Nuestro sitio  | Ayuda  | Mapa del sitio  | Archivo    
   CHINA
   NEGOCIOS
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA
  EMPLEO
 
Actualizado a las 09:36(GMT+8), 19/03/2001
China  

Informe sobre la ejecución del presupuesto central y de los presupuesto locales del 2000 y sobre los proyectos de presupuesto central y de presupuesto locales del 2001(II)

Xiang Huaicheng

II. PROYECTOS DE PRESUPUESTO CENTRAL Y

DE PRESUPUESTOS LOCALES PARA EL 2001

De acuerdo con lo exigido por la V Sesión Plenaria del XV Comité Central del Partido, la Conferencia Central sobre el Trabajo Económico y los índices pertinentes del Plan de Desarrollo Económico y Social, y, tras un análisis integral de las influencias que los cambios producidos en la situación político-económica de dentro y fuera del país ejercen sobre los ingresos y gastos fiscales, el Consejo de Estado ha confeccionado el proyecto de presupuesto central para el 2001 en los siguientes términos:

Para este año, se prevé que la hacienda central recaude unos ingresos de 842.291 millones de yuanes, lo que supone un aumento de 83.858 millones, o del 11,1%, respecto al resultado del ejercicio anterior. Esta suma incluye 783.000 millones de yuanes en concepto de ingresos propios de la hacienda central, lo que significa un incremento de 84.386 millones, o del 12,1%; y 59.291 millones de yuanes como ingresos entregados por las haciendas locales, cantidad que igualará básicamente a la del año anterior. Los gastos de la hacienda central totalizarán 1.102.101 millones de yuanes, lo que representa un aumento de 83.847 millones, o del 8,2%, sobre el resultado del último ejercicio. Este monto comprende 584.517 millones de yuanes destinados a los gastos propios de la hacienda central, cifra que supone un incremento de 33.083 millones, o del 6%, en relación con el año pasado; y 517.584 millones de yuanes asignados al pago de subsidios a las haciendas locales, lo que significa un aumento de 50.764 millones, es decir, del 10,9%, respecto al ejercicio anterior. El balance de los ingresos y los gastos de la hacienda central arrojará un déficit de 259.810 millones de yuanes, cantidad que igualará a la del año pasado.

En el 2001, el principal de las deudas internas y externas que la hacienda central necesita amortizar a causa de su vencimiento será de 200.595 millones de yuanes, cantidad que, junto con los 259.810 millones destinados a cubrir el déficit de este año y los 40.000 millones que va a emitir en concepto de bonos la hacienda central por encargo de las locales, requiere una emisión de bonos públicos valorada en 500.405 millones de yuanes. De este monto, 460.405 millones de yuanes corresponderán a los bonos de la propia hacienda central, lo que significará un aumento de 42.395 millones de yuanes respecto al volumen real emitido el año pasado, aumento debido principalmente al incremento de los gastos que se destinarán en el año 2001 a la amortización del principal de las deudas públicas. Además, para este año se han presupuestado sendas partidas de 108.925 millones de yuanes como ingresos del fondo gubernamental central y de 108.925 millones en concepto de gastos del mismo.

En el año 2001, los ingresos presupuestarios de las haciendas locales totalizarán 1.210.604 millones de yuanes, lo que representa un aumento de 104.387 millones, o del 9,4%, respecto al resultado del ejercicio anterior. Esta suma incluye los 693.020 millones de yuanes de los ingresos propios de las haciendas locales, esto es, 53.623 millones o un 8,4% más que el año pasado; y los 517.584 millones de yuanes de los ingresos procedentes de los subsidios de la hacienda central, es decir, 50.764 millones o un 10,9% más con relación al año anterior. Los gastos presupuestarios de las haciendas locales sumarán 1.210.604 millones de yuanes, lo que supone un incremento de 114.275 millones, o del 10,4%, frente al resultado del último ejercicio. Este monto comprende los 1.151.313 millones de yuanes de los gastos propios de las haciendas locales, esto es, 114.803 millones o un 11,1% más que el resultado del año anterior; y los 59.291 millones de yuanes de los gastos destinados a la hacienda central. Se registrará, en consecuencia, un equilibrio entre los ingresos y los gastos de las haciendas locales.

Resumiendo el presupuesto central y los presupuestos locales para el 2001, se prevé que los ingresos fiscales de todo el país asciendan a 1.476.020 millones de yuanes, lo que representará un aumento de 138.009 millones, o del 10,3%, respecto al resultado del ejercicio anterior; y que los gastos alcancen los 1.735.830 millones de yuanes, lo que significa 147.886 millones o un 9,3% más que el año pasado.

Al programar el presupuesto central del año 2001, se han tomado en consideración los factores principales siguientes:

1. Planear un aumento de los ingresos fiscales ligeramente superior al crecimiento económico. Este año la economía nacional seguirá avanzando hacia un círculo positivo, la calidad y la rentabilidad del crecimiento económico se elevarán aún más, y de este modo se asentará una sólida base para el incremento de los ingresos fiscales. Con la intensificación de la recaudación y la administración tributarias, se proseguirán los esfuerzos por tapar los agujeros y reducir las pérdidas en los ingresos. Sin embargo, se estima que los ingresos no aumentarán tanto como en los últimos dos años, puesto que los factores especiales que han originado el ascenso de los ingresos fiscales en los años anteriores van a cambiar en cierta medida. En primer lugar, este año han surgido factores de inestabilidad en el crecimiento económico mundial, que podrán afectar negativamente a las exportaciones de nuestro país. En segundo lugar, el gran aumento de los ingresos derivados de los derechos aduaneros sobre las importaciones en los últimos dos años se debió principalmente a la lucha contra el contrabando y al incremento extraordinario de las importaciones; ahora que la situación ha vuelto a la normalidad, será difícil conseguir un parecido incremento annual de dichos derechos, tanto más cuanto que, en el 2001 China disminuirá por iniciativa propia las tasas arancelarias, lo que también redundará en una reducción de los ingresos. En tercer lugar, el considerable aumento de los ingresos entregados en el 2000 al erario por las empresas estatales reviste un carácter recuperativo. En cuarto lugar, como difícilmente pueden preverse con exactitud las operaciones del mercado de valores, no conviene presupuestar ingresos demasiado altos en concepto de impuesto de timbre para las transacciones en valores. En quinto lugar, los ingresos se incrementaron notablemente en el año 2000 debido a la considerable alza de los precios del petróleo en los mercados nacional e internacional, pero desde finales del año pasado hasta ahora esos precios han descendido. Tomando en consideración todos los factores antedichos y siguiendo el principio de ser activo y prudente, hemos presupuestado un aumento de los ingresos fiscales para el año 2001 ligeramente superior al crecimiento económico.

Aparte de ello, con la recaudación del impuesto sobre la adquisición de vehículos motorizados implantado el 1 de enero del 2001, se prevé obtener unos ingresos de 18.000 millones de yuanes, los cuales, en sustitución de los anteriores gastos en la compra de vehículos, se destinarán especialmente a la construcción y al mantenimiento de los medios de transporte y las vías de comunicación, por lo que se han consignado en los ingresos y gastos del presupuesto central. Esta cantidad representará 2,4 puntos porcentuales en el aumento del 11,1% de los ingresos totales del presupuesto central del año 2001.

2. Intensificar la construcción de infraestructuras y apoyar la ejecución de la estrategia de explotación a gran escala de las regiones occidentales. Conforme al espíritu de la V Sesión Plenaria del XV Comité Central del Partido y de la Conferencia Central sobre el Trabajo Económico, en el año 2001 seguirá aplicándose la política fiscal activa con miras a consolidar y desarrollar la actual coyuntura económica favorable e impulsar un ascenso estable de la economía del país. A tal efecto, se emitirán títulos de deuda pública para la construcción por valor de 100.000 millones de yuanes, de los cuales 60.000 millones se incluirán en el presupuesto central, mientras que los restantes 40.000 millones serán emitidos en nombre de los gobiernos locales. Al mismo tiempo, se emitirán bonos públicos especiales por valor de 50.000 millones de yuanes, incluidos también en el presupuesto central, que serán destinados principalmente a apoyar la ejecución de la estrategia de explotación a gran escala de las regiones occidentales y de proyectos tales como el transporte de gas y la transmisión de electricidad del oeste al este, el trasvase de aguas del sur al norte, el ferrocarril Golmud (Qinghai)-Lhasa (Tíbet) y la construcción de obras ecológicas.

3. Incrementar los salarios del personal de los organismos administrativos y demás instituciones públicas para estimular eficazmente el consumo. El reajuste y perfeccionamiento de la política salarial y el aumento adecuado de los salarios del personal de los organismos administrativos y demás instituciones públicas constituyen medidas importantes para resolver el problema de la insuficiencia de la demanda efectiva que caracteriza a la actual coyuntura macroeconómica. En el año 2001 se reajustarán los salarios del personal de dichos organismos e instituciones en los aspectos siguientes: se aumentará su salario base, se implantará el sistema de subsidios para quienes trabajan en zonas fronterizas y remotas de condiciones duras, y se aplicará el sistema de incentivos salariales. Para materializar estas medidas es necesario aumentar los gastos propios de la hacienda central en 10.800 millones de yuanes.

4. Aumentar la partida de la seguridad social para garantizar la estabilidad de la sociedad. La aceleración del establecimiento del sistema de seguridad social garantiza sustancialmente el impulso de la reforma de las empresas estatales, el mantenimiento de la estabilidad social y la materialización del desarrollo sostenible de la sociedad. A fin de apoyar la reforma del sistema de seguridad social y de asegurar el pago puntual e íntegro tanto de las cantidades asignadas a la manutención básica de los trabajadores de las empresas estatales desplazados de sus puestos, como de las pensiones de vejez de los retirados y jubilados de dichas empresas, la hacienda central seguirá incrementando este año los fondos para la seguridad social.

5. Promover y apoyar la reforma de los impuestos y las tarifas en las zonas rurales para aliviar eficazmente las cargas de los campesinos. Fomentar la reforma de los impuestos y las tarifas en las zonas rurales es esencial para proteger los derechos e intereses legítimos de los campesinos y aligerar sus cargas. Con el propósito de mantener la normalidad en el funcionamiento de las organizaciones de base del poder estatal y en el desarrollo de la educación obligatoria y otras actividades de utilidad pública en el campo, la hacienda central concederá subsidios adecuados para el caso de que la reforma ocasione una reducción de los ingresos emanada de la política del Estado. A este fin, la hacienda central asignará 20.000 millones de yuanes.

6. Aumentar los gastos destinados a los otros proyectos importantes. Conforme a lo estipulado por las leyes y reglamentos pertinentes, en el año 2001 la hacienda central aumentará en la medida necesaria las partidas presupuestarias de la educación, la ciencia y la tecnología, el apoyo a la agricultura, la cultura, la salud pública y la planificación familiar (incluidos los gastos propios de la hacienda central y los gastos por concepto de subsidios a las haciendas locales). Estos gastos incluyen: 21.963 millones de yuanes destinados a la educación, lo que significa un aumento del 27,9% con respecto al año anterior; 34.919 millones a la ciencia y la tecnología, esto es, un 14,5% más; y 26.355 millones a la agricultura, es decir, un 21,4% más.

7. Intensificar la transferencia de pagos de la hacienda central a las haciendas locales. En el 2001, la hacienda central dedicará 517.584 millones de yuanes a la devolución de ingresos tributarios, los subsidios en monto fijo y las diversas transferencias de pagos a las haciendas locales, lo que supone un aumento de 50.764 millones de yuanes, o del 10,9%, frente al año pasado. De esta cantidad, 233.500 millones de yuanes corresponden a la devolución de ingresos tributarios; 11.971 millones de yuanes a los subsidios en monto fijo; 16.100 millones a la transferencia de pagos de la hacienda central a las haciendas locales y a las zonas de minorías étnicas; 119.500 millones a la transferencia de pagos para el reajuste de las políticas en relación con la distribución de los ingresos, los subsidios a la seguridad social y el aumento de los salarios; y 136.513 millones a la transferencia especial de pagos en concepto de gastos prioritarios, construcción básica y apoyo a las zonas subdesarrolladas.

8. Aumentar de manera apropiada los gastos de defensa nacional. El presupuesto de la hacienda central para el año 2001 destina 141.004 millones de yuanes a la defensa nacional, cifra que supone un aumento del 17,7%, principalmente con el objeto de satisfacer la necesidad de elevar los salarios de los oficiales, los cuadros civiles, los soldados y los empleados, y la necesidad de preparar como es debido las operaciones defensivas con tecnología moderna, especialmente con alta tecnología, ajustándose así a los profundos cambios operados a nivel mundial en el terreno militar.



III. PROFUNDIZAR EN LA REFORMA FINANCIERA, INTENSIFICAR

LA ADMINISTRACION DE LAS FINANZAS Y MANEJARLAS ESTRICTAMENTE DE ACUERDO CON LA LEY PARA

FOMENTAR EL DESARROLLO ECONOMICO Y SOCIAL



El 2001 es el primer año tanto del nuevo siglo como de la ejecución del X Plan Quinquenal. Realizar un buen trabajo financiero en el 2001 y garantizar el cumplimiento satisfactorio del presupuesto fiscal revestirá gran importancia en la materialización exitosa del X Plan Quinquenal, el mantenimiento del desarrollo sostenido, rápido y sano de la economía nacional, el fomento del progreso social en todos los terrenos y el comienzo del nuevo siglo con buen pie.

1. Administrar y utilizar con eficacia los fondos procedentes de la deuda pública y poner en pleno juego la política fiscal activa. La Conferencia Central sobre el Trabajo Económico ha exigido lo siguiente: Al frenar la tendencia deflacionista hay que mantenerse alerta para prevenir la inflación; y al seguir ampliando la demanda interna es preciso precaver el sobrecalentamiento económico y la duplicación de los proyectos de construcción. De acuerdo con esta exigencia, en el año 2001 los ingresos provenientes de los bonos públicos para construcción se utilizarán principalmente para suplir la falta de fondos de las obras en construcción en su fase posterior, y los gastos de la hacienda central, excepto los destinados a pagar los intereses de los préstamos obtenidos para la transformación técnica, se dedicarán a las obras inacabadas, no permitiéndose iniciar nuevos proyectos. Hay que administrar y emplear como es debido el dinero ganado por el pueblo trabajando duramente; aplicar concienzudamente el sistema de responsabilidad por los proyectos prioritarios emprendidos con fondos provenientes de la deuda pública; ejercer un estricto control sobre los presupuestos y balances finales de los proyectos; poner en práctica a título experimental el sistema de pagos centralizados por el tesoro público para los proyectos acometidos con los mencionados fondos; reforzar la supervisión y el examen al respecto; resolver eficazmente los problemas que han surgido en algunas localidades y entidades durante los últimos dos años al utilizar tales fondos, como la presentación de proyectos ficticios, la obtención fraudulenta o el empleo ilícito de dichos fondos, la falta de una estricta administración de los proyectos, la baja calidad de las obras de construcción y la aparición de pérdidas y despilfarros; esforzarse por mejorar los resultados en el uso de estos fondos; saber descubrir los problemas, corregirlos oportunamente y tratarlos con seriedad. Al mismo tiempo, es menester seguir aplicando las medidas políticas fiscales activas para aumentar los salarios del personal de los organismos administrativos y demás instituciones públicas y reajustar la distribución de los ingresos de la población, garantizando la implementación completa de estas políticas.

2. Perfeccionar el sistema tributario, llevar a cabo la recaudación y la administración de los impuestos según la ley y poner empeño en aumentar los ingresos fiscales. Los impuestos constituyen la fuente principal de los ingresos de la hacienda estatal y un importante medio para la regulación y el control macroeconómicos por parte del Estado. Ante la nueva situación planteada por el inminente ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio y el desarrollo y los cambios en la evolución de la situación socioeconómica de nuestro país, es necesario, conforme a las directrices de "unificación de la legislación tributaria, justicia en las cargas fiscales, optimización del sistema impositivo, ampliación de la base imponible y descentralización racional de las atribuciones ", perfeccionar aún más el sistema impositivo vigente, revisar y reglamentar la política de trato preferente en la tributación; reajustar la política del impuesto sobre las transacciones y acentuar la regulación de las actividades de consumo recreativas; reformar y perfeccionar el sistema del impuesto sobre la renta personal, y establecer un nuevo sistema al respecto que combine la clasificación con la integración; y unificar las políticas impositivas, como la del impuesto sobre la renta de las empresas de inversiones internas y foráneas y aplicar el principio de trato nacional en la recaudación tributaria. Al mismo tiempo, es preciso seguir poniendo en práctica la orientación de "activar el trabajo de recaudación y administración, tapar los agujeros, castigar la corrupción y revisar y cobrar los impuestos impagados"; salvaguardar firmemente la unidad y la autoridad de la legislación tributaria; llevar a cabo una revisión concienzuda de las políticas tributarias elaboradas por las autoridades locales a su antojo, consistentes en la recaudación de impuestos y su posterior devolución; mejorar los medios de recaudación y administración tributarias; aplicar lo antes posible y en todos los campos el sistema nacional de red de verificación computarizada de las facturas especiales del impuesto sobre el valor añadido; penalizar severamente todas las actividades de evasión, fraude y rechazo en el pago de impuestos, asestando en especial continuos y duros golpes tanto a los fraudes cometidos en la devolución de impuestos cobrados a las exportaciones como al delito de contrabando; eliminar o reducir enérgicamente los impuestos no pagados; adoptar medidas efectivas para resolver el problema de la falsedad en los impuestos recaudados; y, a fin de promover un firme incremento de los ingresos fiscales, establecer paulatinamente una nueva modalidad de recaudación y administración tributarias que se distinga por un control severo, la utilización de medios de recaudación y administración avanzados, la separación de las funciones de recaudación, administración y examen, y la combinación de la aplicación de la ley con la prestación de servicios.

3. Reajustar y optimizar la estructura de los gastos para garantizar los prioritarios. Primero, hay que aplicar a conciencia la política salarial única de las autoridades centrales de acuerdo con el principio de ¡°asegurar tanto la alimentación como la construcción". Los funcionarios de base, los profesores del pueblo y otros trabajadores de los organismos administrativos y demás instituciones públicas desempeñan un importante papel en la estabilización y el desarrollo de la sociedad. Garantizar el pago puntual e íntegro de sus salarios es una obligación que incumbe a los gobiernos de los diversos niveles y es también una importante expresión de la firme adhesión a la actitud realista y a la línea de masas. Al elaborar sus presupuestos, las haciendas de los diversos niveles deben, antes que nada, programar en su integridad los gastos de carácter salarial que estipula el Estado para el personal de los organismos administrativos, centros de enseñanza y demás instituciones públicas y consignarlos por completo en la cuenta especial de salarios abierta por la hacienda en el tesoro público para pagar al susodicho personal, no permitiéndose su empleo para otros fines, al objeto de garantizar de este modo el pago puntual de los salarios en el mismo año. Al mismo tiempo, es preciso seguir realizando como es debido el trabajo de pago centralizado por la hacienda pública de los salarios del personal de los organismos del Partido y del gobierno, así como el trabajo de pago por las haciendas distritales de los salarios de los maestros de las escuelas secundarias y primarias de base de las zonas rurales. Segundo, hay que aumentar la partida presupuestaria de la hacienda asignada a la seguridad social, a fin de asegurar el pago oportuno e íntegro de las pensiones básicas de vejez a los retirados y jubilados de las empresas, y de los fondos de garantía para la manutención básica a los trabajadores de las empresas estatales desplazados de sus puestos, así como apoyar la reorganización de las empresas estatales, la modificación de su sistema empresarial y el reajuste de la estructura industrial. Tercero, es necesario esforzarse por cubrir los gastos requeridos por la consolidación del poder estatal, la ciencia, la tecnología, la educación, la capacitación de personal, la cultura y otros sectores y proyectos prioritarios. Cuarto, es imperativo reforzar la agricultura como base; prestar un gran apoyo a la construcción de infraestructuras agrícolas, la formación del sistema de prevención de desastres naturales y la ejecución de los programas de protección de los bosques, de devolución de tierras de labranza a la silvicultura y a la praticultura, y de prevención y control de la desertificación; apoyar la profundización de la reforma del sistema de circulación mercantil de los cereales y la reforma de los impuestos y tarifas en las zonas rurales; intensificar la ayuda a las zonas pobres; y aliviar efectivamente las cargas que soporta el campesinado. A fin de garantizar los pagos prioritarios, es menester, conforme a las exigencias de las finanzas propias de la administración pública, reajustar y optimizar enérgicamente la estructura de los gastos fiscales; reglamentar en mayor medida el alcance de las asignaciones de los fondos fiscales; solucionar el problema del exceso de personal y de gastos a cargo de la hacienda pública; llevar a buen término la fijación de la plantilla, el personal y los puestos en combinación con la reforma de los organismos locales y controlar rigurosamente los gastos administrativos y de otra índole; disminuir gradualmente las asignaciones fiscales para aquellas instituciones públicas no administrativas capaces de entrar en el mercado y obtener ingresos estables; y reducir paso a paso las inversiones directas en los terrenos donde existe competencia. Al mismo tiempo, hay que promover y desarrollar con dinamismo la bella tradición de lucha dura, laboriosidad y ahorro, atajar resueltamente las prácticas de ostentación, despilfarro, lujo y prodigalidad, y esforzarse por elevar la rentabilidad de los fondos fiscales.

4. Impulsar la reforma del sistema de administración de los gastos y potenciar la administración presupuestaria. Ello no sólo es necesario para mejorar los resultados de la utilización de los fondos fiscales, sino que constituye también una medida fundamental para luchar contra la corrupción atacando su origen. Primero, se acelerará el ritmo de la reforma para implantar los presupuestos departamentales. Este año han aumentado en mayor medida los presupuestos departamentales que la hacienda central ha sometido al examen y la discusión de la Asamblea Popular Nacional. Todas las entidades presupuestarias de nivel provincial deben confeccionar presupuestos departamentales, y entre un 30 y un 50% de las entidades presupuestarias de nivel prefectoral y municipal han de confeccionarlos a título de ensayo. Es necesario pormenorizar los presupuestos departamentales, revisar sin demora el estándar de cuotas fijas y ensayar los presupuestos de proyectos. Se impulsará la reforma consistente en clasificar los ingresos y los gastos gubernamentales, y, de este modo, se establecerá un nuevo sistema de clasificación que detallará las partidas departamentales, funcionales, económicas, etc. Segundo, se extenderá el ensayo del sistema de cobros y pagos centralizados por el tesoro público. El sistema vigente del erario es un sistema descentralizado en distintos niveles, razón por la cual los fondos fiscales deben ¡°transitar¡±por múltiples cuentas pertenecientes a multitud de departamentos y entidades, de modo que los ingresos no pueden entregarse al tesoro público oportunamente ni los pagos pueden llegar puntualmente a las entidades destinatarias, a todo lo cual hay que añadir la circunstancia de que los numerosos eslabones intermedios suelen originar casos de desviación y utilización ilícita de los fondos. El sistema de cobros y pagos centralizados por el erario implicará la creación de un sistema de cuenta única del tesoro público, mediante el cual se administrarán todos los fondos fiscales, ¡°llegando directamente¡±los ingresos al tesoro público o a su cuenta especial, y¡°llegando directamente¡± también los pagos, a través de dicho sistema, a los proveedores de mercancías y servicios, y a las entidades destinatarias. Este año se seleccionarán uno o dos departamentos centrales y algunas provincias para empezar a ensayar el sistema de pagos centralizados por el erario. Tercero, se impulsará activamente el sistema de compras públicas; se ampliará aún más la esfera y la envergadura de este tipo de compras, y allí donde pueda practicarse la licitación pública, éstas deberán realizarse conforme a los procedimientos estipulados; se elevará la transparencia del trabajo al respecto y se aplicará activamente el sistema de pagos centralizados por el erario a los fondos de compras públicas.

5. Acelerar el paso en la formación del sistema de seguridad social y llevar a buen término el trabajo en este sector. Establecer un sistema de seguridad social acorde con la coyuntura de China constituye un aspecto sumamente importante de la configuración del sistema de economía de mercado socialista y del sistema de finanzas propias de la administración pública; asimismo, se trata de una medida trascendental para defender los intereses fundamentales de las masas populares y un importante recurso para apoyar la reforma y el desarrollo de las empresas estatales. Hay que asegurar eficazmente el pago puntual e íntegro de las cantidades destinadas a la manutención básica de los trabajadores de las empresas estatales desplazados de sus puestos y de las pensiones de vejez de los retirados y los jubilados de las empresas, sin permitir en absoluto nuevos atrasos. Es necesario ampliar la cobertura de los seguros sociales, entre ellos los de vejez, asistencia médica y desempleo, y elevar la tasa de recaudación de las cotizaciones. Debe reajustarse la estructura de los gastos fiscales, aumentando la proporción de los destinados a la seguridad social para garantizar que no haya ninguna laguna en sus fondos. Es imperativo explorar y reglamentar con dinamismo las formas de captación de fondos para la seguridad social y ensanchar las vías de la misma. Hay que fortalecer con eficacia la administración de los fondos de seguridad social y aumentar su regularidad y transparencia. Hay que delimitar racionalmente las responsabilidades que deben asumir el Gobierno Central y los gobiernos locales respecto a la seguridad social y establecer un sistema de administración de este sector que se caracterice por una clara definición tanto de las competencias y atribuciones como de las responsabilidades, una garantía sólida y un funcionamiento altamente eficaz. Hay que llevar adelante activamente los ensayos de la reforma del sistema de seguridad social en las ciudades y poblados.

6. Impulsar de manera enérgica y segura la reforma de los impuestos y tarifas y reglamentar la distribución de los ingresos gubernamentales. La reforma de los impuestos y tarifas es trascendental para reglamentar la distribución de los ingresos, perfeccionar el sistema fiscal, aliviar las cargas de las empresas, del campesinado y de la sociedad, impulsar el ejercicio de la administración según la ley, neutralizar la corrupción en su origen y por medio de la reglamentación, y fortalecer la capacidad de regulación y control macroeconómicos del gobierno. En el año 2001 será necesario apresurar el paso de la reforma de los impuestos y tarifas en las zonas rurales de todo el país. Las provincias que reúnan las condiciones necesarias para llevar a cabo esta reforma deberán impulsarla plenamente, mientras que las demás provincias tendrán que ensanchar la esfera para ensayarla, con el propósito de crear las condiciones necesarias para su desarrollo en todas las dimensiones. Hay que utilizar como es debido los fondos concedidos por la hacienda central mediante la transferencia de pagos, y las haciendas de nivel provincial también deben esforzarse por asignar fondos con objeto de aumentar la transferencia de pagos en favor de la reforma de los impuestos y tarifas en las zonas rurales. Durante esta reforma, es necesario asegurar el pago de los gastos docentes y el sano desarrollo de la educación obligatoria en dichas zonas. Hay que reforzar la supervisión y el control de los fondos procedentes de la transferencia de pagos, asegurar que este tipo de fondos asignados por las haciendas de nivel superior se utilicen exclusivamente para los fines señalados y realmente en las entidades de base pertinentes, e impulsar con dinamismo reformas complementarias como las encaminadas a simplificar la estructura administrativa y disminuir el personal. Es preciso intensificar los esfuerzos por realizar como es debido el trabajo de recaudación y control del impuesto sobre la adquisición de vehículos motorizados y buscar un momento oportuno para implantar el impuesto sobre los combustibles líquidos; continuar revisando los cobros abusivos relacionados con el tránsito rodado y los vehículos motorizados; verificar los cobros ya cancelados y proseguir la revisión y la supresión de aquellos cobros de índole administrativa y de otras actividades y aquellos fondos gubernamentales que sean injustificables o ilegales, con el fin de aliviar eficazmente las cargas de los diversos sectores de la sociedad. Al mismo tiempo, deben emprenderse activa y debidamente los preparativos para la reforma de los impuestos y tarifas en los departamentos cuyos cuantiosos cobros han provocado una fuerte oposición entre la población.

7. Gestionar las finanzas con el rigor de la ley, reforzar la supervisión fiscal y reglamentar el orden en los terrenos económico y financiero. Este constituye un importante aspecto de la rectificación y reglamentación del orden de la economía de mercado, y también una faceta importante de la intensificación de la legislación fiscal. En primer lugar, hay que continuar los esfuerzos por perfeccionar el sistema de supervisión fiscal y completar su mecanismo. Es imperativo pasar de la práctica anterior, consistente en prestar mucha atención a la administración de los asuntos microeconómicos de las empresas, a supervisar los organismos recaudadores, los departamentos encargados de la ejecución de los presupuestos, las instituciones bancarias, las agencias intermediarias, etc., y a perfeccionar paso a paso el sistema de socialización de la supervisión financiera de las empresas. Es indispensable fortalecer la supervisión del uso de los fondos presupuestarios y configurar un sistema de supervisión de la ejecución de los presupuestos que se caracterice por el condicionamiento y la complementación recíprocos de los organismos fiscales, los departamentos directivos, las entidades usuarias de los fondos y las auditorías. En segundo lugar, es necesario aplicar eficazmente la Ley de Contabilidad, perfeccionar el sistema de contabilidad, reforzar el trabajo básico de este sector, mejorar la calidad de la información contable y castigar con severidad infracciones como la falsificación de comprobantes, de libros de cuentas y de informes de auditoría. Debe reforzarse la supervisión de la contabilidad en toda la sociedad sobre la base del resumen y la ampliación de los ensayos del sistema de designación de contables. En tercer lugar, es menester establecer el mecanismo de seguimiento e información de la utilización de los fondos fiscales. En cuarto lugar, hay que intensificar la supervisión y el control financieros de las instituciones bancarias, en especial las de los niveles locales, así como prevenir y neutralizar con eficacia los riesgos financieros. En quinto lugar, es preciso continuar potenciando en mayor medida la supervisión interna de la hacienda. Y en sexto lugar, deben proseguirse la revisión y rectificación de las instituciones intermediarias dedicadas a la evaluación y certificación económicas, y establecer para éstas un sistema de administración y un mecanismo de operación altamente eficaz que se ajusten al sistema de la economía de mercado socialista.



Estimados diputados£ºLas tareas con que se enfrentan este año los presupuestos de la hacienda son muy duras. Unámonos estrechamente en torno al Comité Central del Partido con el camarada Jiang Zemin como núcleo, enarbolemos la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping, persistamos en la línea fundamental del Partido, apliquemos en profundidad el importante pensamiento de la "triple representatividad" (es decir, el Partido Comunista de China debe ser fiel representante de lo que se exige para el desarrollo de las fuerzas productivas sociales avanzadas de China, del rumbo por el que ha de marchar su cultura avanzada y de los intereses fundamentales de sus masas populares más amplias), tengamos una clara visión de la situación, seamos plenamente conscientes de las tareas que nos incumben, afirmemos nuestra confianza, insistamos en lo prioritario, empeñémonos en su cumplimiento y avancemos aprovechando la coyuntura favorable para cumplir en todos sus aspectos las tareas presupuestarias de este año.

20/03/2001







19








En esta sección
 

Xiang Huaicheng



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea