Última hora:  
Español>>Sociedad

Los internautas se merecen elogios por el control en internet

Actualizado a las 05/09/2012 - 16:51
Los internautas de China se merecen un respeto por aportar a la agenda pública temas de conversación que normalmente estarían considerados como tabú. Hablar sobre temas contradictorios ayuda en muchas ocasiones a poner presión sobre los gobernantes del Partido Comunista de China para que se esfuercen por construir un país con más armonía y gobernabilidad.
Palabras clave:internautas
Los internautas se merecen elogios por el control en internet

Pekín, 05/09/2012(El Pueblo en Línea)- Los internautas de China se merecen un respeto por aportar a la agenda pública temas de conversación que normalmente estarían considerados como tabú. Hablar sobre temas contradictorios ayuda en muchas ocasiones a poner presión sobre los gobernantes del Partido Comunista de China para que se esfuercen por construir un país con más armonía y gobernabilidad.

El último ejemplo viene de mano del “Hermano Risitas”. A Dacai Yang no le hace nada de gracia, un funcionario de seguridad laboral de la provincia noroccidental de Shaanxi.

Yang recibió duras críticas por reírse tontamente en la escena de un accidente de tráfico mortal, pero su verdadero problema se produjo después de que las críticas de internet dirigiesen la atención a su muñeca brillante, como se puede ver en la foto que aparece en los foros.

Varias personas expertas en destapar el pasado oculto de las personas descubrieron que Yang llevaba un total de 11 relojes de pulsera de lujo distintos en diferentes ocasiones, lo que muestra signos evidentes de un posible caso de corrupción.

Ahora, el caso se ha convertido en un escándalo para el funcionario, a la vez que el cuerpo disciplinario provincial ha prometido aplicarle castigos severos si se encuentran indicios de corrupción.

El giro dramático en la historia de Yang es una clara advertencia a otros funcionarios, ya que las bromas de los internautas podrían tener graves consecuencias para aquellos que no estén libres de pecado.

Otro funcionario en el candelero es Fang Daguo, del distrito de Yuexiu, en Guangzhou, que fue duramente criticado después de que blogueros publicaran que el oficial golpeó a una azafata durante un vuelo. Fang ha sido suspendido de su cargo oficial.

Los escándalos del “Hermano Risitas” y del mal humor de Fang suponen un gran reto al que se enfrenta el Partido para la creación y consolidación de su nuevo gobierno, en una era en la que la población busca nuevas maneras de expresar su descontento y sus críticas.

Personas corrientes de la calle o una azafata de vuelo no suponían hasta ahora una amenaza para funcionarios como Yang y Fang, pero el desarrollo de Internet y de las redes sociales como Weibo, están creando una diferencia.

Hoy en día, el comentario de cualquier bloguero puede atraer a numerosos usuarios, que pueden reenviar la información a otros mucho, especialmente cuando se trata de un tema delicado como la mala conducta de algunos funcionarios, la injusticia social o la crisis moral.

Tal vez nadie se espera que un comentario de micro-blog pueda tener tanta repercusión, pero visto el caso de Yang y Fang, queda demostrado que hay que tener cuidado con lo que se comenta en los blogs, ya que pueden tener repercusiones sin precedentes.

Con más de 500 millones de usuarios de Internet y más de 300 millones de blogueros, la nueva tecnología de información ha dado a los chinos una mayor libertad de expresión.

Los internautas han demostrado pasión, coraje y sabiduría al hablar de asuntos del gobierno y criticar la injusticia social a través de internet. Los internautas desempeñan cargos muy diferentes como abogados, empresarios, estudiantes universitarios y jóvenes trabajadores de distintas industrias, etc.

Las nuevas aplicaciones son cómodas y seguras para los usuarios, ofreciendo a la gente una importante plataforma de expresión, donde pueden hablar y criticar casi todo lo que vean conveniente, siempre y cuando cumplan con las condiciones legales de estas páginas web.

El desafío, sin embargo, supone un problema innecesario para el Partido Comunista Chino, el más grande del mundo, con más de 80 millones de miembros afiliados, ya que la libertad de expresión a veces va demasiado lejos y se convierte en un ataque personal hacia esta institución. El presidente Hu Jintao hizo referencia a este problema en un importante discurso en julio en el Congreso Nacional del PCCh.

El primer ministro Wen Jiabao prometió también en otra ocasión que el gobierno crearía las condiciones necesarias para que los civiles pudiesen monitorear a los funcionarios.

Usando a los internautas como perros guardianes, el Partido podrá encontrar una opinión diferente sobre los líderes, que sirva de ayuda para las comisiones de control disciplinario, un organismo que supervisa a los funcionarios.

Las autoridades deben aprender a usar la plataforma pública para escuchar y recoger las opiniones públicas y así buscar la manera de desactivar posibles elementos peligrosos que puedan causar inestabilidad.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista con actriz y cantante argentina Susana Rinaldi

EnfoqueMás