Nuestro sitio | Ayuda | Mapa del sitio | Archivo 
   CHINA
   ECONOMIA
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA
 
Actualizado a las 15:34(GMT+8), 13/03/2003
China  

Protección Ecológica en el Tíbet

Introducción

La Región Autónoma del Tíbet está situada en el cuerpo principal de la meseta Qinghai-Tíbet. A gran altura sobre el nivel del mar, con una topografía peculiar, posee abundantes recursos zoológicos y botánicos silvestres, acuáticos y minerales, y desde hace tiempo recibe los calificativos de "techo del mundo" y "tercer polo del globo terráqueo". No sólo constituye la "fuente de los ríos" y "manantial de los ecosistemas" del Asia Meridional y Asia Suroriental, sino también "fuente de arranque" y "zona reguladora" del clima de China, e incluso del hemisferio oriental.

El Gobierno chino concede gran atención a la protección del ecosistema y del medio ambiente en el Tíbet. Ha hecho enormes esfuerzos por reforzarla, por promover el desarrollo sostenible económico y social del Tíbet y elevar la calidad de vida del pueblo de las diversas etnias. De medio siglo a esta parte, la protección del ecosistema y del medio ambiente, siendo importantes aspectos de la modernización del Tíbet, han sido impulsadas al mismo paso que su desarrollo económico, progreso social y elevación del nivel de vida del pueblo, obteniendo significativos éxitos. Echar una mirada retrospectiva al proceso del desarrollo de la protección del ecosistema y del medio ambiente del Tíbet, presentar su estado actual y exponer su proyecto de desarrollo sostenible, contribuirán a disipar malentendidos sobre los problemas referentes al ecosistema y medio ambiente tibetanos e incrementar el conocimiento respecto del Tíbet.

I. Desarrollo de la causa del ecosistema y de la protección del medio ambiente del Tíbet

La Región Autónoma del Tíbet tiene un millón 220 mil kilómetros cuadrados de superficie, con una altura promedio superior a los 4.000 metros sobre el nivel del mar. Posee peculiares ecosistemas naturales y ambiente geográfico. Su clima cambia de manera progresiva desde el sureste hacia el noroeste, de tibio, caliente, húmedo y agradable hacia el frío riguroso y seco; su ecosistema va de bosques, matorrales, mantos herbáceos, praderas hasta páramos, alternándose en forma de franja. La topografía y morfografía complicadas y variadas, así como sus peculiares tipos ecológicos, han creado un paraíso natural para la diversidad biológica.

El viejo Tíbet, anterior a la década del 50 del siglo XX, se encontró durante largo tiempo bajo la dominación del sistema de servidumbre feudal, con un nivel de desarrollo de las fuerzas productivas muy bajo y en actitud pasiva de adecuarse a la realidad, depredando los recursos naturales, no existía el menor interés por conocer las leyes objetivas del ambiente ecológico del Tíbet, ni tampoco del ecosistema o la protección del medio ambiente. Desde la segunda mitad del siglo XIX, algunos exploradores y científicos extranjeros realizaron investigaciones diversas en la meseta Qinghai-Tíbet; en los años 30 del siglo XX, lo hicieron también científicos chinos. No obstante, en términos generales, sus conocimientos sobre el particular ambiente ecológico natural de esta tierra no fueron aún completos ni sistemáticos.

La protección del ecosistema y la del medio ambiente del Tíbet comenzaron después de su liberación pacífica y se han desarrollado a medida del desenvolvimiento de la modernización de la región.

La liberación pacífica abrió el proceso del estudio del ambiente ecológico de manera científica, para protegerlo con iniciativa y para mejorarlo con entusiasmo. En 1951, poco después de la liberación pacífica del Tíbet, con el objetivo de develar los misterios profundos de la meseta Qinghai-Tíbet y promover el progreso y desarrollo sociales del Tíbet, el Gobierno Popular Central organizó un "Destacamento de Trabajo del Tíbet del Consejo Administrativo Gubernamental". Con esta base se fundó en 1958 el "Destacamento de Inspecciones Integrales del Tíbet de la Academia de Ciencias de China", que efectuó estudios y evaluaciones sobre los terrenos, bosques, pastizales, recursos hidráulicos y minerales y luego planteó sus opiniones acerca de la explotación y aprovechamiento científicos de los mismos. Todo esto inició el proceso de estudio científico del medio ecológico del Tíbet para aporvecharlo y protegerlo.

Al mismo tiempo, avanzaron gradualmente los trabajos de la protección del ecosistema y del medio ambiente destinados a mejorar las condiciones de subsistencia en la meseta Tíbet. El Estado envió personal técnico forestal a investigar en parte de las cuencas del río Yarlung Zangbo y para hacer experimentos con plantas para la forestación en la granja Primero de Julio, suburbio occidental de la ciudad de Lhasa. Así se inició en el Tíbet el programa de plantación de árboles y de creación de bosques a gran escala para mejorar su ecosistema. Después de la reforma democrática en 1959, comenzaron las actividades masivas y voluntarias de plantación de árboles en base de las especies aborígenes. La intensa actividad destinada a plantar árboles y crear bosques logró que el pueblo tibetano diera un salto cualitativo, pasando de la actitud pasiva de adaptarse a la naturaleza a transformarla positivamente.

En septiembre de 1965 se fundó el Gobierno Popular de la Región Autónoma del Tíbet. ísta dio gran importancia a la protección del ecosistema y del medio ambiente al compás de los trabajos del poder democrático popular en estos dominios, garantizándolo en lo organizativo. En 1975 se fundaron el Grupo Directivo y la Oficina de Protección Ambiental de la Región Autónoma del Tíbet. En 1983 se fundó oficialmente el Departamento de Construcción Urbana y Rural y Protección Ambiental de la Región Autónoma. Más tarde se fueron mejorando las estructuras organizativas y administrativas; de este modo la protección del ecosistema y del medio ambiente del Tíbet entraron en una etapa de desarrollo benigno.

La ampliación de las actividades de investigación científica en la meseta Qinghai-Tíbet logró sistematizar y profundizar aún más el conocimiento sobre el ecosistema y el medioambiente naturales del Tíbet, con lo cual la protección del ecosistema comenzó a obtener progresos cualitativos. La Academia de Ciencias de China elaboró el Programa de Investigación Científica Integral sobre la Meseta Qinghai-Tíbet 1973-1980 y en 1972, convocó, por primera vez, en Lanzhou, un Foro Académico sobre las Inspecciones Científicas en la Zona del Qomolangma. Más tarde se realizaron de continuo reuniones académicas sobre aspectos generales o sobre temas específicos del ecosistema y medio ambiente naturales de la meseta Qinghai-Tíbet. Se lograron unos tras otros una gran serie de logros académicos. Tan sólo las inspecciones científicas integrales sobre la meseta Qinghai-Tíbet incluyen 31 libros con 42 volúmenes, totalizando 17 millones de caracteres chinos. Estos adelantos en el estudio científico han proporcionado fundamento científico para que el Tíbet aproveche de mejor manera los recursos naturales en el proceso de construcción y desarrollo económicos, y mejore constantemente las condiciones de subsistencia humana. En 1977, el Ministerio de Agricultura y Silvicultura de la República Popular organizó el primer Registro de los Recursos Forestales Globales de la Región Autónoma del Tíbet. Desde 1978, con el objetivo de acomodarse a las necesidades de la forestación y enverdecimiento, en diversos lugares se establecieron 50 plantíos, introduciendo, domesticando y preparando varias decenas de especies arbóreas para forestación y enverdecimiento, adoptables a las condiciones de la meseta.

La reforma y apertura contribuyen a llevar la mejora del ecosistema y la protección del medio ambiente del Tíbet por vía legal. Luego de iniciada la reforma y apertura, los trabajos referentes al ecosistema y la protección del medio ambiente reciben cada día mayor atención a medida de la modernización del Tíbet y han registrado desarrollo continuo por vía legal. De 1982 a 1994, el Comité Permanente de la Asamblea Popular y el Gobierno Popular, así como los diversos departamentos gubernamentales, de la Región Autónoma del Tíbet, promulgaron más de 30 leyes y reglamentos de carácter local, gubernamental y departamental acerca de la protección del ecosistema y del medio ambiente, creando un sistema legal de protección del medio ambiente local relativamente completo. Por el contenido, hay leyes y reglamentos de carácter genérico relacionados con la protección del ecosistema y el medio ambiente, por ejemplo el Reglamento de la Región Autónoma del Tíbet sobre la Protección del Ambiente, y también respecto de las diversas áreas de protección del ecosistema y medio ambiente, por ejemplo la administración de tierras, administración de recursos minerales, protección de bosques, protección y administración de praderas, conservación de aguas y terrenos, protección de la fauna silvestre, administración de las reservas naturales, tratamiento de la contaminación, y otras leyes y reglamentos específicos, cubriendo básicamente todos los dominios del ecosistema y protección del medio ambiente, que ahora hay leyes en que apoyarse.

El Estado destinó inversiones directas para el proyecto de explotación integral de la agricultura en la cuenca media de los "tres ríos" (Yarlung Zangbo y sus ramales Lhasa y Nyangqu) con el fin de mejorar el ambiente ecológico, proyecto que ha logrado ya resultados positivos. Los departamentos gubernamentales definieron especialmente la política de "quien explota y gestiona se beneficia con derecho a posesión indefinida y a heredar", práctica referente a montañas, laderas y bancos eriales aptos para plantar árboles y pastizal, estimulando a las masas populares a crear bosques y sembrar pasto, lo cual asegura a las mismas los derechos y beneficios que deben poseer al mejorar el ecosistema. El Tíbet ha investigado el estado ecológico y ambiental de los recursos de tierra, de fauna y flora silvestres, botánicos, así como de insectos, humedales y otros. Los estudios científicos correspondientes empiezan a conceder atención a la supervisión y control de los efectos de las actividades humanas sobre el ecosistema y el medio ambiente. Con la supervisión y medición dinámicas y a control remoto del medio ecológico en la explotación agrícola integral de la cuenca de los "tres ríos", se investiga también sobre la contaminación por residuales del cloro orgánico en los cereales, sobre los orígenes de la contaminación industrial y trabajos en otros aspectos, proponiendo, además, medidas políticas referentes a la prevención y el tratamiento de la contaminación.

La propaganda y educación para la mejora del ecosistema y la protección del medio ambiente se despliegan ampliamente y se profundizan en la conciencia del público. La radio, la televisión, el periódico, la Internet y demás medios de difusión dan suma importancia al programa de creación de bosques y enverdecimiento, de protección de la fauna y la flora silvestres, del medio ambiente, etc. El Día Mundial del Humedal, la Fiesta de Plantación de árboles, el Día del Globo, el Día Mundial de Prevención y Tratamiento de Erialización y Sequía y demás importantes fechas conmemorativas atraen la atención de los diversos sectores sociales del Tíbet. La protección del ecosistema y del medio ambiente son temas que han entrado en las aulas, para lo cual se crearon "escuelas de verdor" como actividad general.

La solicitud del Gobierno Central y el apoyo prestado por el pueblo de todo el país han hecho posible que la protección del ecosistema y del medio ambiente del Tíbet entren en una nueva etapa. En 1994, el Gobierno Central convocó el III Foro sobre el Trabajo del Tíbet, en el cual tomó la importante decisión de impulsar enérgicamente y de manera acelerada, con el apoyo de todo el país, la protección del ecosistema y del medio ambiente en todo el Tíbet.

La Administración General Estatal de Protección Ambiental ha organizado los departamentos del sistema de protección del medio ambiente en todo el país para respaldar al Tíbet en su capacitación respecto del medio ambiente, desde la década del 90 del siglo XX. Ayuda a establecer centros de monitoreo sobre el medio ambiente de la región autónoma, de Lhasa, de Xigaze, de la zona de Chamdo, habiendo formado y preparado un significativo grupo de personal técnico en protección y control medioambientales, y a elaborar programas de protección y tratamiento de la contaminación medioambiental. El Consejo de Estado confirmó el Plan Nacional de Mejoras del Ecosistema y Medioambiente y el Programa Nacional de Protección del Ecosistema y Medioambiente, en 1998 y 2000 respectivamente, concediendo mucha atención al mejoramiento del ecosistema y a la protección del medio ambiente del Tíbet, incluyendo la zona congelada y deshielo de la meseta Qinghai-Tíbet como una de las ocho grandes zonas de ecosistema de todo el país, diseñando una planificación especial y proponiendo claramente las tareas y principios de construcción. Con esta base, el Gobierno Popular de la Región Autónoma del Tíbet definió en 2000 el Plan de la Región Autónoma del Tíbet sobre el Ecosistema y Medioambiente, planificándolo en términos generales. Luego de iniciada la estrategia estatal de explotación a gran escala del oeste, el Gobierno Central convocó en 2001 el IV Foro sobre el Trabajo del Tíbet, aumentó las inversiones destinadas a lobras de construcción ecológica del Tíbet. Este, por su parte, en cumplimiento de las normas del desarrollo sostenible, tomó como pilares para impulsar el crecimiento de la economía regional el desarrollo del turismo, la agricultura natural, etc.

El Estado aumentó las inversiones en las obras del ecosistema y la protección del medio ambiente del Tíbet, y reforzó la aplicación de las leyes y la supervisión pertienentes en el área del ecosistema y medio ambiente. Las estadísticas muestran que, a partir de 1996, el Gobierno Central ha invertido 368 millones de yuanes tan sólo en los proyectos de ecosistema del Tíbet. Al mismo tiempo, una gran serie de proyectos referentes al ecosistema, como el Proyecto de Protección de Recursos Forestales Naturales, el Proyecto de Retransformación de Tierras Labradas en Bosques y Pastizales, de forestación y enverdecimiento de la ciudad de Lhasa y sus contornos, de protección de la fauna y la flora silvestres, así como la construcción de reservas naturales, se han aplicado unos tras otros y han mejorado de manera eficaz el ecosistema y el medio ambiente del Tíbet.

De medio siglo a esta parte, los trabajos referentes al ecosistema y la protección del medio ambiente del Tíbet, que comenzaron desde cero, han hecho realidad el salto cualitativo de la espontaneidad a la conciencia propia, de la pasividad a la iniciativa y de la ceguera a la manera científica. Según comunicados sobre el ecosistema y el medio ambiente, publicados por los departamentos estatales correspondientes, en el año 2000, la calidad del medio ambiente del Tíbet se conserva en buen estado, la mayor parte de sus zonas se encuentra básicamente en su estado original, constituyendo una de las regiones del mundo con mejor ambiente natural.

II. Mejoras del ecosistema y protección de la diversidad biológica

De medio siglo a esta parte, la Región Autónoma del Tíbet ha hecho esfuerzos en la mejora del ecosistema y la protección de la diversidad biológica, consiguiendo notables éxitos.

Los herbazales naturales han sido aprovechado racionalmente y el ecosistema de las praderas ha sido protegido de manera positiva y eficaz. El Tíbet es una de las cinco grandes zonas de pastoreo de China, posee 82,07 millones de hectáreas de herbazal natural, que representan aproximadamente 21% del total nacional y el 68,11% de la superficie del Tíbet. Conforme a la primera investigación de recursos herbales unificada nacional, el Tíbet figura como el primero del país en cuanto a la posesión de variedad de herbazal. Entre los 18 tipos de herbal de todo el país, el Tíbet tiene 17. Mantener el ecosistema del herbal constituye un importante eslabón en la conservación de la integridad de la cadena ecológica de la meseta Qinghai-Tíbet.

El herbal tibetano es grande en extensión, pero su capacidad de soporte ganadero es relativamente baja. En los viejos tiempos, la población no aumentaba, y las calamidades naturales frencuentes producían cuantiosas muertes humanas y animales. Debido a todo esto, la sobrecarga de los herbales no salía a la vista como problema. Liberado el Tíbet pacíficamente, el promedio de vida de los tibetanos se elevó notablemente, creció la población y surgió el problema de desequilibrio entre el ganado y el herbal. La conservación del equilibrio ecológico de las praderas constituye un problema cada día más evidente. Con el objetivo de solucionar las contradicciones existentes entre los seres humanos y el ganado y entre el ganado y el herbal, el Tíbet ha adoptado una serie de medidas destinadas a aprovechar de manera racional los herbales naturales y proteger el ecosistema. En primer lugar, determinar los puntos importantes para cercar los herbales naturales y construir obras hidráulicas, elevando en todo sentido el nivel de rendimiento de los herbazales y la capacidad de soporte de animales por unidad de superficie. En segundo lugar, practicar el sistema de responsabilidad sobre los herbazales, conforme al principio de fijar la cantidad de animales teniendo en cuenta el estado del herbazal, definir el período de rotación del pastoreo, zonas permitidas y prohibidas de pastoreo, aumentar el número del ganado beneficiado, prohibir estrictamente el sobrepastoreo para, con todo esto, proteger eficazmente los herbazales naturales. En tercer lugar, construir herbazales artificiales, reducir la presión causada por el aumento de la cantidad de animales sobre los herbazales naturales. En cuarto lugar, adoptar métodos científicos, artificiales, biológicos y demás técnicas; prevenir y tratar los males originados por las ratas y hierbas venenosas; conservar el equilibrio ecológico natural de los herbazales. En quinto lugar, reforzar la construcción de praderas en las zonas de pastoreo del Tíbet, cambiar los modos de producción de los pastores, acelerar el desarrollo de la economía de las zonas de pastoreo, elevar el nivel de vida de los pastores. En 2001 se empezaron a ejecutar en el Tíbet los proyectos de construcción de praderas de las zonas de pastoreo, de construcción de viviendas para los pastores nómadas, de restauración y construcción de praderas naturales. Todas estas medidas garantizan por una parte el incremento a pasos firmes de los ingresos de los campesinos y pastores y por otra parte aseguran el desarrollo positivo del ecosistema de las praderas.

Protección de los recursos forestales naturales, plantación de árboles y creación de bosques, mejoramiento del ambiente ecológico. El Tíbet tiene 7,17 millones de hectáreas forestales, 2,091 millones de metros cúbicos de reserva que significan árboles en vida. Las más grandes selvas de China están en el Tíbet. A fin de proteger el ambiente ecológico, el Gobierno restringe la tala, limitando estrictamente su volumen anual, sin permitir que éste sea superior a 150.000 metros cúbicos como comerciales. A la vez, se exige renovar oportunamente las bases forestales, restaurando la vegetación de los lugares donde se han derribado árboles. Se aplica el proyecto de protección de recursos forestales naturales del curso superior del Changjiang en el Tíbet, en los distritos de Jomda, Gonjo y Markam que afectan al ecosistema del curso inferior del Changjiang, proyecto cuya superficie alcanza los 31.000 kilómetros cuadrados. El proyecto de reconversión de tierras labradas en bosques se aplica en 28 distritos, en los cursos superiores de los ríos Jinsha, Lancang y Nujiang y la cuenca del río Yarlung Zangbo, lugares con serias pérdidas de agua y tierra y afectados por vientos arenosos, programando retransformar 52.000 hectáreas labradas en tierras forestales y crear 53.000 hectáreas de bosques en montañas y eriales; en el año 2002 se hizo con 6.700 hectáreas labradas y se plantaron árboles en igual extensión de montañas y eriales aptos para el caso. El Gobierno, además, impulsa con grandes fuerzas la sustitución de energéticos, creando bosques destinados a leña, y promueve el uso de energía solar, con fines de proteger los matorrales naturales.

La plantación de árboles y la reforestación se han convertido en actividades conscientes del pueblo tibetano. "Plan de Reforestación y Enverdecimiento de la Región Autónoma del Tíbet" y "Opiniones acerca de Acelerar los Pasos de Reforestación y Enverdecimiento" son dos documentos de la Región Autónoma del Tíbet. El pueblo de toda la región se esfuerza mancomunadamente por mejorar su entorno de vida, enverdecer los patios, calles y ambiente urbano, por construir corredores verdes en los valles y márgenes de ríos donde se concentran actividades humanas y a lo largo de las carreteras principales. Son notables los resultados de la plantación de árboles y la creación de bosques. Conforme a las estadísticas, en más de 50 años, se han reforestado más de 70.000 hectáreas, se han plantado más de 90 millones de árboles en los márgenes de las aldeas, viviendas, caminos y corrientes del agua, más de un millón y medio de árboles industriales.

Se aplican sin cesar los proyectos de forestación y de ecosistema. Las obras de reforestación y enverdecimiento en Lhasa y lugares vecinos, el proyecto de construcción del sistema de bosques protectores del Yarlung Zangbo, el proyecto ejemplar de experimentación del sistema de bosques protectores del Changjiang en Markam, el proyecto ejemplar forestal de tratamiento de la arena de Xigaze, y otros proyectos importantes, han mejorado en gran medida el ecosistema y ambiente naturales de las zonas referentes. En 1996, el Estado empezó a poner en práctica el proyecto de construcción del sistema forestal protector de los cursos medio y superior del río Changjiang en el Tíbet, invirtiendo hasta el año 2000 una suma superior a 3,7 millones de yuanes, apoyando activamente al Tíbet en la forestación artificial y prohibición de depredar las montañas, con el fin de crear bosques basados en las condiciones locales, en una superficie acumulada de creación forestal superior a 13.000 hectáreas, lo cual desempeña una buena función para el mejoramiento del entorno de vida humana. Luego de poner en ejecución el proyecto de construcción del sistema de bosques protectores del Yarlung Zangbo, tema importante de la explotación agrícola de los "tres ríos", se ha formado una franja forestal artificial que se prolonga por varios centenares de kilómetros desde Xigaze en el curso superior del río hasta Zetang, convirtiéndose en un nuevo y hermoso paisaje en el Tíbet, y juega un positivo papel en la conservación de tierras y aguas de los lugares por donde pasa el río Yarlung Zangbo.

Mediante la protección eficaz de los recursos forestales naturales y la plantación de árboles y reforestación, la cobertura forestal del Tíbet aumenta sin cesar, pasando de menos del 1% en los años del 50 del siglo XX hasta el actual 5,93 %, lo cual desempeña un papel positivo para mejorar el ambiente ecológico. Según información de los departamentos correspondientes, han disminuido los días de viento arenoso gracias al incremento de la vegetación artificial. Por ejemplo en Lhasa hay 30 días menos con ese fenómeno, en Xigaze 34 día menos, y en Zetang 32 días menos, en comparación con lo ocurrido de hace 30 años.

Notables resultados del tratamiento integral de pérdida de tierras y agua. La meseta del Tíbet pertenecía originalmente a la zona de vegetación herbácea y de pradera a gran altitud y fría, con muy poca capacidad del mantenimiento de agua y tierra y sufría de serios problemas al respecto. En cerca de 50 años, gracias a las medidas integrales entre las que se encuentran la plantación de árboles, creación de bosques y construcción de obras hidráulicas, se ha encontrado solución a ese problema en el Tíbet. Sobre todo en los últimos años, el Estado y la Región Autónoma han incrementado inversiones para el tratamiento de la pérdida de agua y tierra, habiendo conseguido éxitos notables. Al cierre del año 2001, para este objetivo el Estado había invertido más de 36,8 millones de yuanes, habiéndose reforestado 53.000 hectáreas, plantado 67.000 hectáreas de hierbas y tratado 1.166 kilómetros cuadrados de superficie que sufrían de la pérdida de agua y tierra. Además, se ha iniciado el proyecto de tratamiento integral de las pequeñas cuencas en Radoigou, distrito de Quxu de Lhasa, han comenzado obras integrales de conservación de agua y tierra en Gyangze, Nyemo y otros distritos. A la vez, la Región Autónoma ha elaborado el Plan de Conservación de Agua y Tierra del Tíbet y otros numerosos planes para el mismo objetivo y tratamiento integral, ha promulgado Medidas de Administración de los Proyectos de Conservación de Agua y Tierra de la Región Autónoma del Tíbet, poniendo en el primer lugar la prevención, la supervisión y el amparo, y evitando pérdida de agua y tierra debida a actividades humanas. Con el fin de hacer más científico el tratamiento integral al respecto, en el 2001 la Región Autónoma del Tíbet invirtió más de 60 millones de yuanes para instalar una red de supervisión, ejerciendo el control del fenómeno en toda su esfera.

Alentadores resultados del trabajo de prevención y tratamiento de arenas. El movimiento de vientos arenosos data de larguísimo tiempo en el Tíbet. Sobre todo, debido a efectos causados por la subida de temperatura en todo el globo terráqueo y la ampliación del hueco de ozono, en los últimos años en el Tibet suceden fenómenos como ascenso del límite de las nieves perpetuas, secamiento de lagos y lagunas y degeneración de pastizales. En algunos lugares, incluso surgen fenómenos como litificación y disminución de calidad de los herbales. Con el fin de detener eficazmente este fenómeno y la desertización, el Tíbet toma como base de su acción el tratamiento de los ríos, sobre todo de las pequeñas cuencas y de los herbales degenerados y la desertización, busca establecer un sistema ecológico forestal y herbal relativamente completo, combina la plantación de árboles, de matorrales y de hierbas, crea bosques, prohibe depredar montañas para plantar árboles, siembra por avión, planta árboles y manto vegetal a gran escala a lo largo de los ríos, en las zonas con seria degeneración de los herbales y desertización, todas estas medidas destinadas a restaurar el manto vegetal. En el curso superior del río Changjiang se ejecuta el proyecto de protección de los bosques naturales, retransformación de tierras labradas en bosques o herbales y proyecto de protección de los humedales. En el 2002 la tarea en ese campo se cumplió en más de 13 mil hectáreas. En el mismo año la hacienda central subsidió 10 millones de yuanes para gastos de plantación, se subvencionaron a las familias que habían retransformado tierras labrantías en bosques con 15 millones de kilogramos de cereales, 2 millones de yuanes para gastos de vida cotidiana. En Lhasa y sus contornos se ejecuta el proyecto de creación forestal y enverdecimiento. En las zonas agrícolas importantes se amplifica la medida de protección de las parcelas cultivadas con franjas forestales, lo cual disminuye la potencia del ataque del viento arenoso. Estas medidas han contribuido a controlar la tendencia de la desertización en el Tíbet.

Importantes avances en la protección de la diversidad biológica. El Tíbet es una de las zonas más típicas de la diversidad biológica en el mundo e importante banco de genes para proteger la diversidad biológica en el globo terráqueo. Actualmente, el Tíbet posee más de 9.600 especies de la flora silvestre, 39 de las cuales están incluidas en la Convención Internacional de Comercio de Especies de la Fauna y Flora Silvestres Amenazadas (CITES) y consideradas por el Estado como plantas silvestres preciosas, raras y amenazadas de extinción que deben ser protegidas primordialmente. Cuenta con 798 especies de vertebrados diversos, cerca de 4.000 insectos, de los cuales 125 son alistados por el Estado como de protección primordial, más de un tercio de las especies de fauna silvestre nacional declaradas con protección primordial estatal. Unas 600 especies de plantas superiores y más de 200 especies de vertebrados terrestres son propias de la meseta Qinghai-Tíbet.

En 50 y tantos años, el Estado y las autoridades locales del Tíbet han realizado investigaciones detalladas sobre el estado de los recursos biológicos de la región, han analizado sus condiciones, han elaborado planes y proyectos para proteger de modo científico los recursos de la fauna y la flora silvestres del Tíbet, adoptando variadas medidas, y han protegido con eficacia los preciosos y raros recursos de la fauna y la flora silvestres. Conforme a leyes y reglamentos del Estado, la Región Autónoma del Tíbet ha instituido organismos de seguridad pública forestales para la aplicación de estas leyes, ha establecido el Destacamento General Forestal del Tíbet de la Policía Armada, el cual ha organizado actos especiales como "Acto No. 1 de Hohxil" para la protección del antílope tibetano en la zona limítrofe entre la provincia de Qinghai, la Región Autónoma Uigur de Xinjiang y la Región Autónoma del Tíbet, asestando golpes eficaces a las actividades delictivas que depredaban los recursos de la fauna silvestre. Al mismo tiempo, el Estado invierte varios millones de yuanes al año en las construcciones infraestructurales para la seguridad pública forestal y prevención de incendios forestales. En el 2002 transfirió de los bonos del Estado 3,66 millones de yuanes especialmente para combatir el robo de antílope tibetano, como punto importante del proyecto de control y tratamiento, reforzando la propaganda sobre la protección de la fauna silvestre. Ahora, la protección de la fauna silvestre se ha convertido en una práctica consciente del pueblo tibetano y se han controlado preliminarmente las actividades de caza-robo del antílope tibetano.

De 50 años a esta parte, ninguna especie en el Tíbet se ha extinguido, la diversidad biológica se encuentra bajo eficaz protección y se multiplican las variedades biológicas. Los círculos internacionales de investigación zoológica consideran que el ciervo rojo tibetano, especie desaparecida en el siglo XX, fue descubierto de nuevo en la década del 90 del mismo siglo y su grupo de especie se multiplica sin cesar. A medida de la ampliación de la apertura del Tíbet al exterior, se han introducido desde el interior del país al Tíbet donde ya están prosperando la carpa, el cruciano, la anguila, la locha y otras especies de fauna acuática, así como el toro, la cabra, el cerdo, la gallina, el pato y otras especies de la fauna doméstica de elevada producción y buena calidad, y algunos cultivos agrícolas de alto rendimiento.

Importantes logros en la construcción de las reservas naturales. El establecimiento de reservas naturales constituye importante medida tomada por el Tíbet en el refuerzo de la protección del ecosistema y del medio ambiente y la ejecución de la estrategia de desarrollo sostenible. Desde la década del 80 del siglo XX, en el Tíbet se han fundado más de 70 reservas naturales de diversos tipos, 3 son de categoría estatal (cuatro más en el futuro próximo), y 15 de categoría regional. Estas 18 zonas cubren en total 401.000 kilómetros cuadrados que representan el 33,4% de la superficie de la Región Autónoma del Tíbet y 30,8% de la superficie global nacional de reservas naturales. Además, las diversas prefecturas y municipios han establecido más de 50 reservas naturales de su categoría. Con esto se ha formado una red preliminar de protección de la naturaleza, relativamente completa con distribución racional. Basándose en la planificación y demanda globales del Estado, el Gobierno Popular de la Región Autónoma del Tíbet está ejecutando el Plan 1996-2010 de Desarrollo de las Reservas Naturales de la Región Autónoma del Tíbet, previendo establecer, para el año 2010, 28 de nivel regional y superior. Para entonces, habrá en el Tíbet todo tipo de reservas naturales excepto los tipos del sistema ecológico marítimo y de costa marítima.

Dentro de las reservas naturales, ya establecidas, se restringen estrictamente la explotación económica y demás actividades humanas y se restaura el sistema de ecología natural. La mayoría de las zonas de protección tienen un ambiente ecológico que tiende a estabilizarse y a desarrollarse de manera benigna. Esto constituye una buena protección de los lugares de reproducción y hábitat de las especies raras y preciosas, así como de importantes ecosistemas, humedales para la migración de aves migratorias, vistas naturales con importante significado de investigación científica, sitios geológicos y de especies biológicas. El Tíbet posee 125 especies de fauna silvestre de protección primordial del Estado, 39 especies de flora silvestre de protección primordial del Estado, así como típicos sitios geológicos, todos bajo protección dentro de las reservas naturales ya fundadas. Los humedales de la Región Autónoma del Tíbet superan un total de 6 millones de hectáreas, alrededor del 4,9% de la superficie de la Región Autónoma, figurando en el primer lugar de China. Sus humedales de altas montañas son únicos en el mundo. Conforme al registro de los departamentos correspondientes, aumenta notablemente la cantidad de especies y grupos tanto de la fauna como de la flora silvestres dentro de las zonas de protección y se ha incrementado en más del 30% del volumen reservado de recursos de la fauna silvestre. Ciertos animales preciosos y raros que por muchos años habían desaparecido retornan a sus "hogares". En la reserva natural de Qiangtang, según registro de los últimos años, el número de antílopes tibetanos dentro de la esfera nuclear Nyima alcanza a 40-50 mil ejemplares. Luego de fundads las reservas naturales de grullas con cuello negro del valle del curso medio del Yarlung Zangbo, aumenta año tras año esta ave que llega allí para pasar el invierno, representando alrededor del 80% de las grullas con cuello negro del mundo entero.

III. Mejoras del ecosistema y protección ambiental en medio del desarrollo económico

El ecosistema de la región tibetana es muy precario, muy baja su resistencia, escasa su capacidad de autorrenovación. Una vez destruido, es muy difícil restaurarlo en mucho tiempo. En los últimos 50 y tantos años, el Tíbet siempre persiste en la estrategia de desarrollo sostenible, persevera en desarrollar de manera coordinada los trabajos del ecosistema, la protección del medio ambiente y la construcción económica. Mientras se promueve el desarrollo económico a gran velocidad y se eleva a pasos firmes el nivel de vida del pueblo, el ecosistema y el medio ambiente también reciben eficaz protección. Conforme a registros recientes, el ambiente acuático y atmosférico del Tíbet, básicamente, no está contaminado, y la densidad del valor promedio de las partículas pendientes en la atmósfera va entre 193 y 268 partículas por metro cúbico en las ciudades. La región entera no ha sufrido de incidentes serios de contaminación medioambiental y los principales ríos y lagos se encuentran, en su mayoría, en su protoestado.

Se desarrollan la producción y explotación agrícolas a un mismo paso de la protección del medio ambiente y del ecosistema. La agricultura tibetana tiene malas condiciones naturales, instalaciones infraestructurales débiles, bajo nivel de producción de cereales y poca capacidad de resistir a las calamidades naturales. En vista de esto, es necesario fortalecer las construcciones infraestructurales agrícolas, transformar tierras de mediano y bajo rendimiento, tomar el mejoramiento del nivel ecológico de la agricultura como metas en la producción y explotación agrícolas. El Tíbet se esfuerza por elevar la producción de los cereales mediante la mejora del ambiente ecológico para el desarrollo agrícola. El Gobierno ayuda a los campesinos a cambiar las costumbres de labranza y cultivo desfavorables al mantenimiento del agua y tierra como "cese de labranza blanca", estilo de erialización de las tierras cultivadas legadas por miles de años de tradición, aplicar técnicas biológicas, entre otras, la rotación cereales-pastos, elevar la capacidad de retención de la fertilidad y del agua de las tierras. Mientras se ejecutan debidamente las construcciones infraestructurales, se cubren las parcelas con redes de árboles con el fin de reducir la erosión causada por el viento arenoso. Gracias a los esfuerzos indoblegables, la tasa de aprovechamiento de las tierras de las principales zonas de producción agrícola de las zonas centrales del Tíbet se eleva en gran medida, el grado de erosión baja notablemente y las condiciones naturales, entre otras, el agua y el calor que sostienen el crecimiento de los plantíos, logran mejoramientos. En el año 2000, los expertos detectaron que los índices integrales de evaluación del ambiente ecológico integral agrícola de esas zonas se han elevado en 1,5 puntos porcentuales respecto a hace 10 años. El mejoramiento del ambiente ecológico ha contribuido a la elevación estable del nivel de desarrollo agrícola. Para 2001, el Tíbet había logrado ricas cosechas agrícolas por 14 años consecutivos, llegando su producción de cereales a 982.500 toneladas y logrando abastecerse de cereales.

El Estado ha invertido enormes sumas en la construcción de una serie de proyectos de explotación integral agrícola, concediendo siempre atención a combinar la explotación de las tierras y el mejoramiento del ecosistema, haciendo realidad la marcha al mismo paso de la ampliación de las superficies de las tierras y el mejoramiento del ambiente ecológico. La obra de explotación integral de la agricultura del curso medio de los "tres ríos", en cuya construcción el Gobierno Central hizo una inversión directa de 1.200 millones de yuanes, así como otros importantes proyectos de construcción, toman como base la protección del medio ambiente y del ecosistema. Los resultados de la supervisión efectuada por los departamentos correspondientes sobre el ecosistema y el ambiente durante los 10 años de la explotación integral agrícola de las zonas de los "tres ríos" demuestran que debido a las medidas biológicas y los trabajos de ingeniería orgánicamente combinados, se elevan notablemente los modos de aprovechamiento de las tierras, su tasa de uso y el manto vegetal artificial dentro de la zona de explotación, se han controlado eficazmente la desertización y la erosión, los índices integrales de la calidad del ecosistema y medio ambiente suben generalmente de 1 a 3 categorías. La explotación integral agrícola no sólo ha logrado buenos efectos económicos, sino que ha conseguido muy notables efectos sociales y ecológicos.

Escoger proyectos industriales prioritarios y reforzar la prevención y el tratamiento de la contaminación. La industria tibetana se desarrolla paso a paso a partir de la liberación pacífica. Aun hoy en día el Tíbet posee pocas empresas industriales, por eso la contaminación industrial no es problema notable. Con el objetivo de reducir en lo posible los efectos desfavorables originados por el desarrollo industrial respecto al ecosistema y el medio ambiente, el Gobierno de la Región Autónoma del Tíbet persiste en dar importancia simultánea al desarrollo de la producción y a la protección del medio ambiente en el desarrollo de sus industrias. Mientras desarrolla las industrias, se esfuerza porque sean unificados sus efectos económicos, sociales y ambientales, no inicia en absoluto proyectos industriales únicamente en bvusca de efectos económicos y a fin de llenar los vacíos. Con el porpósito de prevenir y tratar eficazmente la contaminación, el Gobierno toma con entusiasmo una serie de medidas para garantizar que el desarrollo de las industrias modernas no destruya el ecosistema y no deteriore el medio ambiente. En primer lugar, se reajustan la estructura sectorial y la de productos y se realizan rreconversiones técnicas para evitar la contaminación industrial. Por ejemplo la curtiduria de Lhasa, al importar equipos tecnológicos avanzados de Alemania, introdujo instalaciones para protección ambiental como complemento; la fábrica de cerveza de Lhasa, empresa importante que contamina el agua, invirtió más de 4 millones de yuanes en la reconversión técnica, para que ahora los contaminantes no sobrepasen las normas establecidas. En segundo lugar, se refuerza la supervisión y el control medioambiental, y se exige su estricto cumplimiento de normas a las empresas cuya emisión de contaminantes sobrepasa lo estipulado. Conforme al principio de reajuste de la estructura sectorial de "fundar grandes y suprimir pequeñas", se han eliminado 6 líneas de producción de cemento en horno mecánico vertical que causan seria contaminación, se prohíbe estrictamente la iniciación de aquellas empresas cuya producción cause grave contaminación y se desechan aquellas tecnologías y equipos atrasados cuyo uso queda estrictamente prohibido por órdenes del Estado.

Reforzar la evaluación y el control de los efectos al ecosistema y al medio ambiente en los proyectos de explotación de los recursos y construcciones infraestructurales de gran importancia. Respecto a todo proyecto nuevo, de transformación y ampliación, se practica, sin excepción, la política de evaluar primero los efectos del proyecto sobre el medio ambiente antes de aprobarlo, se evalúan estrictamente los efectos medioambientales y se aplica el sistema de "tres simultaneidades": diseño, ejecución y puesta en uso simultáneos de las instalaciones de prevención y tratamiento de la contaminación y las obras principales. La tasa de ejecución de la evaluación de los efectos respecto al ecosistema y al medio ambiente en los proyectos grandes y medianos llega a más del 80%. Los proyectos de explotación de recursos de las minas de cromita de Norbusa y Xangkasam toman las medidas de protección del ecosistema y el medio ambiente como puntos de importancia en la extracción de los recursos. La central hidroeléctrica de Yamzhoyum Co, que llama la atención del mundo, tiene en plena consideración la protección del ecosistema y el medio ambiente, tanto en la definición del proyecto y el diseño, como en la ejecución de la obra. Desde sus inicios, la central no ha originado la baja del nivel del agua del lago por la generación de energía eléctrica, protegiendo el ecosistema y medio ambiente naturales del lago.

Prestar atención al tratamiento integral del ecosistema y medio ambiente de las ciudades y los poblados, mejorar el medio ambiente de subsistencia humana de las zonas de mucha población. El trabajo de ordenamiento y tratamiento integrales del ecosistema y medio ambiente de las ciudades y los poblados siempre constituye uno de los importantes puntos referentes al ecosistema y la protección del medio ambiente. A fin de garantizar la calidad del ambiente atmosférico, el Tíbet promueve en las ciudades y los poblados el uso de energéticos no contaminantes, eliminando poco a poco el uso de combustible como leña, hierbas, estiércol de bovino, carbón y kerosén, elevando la tasa de combustible gasificado de uso civil. Para 2001, en Lhasa y Xigaze 44.600 hogares, el 83% del total, usaban el gas licuado de petróleo. Al mismo tiempo, el Tíbet aprovecha con entusiasmo energéticos acuáticos, geotérmicos, solares, eólicos y otros limpios, formando una configuración preliminar de energéticos con los acuáticos como los principales y se complementan varios energéticos, lo cual ha desempeñado una función positiva para proteger el ecosistema y el medio ambiente. Los energéticos solares cuyo uso promueve toda la Región Autónoma equivalen cada año a 130.000 toneladas de carbón estandarizado. En la construcción urbana de parcelas verdes públicas, las de Lhasa y Xigaze tienen una superficie de cobertura verde de 1.693,6 hectáreas, 47,48 hectáreas de parcelas verdes públicas, la tasa de revestimiento verde de la región llega al 23,5%. El Tíbet refuerza la construcción de las redes de tuberías y alcantarillado subterráneos y el trabajo de tratamiento de los desechos, habiendo construido 679.400 metros de tuberías de suministro de agua, 392.770 metros de alcantarillado para desagüe; se invirtieron 51.279.400 yuanes en la construcción del campo de tratamiento de la basura de Lhasa. En otras ciudades y poblados se están planeando y construyendo activamente también instalaciones destinadas a tratar la basura.

Enérgico desarrollo del turismo y otros sectores peculiares favorables a la protección del ecosistema y medio ambiente. Es siempre una importante política para acelerar el desarrollo de la economía del Tíbet el apresurar los sectores que afectan muy poco al ecosistema y el medio ambiente. El Tíbet posee condiciones peculiares que favorezcan el turismo y otros servicios terciarios. En 1996, el Gobierno Popular de la Región Autónoma del Tíbet promulgó una Resolución acerca del Desarrollo Acelerado del Turismo, poniéndolo en un lugar promisorio y teniéndolo como uno de los sectores pilares por desarrollar enérgicamente. En 2001, la Región atendió a 686.100 turistas nacionales y extranjeros, obtuvo un ingreso de 750 millones de yuanes por este concepto y 46,38 millones de dólares. 6.506 personas están empleadas directamente en el turismo y más de 30.000 indirectamente. La posición del turismo en la economía tibetana se eleva día a día. Al mismo tiempo, incluso en sectores como el turismo que producen poca contaminación, el Tíbet también presta gran atención a la tarea de evitar la destrucción del ecosistema y la contaminación del medio ambiente en el curso de su desarrollo. Los departamentos de turismo y protección del medio ambiente adoptan medidas positivas, previenen la contaminación del ecosistema y medio ambiente mediante la recolección de la basura producida en las zonas turísticas, la clasificación según sea su índole y su tratamiento. Incluso en el comando general del montañismo del Qomolangma, en condiciones extremadamente graves se han instalado basureros para los desechos de los deportistas y los turistas y un equipo se encarga de recoger, transportar y tratar la basura.

IV. Construcción de una vía férrea modelo de protección del ecosistema y del medioambiente, el ferrocarril Qingzang

Antes de la liberación pacífica, el Tíbet no contaba con ninguna carretera, y dependían de los asnos y fuerzas humanas los intercambios económicos y sociales tanto en la región como con otros lugares. Ahora ya posee una red de carreteras de 24.000 kilómetros, 10 líneas aéreas y más de 1.000 kilómetros de oleoductos y gaseoductos, formando así una red de comunicación y transporte tridimensional. Sin embargo, el Tíbet sigue siendo el único lugar a nivel provincial de China aún sin ferrocarril. La comunicación y los transportes siempre constituyen el "cuello de botella" que condiciona el acelerado desarrollo económico y social y la elevación del nivel de vida del pueblo tibetano. Construir el ferrocarril Qinghai-Tíbet es anhelo de la población de las diversas etnias del Tíbet. No sólo es necesario para fortalecer los vínculos entre la Región Autónoma y el interior de la patria, impulsar el desarrollo socioeconómico y elevar el nivel de vida material y cultural del pueblo, sino también reviste muy importantes significados para fomentar la unión y la prosperidad conjuntas de las diversas etnias.

El 29 de junio de 2001, aprobada por el Gobierno Central, se inició la construcción del sector Kolmud-Lhasa de la segunda etapa del ferrocarril Qinghai-Tíbet. La vía mide en total 1.142 kilómetros de largo, se prevé una inversión global de 26.210 millones de yuanes, con un plazo de construcción de 6 años. "Tender un ferrocarril modelo de protección del ecosistema y medio ambiente" es la meta definida desde el comienzo mismo de la fundamentación sobre el proyecto de este ferrocarril.

En la primera etapa de estudio se evaluaron los efectos sobre el medio ambiente. En la etapa anterior al inicio de la obra, los departamentos concernientes definieron y estudiaron a fondo los problemas que afectarían al ecosistema y medio ambiente. Sobre esta base, el Gobierno chino designó expertos en diversos dominios para explorar in situ, fundamentar científica y estrictamente acerca de los efectos sobre el ecosistema y el medio ambiente que pueda producir el ferrocarril Qinghai-Tíbet, elaborar programas de evaluación de sus efectos e informes respectivos, plantear ideas de cómo protegerlos y evaluar conscientemente efectos sobre el medio ambiente, todo ello conforme a las exigencias de la Ley de Protección Medioambiental, la Ley de Protección de Agua y Tierra, Ley de Protección de la Fauna Silvestre y demás leyes y reglamentos, así como de acuerdo con las exigencias formuladas en la Planificación Nacional para la Protección del Ecosistema y del Medio Ambiente y en el Programa Nacional de Protección del Ecosistema y el Medio Ambiente. Basándose en las exigencias de estas evaluaciones, se definió el principio de la construcción de la obra consistente en "mantener la prevención como tarea fundamental, dar prioridad a la protección y conceder la misma importancia a la explotación y a la protección", orientar el diseño, la ejecución de los trabajos y la administración del ambiente en conformidad con el resultado de las evaluaciones del ecosistema y medio ambiente. Para proteger adecuadamente el medio ambiente a lo largo de la línea ferroviaria, las inversiones usadas en las obras de protección del medio ambiente, a lo largo del ferrocarril, serán de 1.200 millones de yuanes, la mayor suma en la historia de la construcción ferroviaria de China.

En la etapa de diseño de la construcción ferroviaria, la protección del ecosistema y del medio ambiente constituyeron el factor decisivo de los planes del proyecto. La protección del medio ambiente constituye la idea básica en el diseño de este ferrocarril. En la elección de la ruta, se evitan en lo posible los lugares importantes de hábitat y actividades de los animales silvestres. Por ejemplo, según el diseño original, el ferrocarril atravesaría la reserva natural habitada por grullas con cuello negro, ubicada en el valle del curso medio del río Yarlung Zangbo. Con el fin de no perjudicar a los animales silvestres, luego de muchas evaluaciones, se decidió cambiar la ruta y el ferrocarril pasaría por Yangbajain, evitando la mencionada zona. Respecto a las zonas de actividad de animales silvestres, imposibles de evitar, por ejemplo atravesar Hohxil, río Qumar, Soga y otras reservas naturales, se eligió el mejor proyecto, se estudiaron y plantearon medidas de protección, evitando en lo posible afectar a las zonas referidas. En base de las investigaciones acerca de las costumbres de migraciones de los animales a lo largo del ferrocarril, se establecerán 25 caminos para el desplazamiento de los diversos tipos de animales en distintos sectores del ferrocarril. En el diseño de los puentes, atarjeas y túneles se tomó suficientemente en consideración la necesidad de migrar los animales silvestres. Se construirán puentes secos como vías de desplazamiento y migración de los animales silvestres, garantizando en el mayor grado posible sus actividades normales a lo largo del ferrocarril. Los antílopes tibetanos, especie al borde de extinción, declarados de protección estatal de primera categoría, que se distribuyen en Kokoxili, en junio y julio hacen largos recorridos, en grupos, hasta las zonas del lago Zhoine, el lago Taiyang, etc., para la procreación. En esta ocasión, el trabajo de equipos se detiene por 4 días; obreros y maquinaria se retiran de los lugares, sacando los banderines de color que atemorizan a los antílopes. Con el objeto de no dañar los herbales, humedales y demás ambientes, en el diseño se decidió construir puentes en vez de caminos en muchos sectores. Tan sólo en el sector del territorio de la Región Autónoma del Tíbet, se establecieron en total 13 kilómetros de puentes por este motivo.

En las diversas estaciones del ferrocarril Qinghai-Tíbet, se aprovechará la energía eléctrica, solar, eólica y de otros tipos de protección ambiental. Los desechos de las estaciones, luego de recogerse, se tratarán de manera concentrada; las aguas residuales de la vida cotidiana emitidas, sólo luego de ser tratadas y que alcancen las normas de salubridad, se aplicarán en lo posible para el enverdecimiento de la zona. Los vagones de pasajeros serán todos herméticos, la basura será puesta en bolsas para ser transportada a las estaciones ubicadas al pie de la meseta, donde será tratada de manera concentrada. Adaptándose a las características de la meseta, la administración adoptará el modelo adminsitrativo de las estaciones centrales. En toda la línea se establecerán 7 estaciones centrales. Cada una de ellas tiene bajo su control un radio de 80 kilómetros aproximadamente, con responsabilidad total del movimiento y el mantenimiento de los trenes. Se adoptará en lo posible el control automático de larga distancia y mantenimiento y reparaciones mecánicos, disminuyendo el personal e instituciones organizativas en la meseta, para poder, de este modo, proteger lo mejor posible el ecosistema y el medio ambiente de la meseta Qinghai-Tibet.

En el curso de la ejecución de la obra, hacer lo posible por reducir los efectos que perjudiquen el ecosistema y el medio ambiente. Para reducir en lo posible los efectos desfavorables al ecosistema y al medio ambiente, el comando general de la construcción del ferrocarril firmó actas de responsabilidad en la protección del ecosistema y medio ambiente con todas las entidades ejecutoras de las obras, exigiendo a todas éstas la instalación y afinamiento del sistema y reglamento de protección del ecosistema y medio ambiente, instituyendo departamentos de administración medioambiental, con personal especial y de funciones simultáneas. Para poner en práctica las medidas concretas de la protección del ecosistema y el medio ambiente, las medidas adoptadas deben ser científicas, los proyectos laborales en la ejecución de la obra deben corresponder a la demanda de la protección del ecosistema y medio ambiente. Los departamentos administrativamente encargados de tierras, protección medioambiental, y los de construcción, de diseño, de inspección y de ejecución determinan en conjunto los lugares concernientes para depositar tierras, arena y rocas. Basándose en los fenómenos de iluminación solar y deshielo, se define la distancia razonable entre esos lugares y el basamento del ferrocarril, demarcando la línea de movimiento de los trabajadores y vehículos ejecutores de obras, estrictamente de acuerdo con el área señalada para el movimiento y la ejecución de la obra, con el fin de mantener la estabilidad de las capas heladas de tierra. Proteger las fuentes de los ríos y humedales a lo largo del ferrocarril, evitar la desertización de las zonas fuente de los ríos, la degeneración de los humedales y los herbales y la contaminación del agua.

Proteger y restaurar los mantos vegetales superficiales. En los basamentos de la línea y lugares por donde pasan las máquinas, donde es difícil el crecimiento de mantos vegetales, hay que conservar los existentes, trasplantándolos por secciones, conservándolos en otro lugar, para luego cubrir con ellos las laderas de los basamentos del ferrocarril o la superficie de los terrenos de ejecución de la obra, para reducir en lo posible la pérdida de los mantos vegetales de la superficie de la tierra. En sectores que tengan condiciones naturales relativamente buenas, se seleccionan semillas herbáceas adecuadas para crecer en la meseta, se les aplican técnicas de repropagación y siembra convenientes, para poder, de este modo, restaurar en lo posible el manto vegetal superficial. Se efectúan pruebas de cultivo de mantos herbáceos en los sectores con condiciones relativamente buenas, con técnicas de siembra mediante aspersión y cubrimiento de plástico delgado. En la zona de Tuotuohe, origen del río Changjiang, se han conseguido éxitos preliminares en las experimentaciones especializadas de trasplantar mantos para los basamentos del ferrocarril. Los constructores emplean todas las medidas posibles para entregar una ferrovía que concuerde con las exigencias de la protección del medio ambiente.

La clave en la construcción del ferrocarril Qinghai-Tíbet radica en la protección del ecosistema y el medio ambiente a lo largo del ferrocarril. Todas las entidades participantes en la obra han hecho los máximos esfuerzos para ello. Por ejemplo, la mitad de los 13 temas de dificultades tecnológicas en la ejecución de la obra correspondiente a la administración 14 de Zhongtie, se relaciona con la protección del medio ambiente. Han designado a 6 supervisores para la protección del ecosistema y medio ambiente, responsables a todo lo largo del ferrocarril. Se exige que en el establecimiento de sus cuarteles, en la entrada del personal y equipos en el lugar de obra, en la apertura de los caminos de ejecución de obra, lugares de extracción de rocas y tierra, en la excavación de vías, etc., se reduzca en lo posible el área laboral; se protejan las zonas de vida mediante demarcación de líneas de supervisión, procurando de esta manera proteger bien los frágiles mantos de la meseta.

Adoptar medidas eficaces para evitar en lo posible la contaminación del ecosistema y el medio ambiente de la meseta por las labores ejecutadas. Para reducir la contaminación del medio ambiente por la ejecución de la obra, las entidades constructoras seleccionan en lo posible el uso de los equipos de alta capacidad, de bajo ruido y baja contaminación, y utilizan formas de ejecución con grado elevado de mecanización, reduciendo el número de personal administrativo y ejecutor en el lugar, emplean piezas prefabricadas de cemento, llevándolas al lugar para ensamblarlas. En la ejecución de trabajos referentes a la construcción de puentes, a fin de evitar la contaminación del medio ambiente por los líquidos, adoptan el método de perforación con máquinas giratorias. Para evitar la contaminación del agua por los trabajos, el comando de construcción exige que toda agua residual derivada de la ejecución de las labores y de la vida cotidiana sea evacuada según normas establecidas luego de ser tratada. Los residuos sólidos y la basura del cuartel deben juntarse según su índole, se recicla lo reciclable, los elementos imposibles de diluir serán transportados hasta lugares donde las condiciones de protección medioambiental lo permitan para ser tratados de manera concentrada.

Asegurar la supervisión y el examen de la protección del medio ambiente garantizando el cumplimiento de las metas de la protección del medio ambiente. El ferrocarril Qinghai-Tíbet es el primero en practicar el sistema de inspección para protección del medio ambiente en toda la línea. El comando general encarga a una tercera entidad efectuar la supervisión y el control de todo el proceso de protección del medio ambiente a lo largo de la ferrovía entera. Con el objeto de reforzar la supervisión de la protección del medio ambiente durante el período entero de la ejecución de la obra, la Administración General Estatal de Protección Medioambiental y el Ministerio de Ferrocarriles han dado a conocer en conjunto la "Circular sobre el refuerzo del trabajo supervisor y administrativo referente al ecosistema y al medio ambiente del ferrocarril Qinghai-Tíbet", haciendo disposiciones especiales sobre la protección medioambiental y la supervisión del trabajo correspondiente, en el período de ejecución de las obras. Ambas entidades, junto con los departamentos administrativos encargados, han enviado en varias ocasiones grupos de control para observar la aplicación de las diversas medidas destinadas a proteger el medio ambiente, en el curso de la ejecución de las obras. En caso de descubrir actos que violen lo establecido referente a la protección del medio ambiente, se aplica estrica sanción.

Hay plenas razones para creer que mediante estos esfuerzos, el ferrocarril Qinghau-Tíbet será una línea férrea que esté acorde con las exigencias planteadas para la protección del medio ambiente, creando bienestar y riqueza al pueblo de las diversas etnias del Tíbet.

V. Opción estratégica del desarrollo sostenible

De 50 años a esta parte, la atención concedida por el Gobierno Central, el apoyo del pueblo del resto del país y los esfuerzos de las diversas etnias del Tíbet, han contribuido a que no sólo la fisonomía social del Tíbet experimente extraordinarios cambios, sino que la protección del ecosistema y la protección del medio ambiente hayan conseguido éxitos de reconocimiento mundial. En el Tíbet de hoy, no sólo la economía se desarrolla, la sociedad progresa, el pueblo vive en paz y trabaja alegremente, sino que las montañas y los ríos son hermosos, las corrientes cristalinas, los animales se reproducen, la flora es abundante, constituyendo un famoso "Shangri-La" que corresponde a la realidad.

La rápida transformación de la fisonomía y la modernización corresponden a la necesidad de progreso y desarrollo de la sociedad tibetana, y al ardiente anhelo del pueblo de las diversas etnias del Tíbet. Ubicado en la meseta Qinghai-Tíbet, su ambiente geográfico es peculiar, el ecosistema y medio ambiente son frágiles. Garantizar la reproducción de los recursos naturales, mejorar la calidad del ecosistema y del medio ambiente, asegurar el mantenimiento del ecosistema, velar por el desarrollo coordinado entre la seguridad del ecosistema, de la economía y de la sociedad constituye importante contenido de la modernización y también elección estratégica del desarrollo sostenible del Tíbet.

La protección del ecosistema y del medio ambiente del Tíbet no puede mantenerse con interrumpir el desarrollo, ni tampoco se debe lograr efectos de desarrollo de corta duración destruyendo el ecosistema y el medio ambiente, sino con seguir las leyes del desarrollo social, persistir simultáneamente en la construcción económica y en la protección del ecosistema y del medio ambiente, protegerlos en el curso del desarrollo, procurar el desarrollo en medio de la protección y aplicar la estrategia de desarrollo sostenible. La protección del ecosistema y del medio ambiente debe ser activa, positiva y dinámica, y no pasiva, conservadora o cerrada. No se debe, so pretexto de conservar el frágil estado natural primitivo, rechazar todo movimiento de interacción entre el hombre, el ecosistema y el medio ambiente, impidiendo el desarrollo socioeconómico y la elevación del nivel de vida del pueblo del Tíbet.

En el proceso de la marcha hacia la modernización, el Tíbet debe tratar siempre de manera correcta las relaciones entre la explotación y el aprovechamiento de los recursos y la protección del ecosistema y el medio ambiente, fomentando la innovación positiva de los modos de crecimiento económico. Las experiencias logradas por el Tíbet en el desarrollo demuestran que la explotación y el aprovechamiento de los recursos deben seguir las leyes objetivas de la naturaleza, deben tener en consideración los intereses a largo plazo y los intereses generales, evitando ir más allá de la capacidad de carga del ecosistema y del medio ambiente por obtener beneficios inmediatos. La explotación de los recursos naturales y la protección del ecosistema y del medio ambiente deben hacerse partiendo de una actitud y métodos científicos. No se debe en absoluto explotar aquello que no se debe explotar ni aprovechar, hay que mantener metas claras y formas científicas en cuanto a aquello que sea necesario explotar, evitando con firmeza la presencia de innecesarias influencias negativas sobre las funciones ecológicas. Sólo de este modo se podrán aprovechar racional y científicamente los recursos naturales del Tíbet, obteniendo ganancias tanto en el desarrollo económico como en la mejora del ecosistema y el medio ambiente.

Al igual que el desarrollo de la economía y de la sociedad, la mejora del ecosistema y la protección del medio ambiente son temas en que están los intereses fundamentales del pueblo de las diversas etnias del Tíbet y están relacionados con los intereses comunes de todo el pueblo chino. El pueblo de las diversas etnias del Tíbet es el promotor principal y participante directo de la mejora del ecosistema y la protección del medio ambiente. La protección del ecosistema y del medio ambiente del Tíbet beneficia al Estado y al pueblo, constituye un mérito de nuestra época y favorece a las futuras generaciones. De medio siglo a esta parte, el Gobierno Central de China y el gobierno local tibetano, partiendo de los intereses fundamentales del pueblo tibetano y la demanda fundamental de prosperidad conjunta del pueblo de todas las etnias del país, con un elevado espíritu de responsabilidad para con las generaciones venideras y para con todo el mundo, han hecho enormes esfuerzos para fomentar y desarrollar las obras del ecosistema y la protección del medio ambiente del Tíbet y han conseguido éxitos que llaman la atención del mundo..

La camarilla del Dalai y las fuerzas anti-China internacionales, ignorando los hechos objetivos del desarrollo de las obras del ecosistema y la protección del medio ambiente del Tíbet, difunden por doquier en el mundo falsos rumores, censurando al Gobierno chino por "destruir el ecosistema y medio ambiente del Tíbet", "saquear los recursos naturales del Tíbet", "privar los derechos de subsistencia de los tibetanos", etc., etc., con el vano intento de engañar a la opinión pública internacional y vilipendiar la imagen de China. Su real objetivo al agitar la pancarta de protección del ecosistema y medio ambiente intenta vanamente impedir el progreso social y el desarrollo de la modernización del Tíbet, tratando de crear una opinión destinada a restaurar la sociedad de servidumbre del pasado y hacer realidad sus objetivos políticos de escindir a la patria.

Claro está que subsistan no pocos problemas en las obras del ecosistema y la protección del medio ambiente del Tíbet. La degeneración del ecosistema y del medio ambiente de todo el globo hace que el frágil ecosistema del Tíbet sea el primero en ser afectado. Las corrientes de lodo y rocas, el desplazamiento de cuerpos montañosos, la pérdida del agua y tierra, las calamidades causadas por nevadas, y otras catástrofes naturales, suceden de un momento a otro. La desertización amenaza el ambiente ecológico del Tíbet; se dan de un momento a otro actos de destrucción artificial del ecosistema y el medio ambiente en el curso del desarrollo económico. El Gobierno Central y el gobierno local tibetano prestan gran atención a estos problemas. A fin de asegurar el aprovechamiento continuo y permanente de los recursos naturales y prevenir los problemas desde sus inicios, bajo el respaldo del Gobierno Central, el Tíbet empezó en 2001 a ejecutar un grandioso plan de mejoramiento del ecosistema y protección del medio ambiente. Desde ahora hasta mediados del siglo, se invertirán más de 22.000 millones de yuanes en la construcción de más de 160 items de protección del ambiente ecológico, fomentando el mejoramiento constante del ecosistema y medio ambiente del Tíbet. Sin duda alguna, el pueblo tibetano creará un ambiente aún más hermoso en el futuro y acogerá una vida aún más bella y feliz. (CRI)

13/03/2003








En esta sección
 

La Región Autónoma del Tíbet está situada en el cuerpo principal de la meseta Qinghai-Tíbet. A gran altura sobre el nivel del mar, con una topografía peculiar, posee abundantes recursos zoológicos y botánicos silvestres, acuáticos y minerales, y desde hace tiempo recibe los calificativos de "techo del mundo" y "tercer polo del globo terráqueo". No sólo constituye la "fuente de los ríos" y "manantial de los ecosistemas" del Asia Meridional y Asia Suroriental, sino también "fuente de arranque" y "zona reguladora" del clima de China, e incluso del hemisferio oriental.



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea