Última hora:  
Español>>Sociedad

A la captura de un bolso falso

Actualizado a las 09/07/2012 - 16:51
Las mejores marcas del mundo están aumentando sus esfuerzos para desarrollar un mercado de artículos de lujo en China con la apertura de nuevas tiendas cada año y la celebración de desfiles de moda.
Palabras clave:Chanel,Hermes,bolso,falso
A la captura de un bolso falso

Pekín, 09/07/2012,(El Pueblo en Línea)-Zhang Xiaoya, de 28 años, conduce su BMW por una carretera del tercer anillo Este en el distrito de Haidian, Pekín, para ir a comprar varias carteras y bolsos de mano.

Todos estos productos, amontonados en el interior de un apartamento de 60 metros cuadrados, se parecen a los de las marcas más famosas, pero todos son imitaciones. Bolsos de Chanel y de Hermes, bufandas de Burberry y cinturones de Gucci.

"Un bolso de imitación por lo general me cuesta alrededor de 1.000 yuanes (157 dólares de EE.UU), lo que significa que con el dinero que costaría comprar un bolso auténtico puedo comprar decenas de bolsos de imitación, todos de estilos diferentes ", dijo Zhang al global Times, dueña de un restaurante, señalando que la mayoría de sus bolsos son falsos.

"Por supuesto que podría darme el lujo de comprar bolsos auténticos, pero me encanta usar bolsos de marcas de lujo que estén nuevos, y dado el alto precio de los productos de lujo en China, la mejor opción es comprarlos de imitación", dijo Zhang, añadiendo que no siente ningún remordimiento cuando tira un bolso falsificado viejo a la basura.

"China cuenta con un gran mercado de productos de lujo falsificados, una red industrial muy compleja que va desde la producción hasta las ventas de estos productos", dijo al Global Times Zhou Ting, experto en la industria de los artículos de lujo y director del Fortune Character Institute, señalando que es poco probable que la situación cambie a corto plazo.

Mercado de falsificaciones de lujo

Las mejores marcas del mundo están aumentando sus esfuerzos para desarrollar un mercado de artículos de lujo en China con la apertura de nuevas tiendas cada año y la celebración de desfiles de moda.

Sin embargo, todas estas marcas se enfrentan a su terrible competencia; no se trata de otras marcas, sino de sus falsificaciones.

Patrick Thomas, director general de Hermes, dijo a los medios de comunicación franceses en junio que el 80 por ciento de los productos de Hermes vendidos en internet son falsos. Dijo que la situación era "vergonzosa".

La policía francesa reveló el mes pasado que había desarticulado una banda de falsificadores de bolsos Hermes en la que arrestaron a 12 sospechosos en París y Lyon.

Según un comunicado de Hermes, algunos de las bolsos falsificados estaban a punto de ser exportados a China, uno de sus mayores mercados.

"Los precios oficiales de los productos de lujo en China son mucho más altos que en otros países y regiones, lo que consumidores ven como algo injusto", dijo Zhou, y señaló que esta es una razón por la que la gente prefiere comprar productos falsos.

"Pero muchas personas, obviamente, compran falsificaciones porque no se pueden permitir los artículos originales ", dijo.

Mientras tanto, la fuerte demanda de artículos de lujos y el rápido desarrollo del mercado en la segunda economía del mundo, también ofrecen oportunidades de negocio para los productores de falsificaciones, señaló Zhou.

Según las estadísticas de Bain & Company, una consultoría de negocios con sede en Boston, las ventas anuales en el mercado de artículos de lujo de China aumentaron de 7.1 millones de euros (8,88 mil millones de dólares de EE.UU) en 2009 a 12,9 millones de euros en 2011.

China aún está por detrás de EE.UU, mayor mercado mundial de artículos de lujo, donde las ventas en 2011 alcanzaron los 48 millones de euros.

Sin embargo, si incluimos el consumo de Hong Kong, Macao y Taiwán, las ventas totales de China del año pasado alcanzaron los 23,5 millones de euros, sin contar los 15 millones de euros anuales que los clientes chinos invierten en bienes de lujo que compran en el extranjero.

A pesar del creciente mercado de China, Zhou dijo que "la regulación y supervisión de estos artículos por parte de las autoridades no es eficaz, lo cual es otra razón para que fabricantes de falsificaciones aprovechen esta oportunidad de hacer dinero."

Grandes lagunas

"Nuestros productos son hechos por los fabricantes de las marcas de lujo, que a veces producen algunos artículos de más", dijo una vendedora de nahuo9.com al Global Times en condición de anonimato.

Sin embargo, los precios de los bolsos de Hermes en esa página web varían entre los 2.000 y los 4.000 yuanes, mucho más baratos que los vendidos en las tiendas oficiales en China.

La vendedora dijo que su tienda de internet proporciona recibos de Hong Kong que demuestran la autenticidad de sus productos.

Una fuente familiarizada con la industria de la falsificación dijo al diario 21st Century Business Herald con sede en Guangzhou, que la razón por la cual muchos vendedores de internet ofrecen recibos de Hong Kong es debido a la protección de la privacidad. Las autoridades de Hong Kong no permiten a la gente usar sus recibos para comprobar la información detallada sobre los productos que han comprado. Esto significa que los recibos de Hong Kong no garantizan la autenticidad del producto, de acuerdo con esta información privilegiada.

"Las marcas de lujo ya no comprueban la autenticidad de todos los productos a los consumidores, sino únicamente la de los productos comprados en los puntos autorizados, lo que crea otro vacío", dijo Zhou, y señaló que ya que el país no tiene un sistema para castigar a los falsificadores, las marcas de lujo necesitan mejorar sus servicios para proteger los intereses de sus consumidores.

En junio de 2011, dangdang.com, una página china de venta por internet con base en Nueva York, lanzó una campaña de 25 por ciento de descuento en los relojes Tissot, como parte de una promoción par el Día del Padre. Sin embargo, el fabricante suizo de relojes Tissot afirmó que nunca había autorizado a ninguna tienda de internet a vender sus relojes y por lo tanto no proporcionarían servicios de garantía a los clientes de Dangdang.

"Las marcas de lujo por lo general no tienen ninguna relación con otros puntos de venta que no sean las tiendas autorizadas", dijo Zhou, y señaló que esa actitud "beneficia a los vendedores de falsificaciones que trabajan en este mercado".

"Sólo somos responsables de los productos que vendemos en nuestros puntos de venta", dijo al Global Times Helen Lu, miembro del personal de relaciones públicas de Hermes en China.

En cuanto a otros puntos de venta como los de internet, Lu se negó a dar cualquier comentario. Pero dijo que la compañía "no proporcionará ningún servicio" a los consumidores que no compren productos de Hermes en los puntos de venta oficiales.

Zhou dijo que la ignorancia de los otros vendedores daña la imagen de la marca.

"Cuando ves a todas las mujeres en el autobús con un bolso de Louis Vuitton, ¿vas a querer comprarte uno de esa marca?" Zhou pidió.

PTVMás

Entrevista a Xu Shicheng(Segunda parte)

EnfoqueMás

ColumnistasMás