PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2010:04:20.11:29

Plantas nativas de Perú sorprenden por sus propiedades

Por Juan Carlos Lázaro

La maca y la uña de gato son las dos plantas medicinales peruanas de mayor demanda en el mercado internacional por su amplio espectro para el tratamiento de diversas enfermedades, entre ellas la infertilidad, la diabetes, el cáncer y el VIH/sida.

En 2009, el Perú exportó "productos nativos" por un valor de 87 millones 500.000 dólares y se espera que esa cifra aumente en 10 por ciento en el presente año, dijo la viceministra de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente (Miamb), Rosario Gómez.

Al hablar de "productos nativos", Gómez se refirió a plantas como camu camu, maca, uña de gato, tara, quinua, sacha inchi, achiote, aguaymanto, nuez, maíz morado, maíz gigante de Cusco, kiwicha y yacón, a las cuales se les atribuyen diferentes propiedades curativas.

La Asociación de Exportadores (Adex) indicó que la maca y la uña de gato lideran las ventas al exterior de "productos naturales peruanos".

El 30 por ciento de las exportaciones de maca tiene como destino los Estados Unidos, al cual siguen Japón, Canadá, Francia, Bélgica, Alemania y China.

La maca es una planta herbácea que crece en los andes del Perú y Bolivia, incluso en alturas de hasta 4.400 metros sobre el nivel del mar, y que ha probado sus efectos como alto generador de fertilidad en hombres y animales.

Se le atribuye el poder de mejorar el sistema inmunológico, reducir el riesgo de contraer el Síndrome Respiratorio Agudo (SRA) y dar energía, vigor, además de actuar como antiestresante y de combatir la fatiga.

También se le considera un potente reconstituyente físico, mental y sexual, fuente de aminoácidos, de las vitaminas B1, B2, B12, C, E, caroteno y otros minerales.

Contiene 60 por ciento de carbohidratos, 10 por ciento de proteínas, 8,5 por ciento de fibra dietética y 2,2 por ciento de grasas, por lo que se considera alto su valor nutricional.

Diferentes ensayos clínicos realizados en hombres demostraron preliminarmente que la maca puede aumentar la libido y mejorar la cantidad y calidad del semen.

Investigaciones antropológicas han hallado evidencias del cultivo de la maca en el Perú desde el año 1600 a de C. y que los pobladores andinos de la antigüedad la utilizaron para potenciar sus facultades físicas y mentales.

Los incas, que la consideraban un "regalo de los dioses", además de cultivarla como alimento la utilizaron en ceremonias religiosas para danzas y rituales.

Algunas historias relatan que las tropas incaicas fueron alimentadas con maca por sus propiedades de generadora de vitalidad y fortaleza física.

Las crónicas españolas de la conquista del Perú refieren que los soldados invasores se sorprendieron al advertir que en las alturas andinas los animales que trajeron consigo de Europa no se reproducían con normalidad.

Para librarlos de su sorpresa, los incas aconsejaron a los conquistadores alimentar a sus animales con maca, lo cual permitió a sus yeguas, potros, burros, cerdos y gallinas alcanzar los niveles normales de reproducción.

En vez de agradecer el consejo, los conquistadores españoles condenaron a los pobladores del incanato a pagar un tributo en maca, el cual se mantuvo por 100 años.

El cronista español Bernabé Cobo, que estuvo en el Perú en los primeros años del coloniaje, escribió que "la maca crece en los sitios más agrestes y fríos de la puna (alturas andinas) donde no hay posibilidades de cultivar ninguna otra planta alimenticia".

Denominada científicamente Lepidium meyenii, la maca fue declarada por el estado peruano "producto de bandera" en 2004.

Un estudio realizado en 2005 por la Universidad peruana Cayetano Heredia en el pueblo de Carhuamayo (región Junín, en los andes centrales del Perú), echó nuevas luces sobre las propiedades benéficas de la maca.

El estudio demostró que los pobladores de Carhuamayo, que consumen tradicionalmente maca, poseen un estado de salud con menor presión arterial y menor índice de masa corporal, lo cual mejoraría su calidad de vida.

También se descubrieron dos variedades de esta planta "maca negra y maca roja", con propiedades distintas cada una de ellas.

La maca negra, por ejemplo, que no afecta la función hepática ni renal, tiende a disminuir la presión arterial y la masa corporal, además de aumentar la producción de espermatozoides y reducir el exceso de glucosa.

La maca roja, en cambio, disminuye el tamaño de la próstata.

También se supo que una y otra variedad de maca fortalecen el sistema óseo, por lo que es recomendable para pacientes con osteoporosis.

La uña de gato reveló sus propiedades medicinales al mundo recién en la década del 90 cuando en América y Europa se le empezó a usar con sorprendentes resultados en tratamientos complementarios de diferentes tipos de cáncer y del sida.

Envuelta en la leyenda de una planta que lo cura todo, la uña de gato se emplea actualmente a lo largo del mundo para tratar diferentes enfermedades, incluyendo desórdenes inmunes, gastritis, úlceras, cáncer, artritis, reumatismo, neuralgias, inflamaciones crónicas, etc.

Lo cierto es que de acuerdo a pruebas de laboratorio realizadas por instituciones académicas, la planta posee una clara acción antiinflamatoria, que regula los mecanismos inmunológicos y que, en determinadas circunstancias, pueden inhibir el crecimiento de las células cancerosas.

La uña de gato, cuya denominación científica es Uncaria tomentosa, es una liana trepadora de tronco leñoso y delgado que alcanza 15 metros de altura y que es oriunda de la amazonía peruana, conocida y utilizada ancestralmente por las comunidades asháninkas, campas, amueshas y yáneshas.

Estas comunidades usan la uña de gato para tratar enfermedades inflamatorias como la artritis, limpiar el tracto digestivo y en la cura del cáncer.

También la usan para tratar la disentería, la recuperación del parto y los desequilibrios hormonales de las mujeres.

Sus propiedades curativas se deben a la presencia en el interior de sus tejidos de una serie de compuestos químicos llamados alcaloides (hirsutina, isomitrafilina, isopteropodina, ácido gálico, entre otros).

El auge de la uña de gato estalló en los años80 del siglo pasado, cuando algunos pacientes afectados por VIH/sida tratados con esa planta amazónica observaron la regeneración de su sistema inmunológico, lo cual les permitía resistir en mejores condiciones ese mal.

La publicidad originada por estas experiencias impulsó la extracción masiva y descontrolada de la planta, hasta hacerla desaparecer en extensas áreas de los bosques de la región Ucayali, en la selva central del Perú.

Desde entonces, en los aeropuertos de la selva peruana es común ver avionetas cargadas al tope con la corteza de la uña de gato y, en los ríos, a barcazas que transportan toneladas de la "planta milagrosa".

Según la Asociación de Exportadores (Adex), la demanda de productos nativos ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos 15 años, pero no se ha desarrollado plenamente por una serie de problemas debido a la falta de claridad para clasificarlos como "alimentos" o "medicinas".

El célebre geógrafo peruano Javier Pulgar Vidal reveló que en los suelos del Perú crecen entre 1.000 y 1.500 plantas comestibles, de las cuales sólo se ha registrado una tercera parte.

Esa fertilidad de recursos agrarios y forestales tiene que ver con la inmensa variedad de suelos y climas del territorio peruano, que concentra prácticamente todos los que hay en el planeta Tierra. (Xinhua)
20/04/2010

Noticias relacionadas
·China restablece servicios de telecomunicaciones en zona afectada por terremoto
·Realiza Air France vuelos de prueba sin detectar anomalías
·Macao destina 15 mdd USA para alivio de desastres en Qinghai afectada por sismo
·Pide jefe anticorrupción de China supervisión de fondos de ayuda por sismo
·Viceprimer ministro chino ordena planes de reconstrucción para zona de sismo de Qinghai
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh