Nuestro sitio | Ayuda | Mapa del sitio | Archivo 
   CHINA
   ECONOMIA
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Actualizado a las 15:00(GMT+8), 11/02/2004
Sociedad  

Deben ser demolidas las casas tradicionales chinas para dar paso a rascacielos y grandes avenidas?

Este es el dilema con el que se encuentran los arquitectos e ingenieros chinos que intentan mantener la armonía entre la urbanización y la cultura antigua.

La protección de los barrios antiguos chinos sólo puede conseguirse con un sistema de planificación urbanístico y un marco legal, creen los expertos.

¡°La modernidad y antigüedad pueden convivir siempre y cuando se aprueben proyectos de construcción urbana que tengan como prioridad la armonía entre ambos¡±, sostiene Luo Zhewen, presidente de la Asociación de Reliquias Culturales de China.

Sin embargo, muchos edificios han sido destruidos a causa de la desenfrenada construcción de infraestructuras, como es el caso de una mansión de Nanjing de 500 años de antigüedad que fue demolida ilegalmente.

Gracias a la nueva enmienda de la Ley de Protección de Reliquias Culturales y otras regulaciones similares, se han aplicado medidas para frenar la demolición de edificios de gran interés histórico, señala Shan Jixiang, director de la Administración Estatal del Patrimonio Cultural, quien añade que ¡°sin embargo, aún queda mucho que hacer¡±.

La protección de la arquitectura china antigua está en peligro puesto que son muchos los que intentan sacar provecho de las reliquias, y la construcción urbanística representa una amenaza para el patrimonio cultural urbanístico.

La seguridad en los museos también es preocupante. En los últimos cinco años, apunta la administración, muchas piezas han sido robadas y vendidas de forma ilegal.

Li Haitao, ex director de la oficina de protección del Templo Wai Bamiao, en la ciudad nororiental de Chengde, robó 158 piezas antiguas en 12 años, un ejemplo de los muchos casos que se han dado en los últimos años. (CIIC)

11/02/2004




En esta sección
 

Este es el dilema con el que se encuentran los arquitectos e ingenieros chinos que intentan mantener la armonía entre la urbanización y la cultura antigua.



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea