, organizar a conciencia acciones conjuntas para asestar duros golpes a las actividades criminales de manufactura y venta de productos falsificados, adulterados o de mala calidad; indagar en los actos más graves de violación cometidos en relación con las mercancías, los mercados y las regiones problemáticos, poniendo énfasis en aquellos productos falsificados, adulterados o de mala calidad que hayan provocado una fuerte reacción entre las masas y que afecten la salud, la seguridad personal y la propiedad. En segundo lugar, desplegar a fondo la lucha específica de asestar severos golpes a la estafa en la devolución de impuestos estipulada para las exportaciones, a la introducción y venta de artículos de contrabando, y a la fuga de divisas y el fraude en su manejo; y concentrarse en la lucha contra los grupos autores de la facturación ficticia del impuesto sobre el valor añadido y del fraude en la devolución de impuestos estipulada para las exportaciones, y contra los crímenes organizados. En tercer lugar, seguir rectificando el orden monetario; investigar y tratar con rigor las actividades de gestión infractoras de las leyes y reglamentos por parte de instituciones monetarias, suprimir resueltamente toda clase de instituciones monetarias ilegales y las actividades ilícitas o disfrazadas en el sector bancario, y castigar con todo el rigor de la ley a los delincuentes en este campo. En cuarto lugar, rectificar y reglamentar el comportamiento de los principales agentes del mercado; eliminar las empresas carentes de fondos, locales e instalaciones, y suprimir las actividades de operación sin licencia, así como investigar y tratar rigurosamente los actos ilegales de preparación de cuentas falsas, ocultación de ingresos y expedición de documentos fraudulentos por parte de empresas u organizaciones intermediarias. En quinto lugar, rectificar y normalizar el mercado de la construcción; aplicar a conciencia la Ley de Licitación Pública, prohibir estrictamente los fraudes en la licitación, impedir la intervención ilegal cometida abusando del poder y arremeter contra las transferencias de contratos y las subcontrataciones transgresoras, así como contra las operaciones en la "caja oscura". En sexto lugar, cerrar el paso al proteccionismo local y a la compartimentación del mercado; investigar y tratar con rigor toda clase de comportamientos que supongan una competencia desleal, romper la monopolización departamental y el bloqueo regional, y esforzarse por mantener la competencia justa en el mercado. Los diversos sectores, como la economía, las finanzas, la tributación, los precios, la banca, los valores, las divisas, las aduanas, la administración de la industria y el comercio, la verificación de la calidad, la inspección de mercancías y la supervisión y el control de los productos farmacéuticos, deben cumplir con las responsabilidades asignadas de manera eficaz, desplegar con éxito la cooperación y la coordinación, y fortalecer la administración, con el fin de obtener resultados positivos en el desempeño de su cometido.

La rectificación y la reglamentación del orden de la economía de mercado debe combinarse con el castigo severo a los elementos transgresores y criminales y con la lucha contra la corrupción. Hay que abrirse paso en la investigación y el tratamiento de los casos que atañan a esferas amplias, impliquen grandes sumas, causen perjuicios graves y tengan influencias nefastas, y castigar según la ley a los archicriminales y a los delincuentes habituales, formándose así una fuerza que disuada a los elementos transgresores y criminales. También debe investigarse y tratarse con rigor a los funcionarios corruptos de los organismos estatales que se confabulen con los criminales y encubran y toleren sus actividades transgresoras y delictivas.

Establecer reglamentos e instituciones para ejercer una administración conforme a la ley. Es preciso asimismo reforzar el fomento del sistema legal, establecer y perfeccionar los reglamentos del mercado, y normalizar el comportamiento del gobierno, de las empresas y de las organizaciones intermediarias; revisar y abolir los reglamentos locales y sistemas departamentales que contradigan las leyes y reglamentos del Estado. Fortalecer la construcción de los cuerpos encargados de aplicar la ley en los diversos terrenos: las aduanas, la inspección y las cuarentenas de entrada y salida, la tributación, la administración de la industria y el comercio, el control de la tecnología y la calidad, la supervisión farmacéutica, la revisión de los precios y la fiscalización de los proyectos; mejorar las cualidades políticas y profesionales del personal encargado de la aplicación de la ley y hacer que ésta se cumpla con severidad. Los funcionarios de Estado deben ejercer sus poderes ciñéndose estrictamente a las competencias y los procedimientos estipulados por la ley y los reglamentos.

Mantener el rigor de la ley y la disciplina y reforzar la supervisión. Hay que perfeccionar el mecanismo de supervisión y control, mantener el rigor de la disciplina económica y financiera, potenciar la administración y la supervisión, tapar los agujeros de escape de toda clase e investigar y sancionar con seriedad cualquier transgresión de la disciplina económica y financiera; intensificar la supervisión y el control de los precios de los productos y las tarifas de los servicios de los sectores monopolistas; poner coto firmemente a los fraudes en los precios y a otras acciones ilegales; continuar revisando y rectificando los diferentes cobros arbitrarios y castigar de acuerdo con la ley el impago de deudas y la anulación de las mismas; y reforzar la formación de organizaciones intermediarias en el mercado. Las diversas organizaciones intermediarias sociales deben desvincularse paso a paso de los organismos gubernamentales y ejercer sus funciones legales conscientemente con arreglo a los principios de equidad, transparencia y justicia. Es necesario seguir intensificando la configuración del sistema de supervisión social; establecer y perfeccionar un sistema de supervisión socializada cuyos componentes principales sean la restricción mediante los reglamentos, la administración del gobierno, la supervisión de la prensa y la participación de los consumidores; y poner en pleno juego el papel de la televisión, la radio, la prensa, la red informática y otros medios, promoviendo como es debido la vigilancia de la opinión pública.

Potenciar la concienciación para acabar con los males tanto en sus manifestaciones como en sus raíces. Debe desplegarse en toda la sociedad una campaña de educación en la legalidad y la credibilidad en la economía de mercado, a fin de concienciar a los diversos sectores sociales de la necesidad y la urgencia que revisten la ordenación y la reglamentación del orden de la economía de mercado; combinar la administración del país conforme a la ley con la administración del país mediante la promoción de la moralidad; reforzar la educación en la ética profesional, potenciar el sentido de credibilidad y dejar firmemente arraigados los conceptos de fidelidad a la palabra y de gestión legal, con el fin de crear un ambiente social de rechazo a las actividades delictivas como fabricar y vender artículos falsificados, dedicarse a la introducción y la venta de artículos de contrabando, evadir el control de divisas y cometer fraudes en su manejo; establecer y mantener conscientemente el buen orden de la economía de mercado; y, a la luz del espíritu de la reforma, rectificar y reglamentar el orden de la economía de mercado, armonizar los diversos sistemas, cambiar los mecanismos y normalizar las relaciones de credibilidad. En las próximas fechas, el Consejo de Estado estudiará y elaborará los reglamentos correspondientes y adoptará decisiones para rectificar y normalizar el orden de la economía de mercado, definir las responsabilidades, perfeccionar las medidas ya formuladas e intensificar la rectificación, a fin de solventar el problema del desorden económico en el mercado abordando sus causas.

Dedicar grandes esfuerzos a la administración en beneficio de la seguridad en la producción. Este punto atañe a la seguridad de las masas populares y de sus bienes y al sano funcionamiento de la economía nacional. Hay que dejar arraigada firmemente la conciencia de la seguridad en la producción; insistir en poner este problema por encima de todo y en conceder importancia primordial a su prevención, reforzar eficazmente la administración, llevar a la práctica concienzudamente los diversos sistemas establecidos al respecto, aumentar la inversión en instalaciones de seguridad, llevar a cabo como es debido el mantenimiento y la reparación de los equipos, y reducir el riesgo de accidentes laborales; y aplicar con rigor el sistema de responsabilidad por la seguridad en la producción, investigar y sancionar seriamente a las localidades y entidades en las que se hayan producido accidentes graves y, conforme a la ley, exigir responsabilidades a los culpables y a los dirigentes involucrados.



Estimados diputados: La humanidad ha entrado en un nuevo siglo y nuestro país ha iniciado una nueva etapa de desarrollo para construir una sociedad modestamente acomodada y acelerar la modernización socialista. Debemos unirnos estrechamente en torno al Comité Central del Partido, con el camarada Jiang Zemin como núcleo, enarbolar la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping, aplicar a conciencia el espíritu del XV Congreso Nacional del Partido y de la V Sesión Plenaria de su XV Comité Central, reconocer como tal la situación imperante, consolidar nuestra confianza, trabajar en firme, avanzar aprovechando la coyuntura favorable y promover el desarrollo sostenido, acelerado y sano de la economía nacional, sentando así las bases para el cumplimiento de las diversas tareas establecidas en el X Plan Quinquenal.

20/03/2001









1








En esta sección
 

Zeng Peiyuan



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea