Última hora:  
Español>>Sociedad

Crece la hostilidad hacia los expatriados por culpa de incidentes desagradables

Actualizado a las 25/06/2012 - 16:55
La prosperidad económica de China en las últimas décadas ha coincidido con una afluencia de extranjeros atraídos por la cultura y las abundantes oportunidades de negocio del país, aunque las relaciones entre la población local y los expatriados no siempre han sido cordiales.
Palabras clave:extranjeros,hostilidad
Crece la hostilidad hacia los expatriados por culpa de incidentes desagradables

Pekín, 25/06/2012,(El Pueblo en Línea)- La prosperidad económica de China en las últimas décadas ha coincidido con una afluencia de extranjeros atraídos por la cultura y las abundantes oportunidades de negocio del país, aunque las relaciones entre la población local y los expatriados no siempre han sido cordiales.

Un cierto grado de sentimiento anti-extranjero nació en acontecimientos históricos como la rebelión de los Bóxers a finales del siglo XIX, a lo que se une esa cierta sospecha y estigma asociadas a los extranjeros (incluso entre los ciudadanos chinos) en el país, situación que ha contribuido a una relación a veces incómoda entre los chinos y los expatriados.

La tensión entre extranjeros y chinos ha aumentado de manera constante este año, provocada en parte por una serie de historias publicadas en los medios de comunicación en la que expatriados participan en acaloradas discusiones e incluso delitos graves como el abuso sexual. Sin embargo, los expertos señalan que el conflicto es un resultado inevitable estrechamente relacionado al creciente número de extranjeros que se establecen en este país.

Una serie de escándalos

El último escándalo de produjo el pasado martes, cuando cientos de africanos en la ciudad sureña de Guangzhou se reunieron frente a una comisaría de policía para protestar por la muerte de un nigeriano que se encontraba el día anterior bajo custodia policial. El embajador de Nigeria en China visitó Guangzhou el martes para tratar el asunto con las autoridades locales y ayudar a aliviar las tensiones.

La semana pasada, un extranjero presuntamente golpeó a una mujer joven china tras una disputa en medio del tráfico de Nanjing, provincia de Jiangsu. El extranjero, cuya nacionalidad no fue mencionada en los medios de comunicación, se convirtió en el blanco del odio de los espectadores, cuando enfadado hizo un gesto con su dedo.

Sin embargo, quizás el incidente más desagradable de este año estuvo protagonizado por un británico que fue detenido por presuntamente abusar sexualmente de una mujer china en Beijing el 8 de mayo. Un video del incidente, en el que el británico terminaba siendo golpeado por los transeúntes, se difundió como la pólvora por las páginas web de China.

El momento de los hechos, que coincide con la campaña nacional de control de expatriados que permanecen o trabajan ilegalmente en el país, lo que está inquietando a muchos extranjeros que viven en China.

"Este tipo de incidentes son inevitables, ya que miles de extranjeros visitan China cada año", informó ayer al Global Times Gabriel Corsetti, de 29 años, un investigador británico de la Academia China de Ciencias Sociales.

"China tiene una historia relativamente corta en la relación con extranjeros. Por el contrario, Europa sí tiene una larga historia de aceptación de los inmigrantes extranjeros", dijo Corsetti, que ha vivido en China desde hace cuatro años.

La importancia del civismo

Ian Mercer, director de operaciones internacionales del Instituto de Ingeniería y Tecnología del Reino Unido, visitó por primera vez China hace 15 años. Dijo que aunque el país haya experimentado grandes cambios desde entonces, los chinos aún siguen tratándolo tan bien como lo hicieron durante su primera visita.

"La gente debe ser educada, cual sea el país que uno visite ", dijo Mercer al Global Times. "Nunca he vivido un percance desagradable en todos los años que he estado viniendo a China. La gente aquí es muy amable conmigo."

Los datos del Censo del 2010 de China mostraban que había cerca de 600.000 extranjeros viviendo en China Continental. En 1980, cuando se puso en marcha la reforma y la apertura de China, el país sólo acogía a 20.000 extranjeros.

El aumento de extranjeros ha traído mayores oportunidades de negocio y experiencia a China, pero también más enfrentamientos.

Los mejores legisladores del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional están revisando un proyecto de ley sobre la administración de entradas y salidas de extranjeros. La versión final se publicará a finales de junio.

La medida estudia fortalecer la gestión de los expatriados con leyes que les impidan entrar, vivir y trabajar en el país de forma ilegal, o también llamadas " las tres ilegalidades." Además, Beijing, Shanghai, la Región Autónoma de Mongolia Interior y la provincia de Jilin comenzaron en mayo a hacer redadas para localizar a extranjeros ilegales en el país.

No hay noticias como las malas noticias

Liu Kang, director del Centro de Investigación sobre China de la Universidad de Duke, EE.UU, que también imparte clases en la Universidad Fudan de Shanghai, dijo que el ascenso de China como gran potencia mundial ha alterado la forma en que sus ciudadanos ven a los extranjeros.

"El aumento de población extranjera en China ha causado que su identidad y su entorno se vean alterados. La confianza entre los chinos ha crecido con este ascenso del país hacia el puesto de gran potencia mundial pero el respeto hacia los extranjeros ha disminuido consecuentemente", dijo Liu.

Otro aspecto que podría explicar el menor respeto que se les da a los extranjeros ha sido el creciente número de delitos cometidos por los expatriados en China.

China condenó en el año 2011 a más de 600 extranjeros por delitos como el contrabando de drogas y el fraude. Algunos de estos son de naturaleza grave, delitos que se llevaron a cabo en los años en que la policía china descuidaba el comportamiento de los extranjeros por considerarlos ejemplares, dijo Wu Xinming, profesor de asuntos policiales de la Universidad de Seguridad Pública del Pueblo Chino (CPPSU), a la Televisión Central de China en mayo.

"La policía es muy cautelosa cuando se trata de delitos cometidos por extranjeros debido a las consecuencias diplomáticas. Algunos policías tienen que recurrir a sus supervisores para saber cuál es el procedimiento a seguir", dijo Wu.

Las malas noticias de percances con extranjeros siempre son noticias de portada en los medios chinos, debido a sus status como extranjeros, dijo Chen Tianben, profesor asociado de la CPPSU.

"Los medios de comunicación reflejan cómo los chinos ven a los extranjeros", dijo Chen a Global Times. "A medida que se producen más interacciones entre chinos y extranjeros, los conflictos son cada vez más numerosos e inevitables. Sin embargo, estos incidentes no suceden de la noche a la mañana".

Aún así, siguen abundando las noticias positivas sobre extranjeros que actúan con civismo en China.

Las historias positivas que se han publicado este año incluyen: un universitario estadounidense que compartió su comida de McDonald con una mujer mayor que andaba sin hogar por las calles de Nanjing; un brasileño en Dongguan, provincia de Guangdong, que fue golpeado tras intentar atrapar a un grupo de ladrones y otro hombre extranjero ayudó para que la ambulancia pudiese pasar por un atasco de tráfico en Chengdu, provincia de Sichuan.

Cheng Shuli contribuyó a esta historia.

PTVMás

Invertir en Chile--Entrevista con Matías Mori, vicepresidente Ejecutivo Comité de Inversiones Extranjeras de Chile

EnfoqueMás

ColumnistasMás