Actualizado a las 2010:01:28.15:18

¡Perros y gatos, fuera del plato!

En una decisión compulsada por numerosos llamados a detener la crueldad contrra los animales, China analiza una legislación que declarará ilegal el consumo de perros y gatos.

Pueden pasar meses, o incluso un año, antes de que se someta el proyecto a la votación de los legisladores, pero el plan es ponerlo a disposición de la legislatura y el Consejo de Estado en abril, según el líder del equipo de elaboración del documento, Chang Jiwen, también director del Departamento de Investigaciones sobre Leyes Sociales de la Academia de Ciencias Sociales de China.

Chang resumió el martes para Global Times algunos de los detalles propuestos en el proyecto. Dijo que los violadores de la ley podrían enfrentar multas de hasta 50.000 yuanes ($7.325) y penas de hasta 15 días bajo custodia policial, si se aprueba la legislación de crueldad contra los animales.
El equipo solicitará las opiniones de expertos y departamentos gubernamentales pertinentes antes de someter su plan, dijo Chang, quien no quiso comentar sobre la fecha en que se votará el mencionado proyecto.

En la actualidad, China no tiene ninguna ley formal que proteja a los animales de malos tratos y muerte.

Se supone que el consumo de carne de perro en China data de miles de años atrás. Algunos consideran que esta carne tiene propiedades medicinales, y que calienta el cuerpo en los meses de invierno.

La carne de perro y gato es especialmente popular en partes de China tales como Guangdong y Guangxi, en el sur, así como en la Prefectura Autónoma Coreana de Yanbian, en el noreste, y en la vecina Corea del Norte, donde también son populares tales platos.

Los consumidores de perro citan a menudo libros de consulta populares, en los cuales se afirma que los pobladores de Guangdong son propensos a sufrir de asma, que en esa zona adquiere connotaciones epidémicas, y para la cual dichos textos recomiendan la carne de perro, como medio de eliminar las toxinas absorbidas por el cuerpo humano, ayudando a curar el padecimiento.
Hay además un plato popular en la cocina cantonesa llamado longhudou, o el “dragón en combate con el tigre,” cuyo nombe deriva de su contenido de carne de serpiente y gato. Por largo tiempo se le ha considerado nutritivo en la metrópolis meridional, donde se suele servir acompañado de hierbas nacionales.

Para atraer clientes, algunos restaurantes ofrecen carne de perro cocinada por 76 yuanes el kilogramo, y los comensales pueden incluso llevarse la carne de perro cruda pagando 40 yuan por kilogramo, según informó el martes el diario Southern Metropolis Daily.

El consumo de carne de perro es también común entre la minoría coreana de China. En Yanbian, algunos restaurantes en las calles importantes colocan marquesinas donde se publicita la “deliciosa carne de perro.”

Ge Rui, director regional de Asia para el Fondo Internacional de Bienestar Animal, que ha hecho exhortaciones públicas para que se apruebe una ley anti-crueldad animal desde 1998, insiste en que al castigar a los consumidores de esos animales no se dañarán los intereses básicos del público a largo plazo.

“Ninguna investigación ha sido capaz de demostrar que la carne de perro y gato contiene un mayor grado de nutrición. La gente ha estado sufriendo mucho por el consumo indiscriminado de animales. Nadie puede garantizar que las enfermedades infecciosas en gatos y perros no pasarán en algún momento a los seres humanos”, dijo Ge a Global Times.

Un residente de Hubei nombrado Xiao Tiantian también se muestra contrario al consumo de carne de perro, especialmente después que su propio perro fuera robado.

“Mi perro debe haber sido víctima del notorio hábito de consumo de carne de perro en Guangdong,” afima Xiao. “El hábito ha impulsado el negocio de gatos y perros, lo que ha compulsado a muchos lugareños a cazarlos y enviarlos ilegalmente a Guangdong en jaulas. No puedo aceptar eso.”

No todos favorecen la prohibición, sin embargo. El consumo de carne de perro y gato está tan arraigado que no es de extañar que tenga sus defensores.

“Si prohibimos el consumo de perros, por qué no prohibir también el de cerdos y vacas? El aseguramiento de la vida de mucha gente pobre es mucho más importante y urgente ahora,”argumenta Du Quanbin, de Beijing.

[1] [2]

Noticias relacionadas
·Representan espectáculo de cultura y arte chinos en España (5)
·Representan espectáculo de cultura y arte chinos en España (4)
·Representan espectáculo de cultura y arte chinos en España (3)
·Representan espectáculo de cultura y arte chinos en España (2)
·Representan espectáculo de cultura y arte chinos en España
 Más  
Noticias de PCCh