Última hora:  
Español>>Sociedad

Las 'mujeres sobrantes' tienen el valor de crear su propia identidad

Actualizado a las 19/10/2012 - 16:53
En una sociedad que le da mucha importancia a la familia y superioridad al hombre, el público respeta más a los hombres sobrantes o shengnan, que las mujeres sobrantes.
Palabras clave:mujeres sobrantes
Las 'mujeres sobrantes' tienen el valor de crear su propia identidad

Por Yu Ning

Pekín, 19/10/2012(El Pueblo en Línea)-Recientemente un amigo casado me invitó a una fiesta con cita a ciegas para conocer a sus amigos solteros. Me dijo que habría más o menos el mismo número de hombres que de mujeres. Sin embargo, cuando llegué a la fiesta, me asusté cuando vi tantas mujeres bonitas y muy pocos hombres.

Había más de 30 mujeres y unos cinco hombres, que estaban un poco aterrorizados al ser minoría.

Unos días más tarde a la fiesta, una amiga mía, con la que no hablaba desde nuestra graduación, me llamó para salir a tomar un café.

No me llamó para que recordásemos viejos tiempos, sino para que le ayudara a encontrar novio. Al tener casi 30 años, ya somos consideradas como mujeres sobrantes, o shengnü, un término que significa mujer con carrera, muy bien pagada e independiente, pero aún soltera y casi o con más de 30 años.

Ella sigue siendo tan bella como en la universidad, cuando muchos chicos de la clase la perseguían para intentar conseguir una cita con ella.

Pero ahora es mucho menos exigente con los hombres "Solo quiero un hombre con un trabajo estable", suspiró.

"De 20 a 30 años es la edad de oro para que las mujeres encuentren novio o esposo. Mis amigas y yo notamos que cuando acabamos la universidad, familiares, amigos y vecinos se interesaron en presentarnos a jóvenes para que salieran con nosotras, pero desde que cumplimos 28 apenas se interesan por nosotras".

En una sociedad que le da mucha importancia a la familia y superioridad al hombre, el público respeta más a los hombres sobrantes o shengnan, que las mujeres sobrantes.

Existe ese miedo entre las mujeres a no conseguir marido si sobrepasan los 30 años, mientras que los hombres aún están en la flor de la vida para buscar esposa.

La sociedad china culpa a las shengnü de este estigma social, tachándolas de ser demasiado exigentes.

Recientemente, un artículo del New York Times titulado Las mujeres sobrantes de China señalaba que la sociedad china transmite el siguiente mensaje: "es culpa de las mujeres por no quieren casarse, y si están casada, es culpa de las mujeres si sus esposos les son infieles".

El artículo del New York Times cita algunas líneas de un artículo de la página web All-China Women Federation que dice: "la mayoría de las mujeres sobrantes no merecen nuestra simpatía" y otros comentarios de despectivos, una actitud extraña para una organización que supuestamente vela por los derechos de la mujer.

En el programa de televisión If you are the one (Si tú eres el hombre) de la semana pasada, un reality de citas a ciegas, una mujer de 32 años rompió a llorar cuando un candidato la rechazó.

Cuando le preguntaron por qué perdió los nervios, ella dijo que algunos internautas se habían burlado de ella por no haber encontrado novio en el programa. Uno de los presentadores lanzó la indirecta de que una mujer de su edad debería ser menos exigente.

Aunque la mayoría de las mujeres sobrantes en China disfrutan de su libertad al vivir solas y prefieren esperar a su alma gemela, son despreciadas por el público y por lo general son objeto de cotilleo y críticas.

En otros países hay solteras mucho mayores, pero eso a la sociedad no le suele preocupar. En muchos países occidentales, el matrimonio tardío o quedarse solteras es un estilo de vida tan respetado como el de las casadas, y no supone un problema social.

Mi amiga estadounidense Tina, que tiene más de 40 años, no tiene ningún problema en hablar sobre su soltería, mientras que la mayoría de las shengnü en China se avergüenzan de ellas mismas.

El matrimonio es un asunto privado, y lo que las shengnü necesitan no es un compañero o la simpatía del público, sino el respeto y disfrute de su propio estilo de vida.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista a Gonzalo Gutiérrez Reinel, Embajador de Perú en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás