Última hora:  
Español>>Sociedad

Ancianos al desnudo desafían prejuicios de sus familias

Actualizado a las 19/10/2012 - 14:49
Shenyang, 19/10/2012(El Pueblo en Línea)-Wang Xuzhong, de 84 años, nunca pensó que sus hijos lo repudiaran a causa de su trabajo de medio tiempo como modelo de desnudos en las universidades.
Palabras clave:desnudo,Ancianos
Ancianos al desnudo desafían prejuicios de sus familias

Shenyang, 19/10/2012(El Pueblo en Línea)-Wang Xuzhong, de 84 años, nunca pensó que sus hijos lo repudiaran a causa de su trabajo de medio tiempo como modelo de desnudos en las universidades.

Wang, junto con muchos otros residentes mayores sin ingresos estables, descubrió que posar desnudo puede ser un buen trabajo, pero también es un secreto que no se puede compartir con la familia.

La esposa de Wang murió hace 15 años y su hijo menor falleció en el 2007. Canoso pero en buen estado de salud, vive solo y depende de su pensión mensual de 800 yuanes (130 dólares) en Chengdu, en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China. Su hijo mayor lo visita una vez a la semana para traerle ropa limpia y algo de comida. Sus dos hijas lo ven una vez al mes. “No somos tan cercanos”, dijo.

Como se sentía solo en casa, en abril comenzó a trabajar como modelo en las universidades, después de ser presentado por un amigo. Su nuevo trabajo le exige posar desnudo durante 45 minutos frente a los estudiantes, por lo cual se le paga de 60 a 100 yuanes por hora. Gana unos 1.400 yuanes al mes.

Wang trabajó como sastre hasta el año 2002 cuando cerró su tienda por agotamiento.

“Ahora estoy modelando para el arte, y me trae más felicidad que nunca. Es una carrera que merece respeto”, dijo y agregó que el ingreso extra le permite comprar más camarones, su comida favorita.

Durante los descansos, se viste y pasea por el aula observando a los estudiantes mientras lo retratan. “Estoy muy satisfecho y contento de ver un excelente trabajo, lo que me hace sentir valioso, un sentimiento que no tenía antes de tomar este trabajo”, señaló.

Pero este sentimiento no es compartido por su hijo, que cambió la cerradura de su casa para mantener fuera a su padre y rechazó la visita de éste, después de oír acerca de su nuevo trabajo.

La ropa limpia y alimentos siguen llegando, pero sólo cuando su padre no está en casa.

“Se siente avergonzado de que su padre trabaje desnudo”, dijo Wang. “Pero todavía estoy orgulloso de mi trabajo artístico. Aunque he sido repudiado por mi hijo, voy a seguir”, insistió.

Las personas que no están cubiertas por la seguridad social, tales como basureros o gente de la tercera edad, se han unido al ejército creciente de modelos desnudos en las escuelas de arte en los últimos años para ganar dinero extra.

Los estudiantes de arte de las escuelas, que apenas pueden pagar el alto costo de emplear a un modelo profesional, están dispuestos a conformarse con alternativas más baratas.

El uso de modelos desnudos en el dibujo, la fotografía y la escultura siempre ha sido un tema polémico, asociado con un prejuicio arraigado desde que fue introducido en China hace unos 100 años. Para muchos chinos, como el hijo de Wang, mostrar el cuerpo desnudo en público es inaceptable y contrario al concepto tradicional de mostrar cortesía y decencia frente a los demás.

Wang Zhigang, de 42 años, un intermediario que presenta modelos a las universidades o particulares en Pekín, dijo que muchos hombres que tienen más de 60 años y que vienen de otras ciudades quieren ser modelos.

“El umbral para el modelado es bastante bajo, siempre y cuando estén sanos”, dijo. “Además, es muy fácil mantener la postura por cerca de cuatro horas (con descansos). Pueden ganar de 100 a 120 yuanes por medio día”, agregó.

En Pekín, por lo menos 45 universidades y escuelas superiores tienen carreras de artes en las que necesitan modelos. “Casi todos ellos reclutan modelos desnudos, y más estudios los necesitan también”, dijo el intermediario.

Muchos de los modelos son hombres de edad avanzada, mientras que otros son mujeres de cerca de 35 años de edad. “No les cuentan a sus familias sobre el trabajo”, dijo el intermediario.

Li Meiling, profesor de la Escuela Secundaria de Arte adjunta a la Academia de Bellas Artes de Luxun en Shenyang, capital de la provincia de Liaoning, dijo: “Incluso cuando me los encuentro (a los modelos) en la calle, rara vez me saludan, y fingen ser extraños ".

Una mujer de 52 años de edad ha sido modelo por tres años. Dijo que le gusta el trabajo y se siente natural al posar desnuda, lo que le permite ganar al menos 2.000 yuanes al mes.

Pero ella dijo a su marido y a su hija que estaba posando con la ropa puesta.

“Se enojarían conmigo y sentirían vergüenza si supieran la verdad”, dijo.

Liu Sihua, un estudiante de segundo año en la Academia Luxun, que ha hecho dibujos de los modelos desnudos, dijo: “Yo respeto a los ancianos, porque muestran un gran coraje al estar desnudos delante de los demás”.

“Si mis parientes hicieran el mismo trabajo, yo los respetaría porque ganan dinero justamente”, agregó.

Fan Ming, director del Instituto de Economía de Mercado de la Universidad de Economía y Derecho de Henan, dijo que el prejuicio por posar desnudo es injusto, y que las familias y otras personas deben respetar a los que realizan este trabajo.

“Creo que cada vez más ancianos están dispuestos a ser modelos desnudos, no sólo porque quieren ganar dinero extra, sino porque están solos, y quieren compañía”, señaló.

Dijo que la sociedad debe apoyar a los jubilados o desempleados que toman este tipo de trabajos en un momento en que China tiene más personas de edad avanzada sin trabajo.

“Las familias y las organizaciones necesitan prestar más atención por el cuidado de estas personas y deben darles su apoyo y respeto. Así podrán tener más felicidad”, concluyó.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista a Gonzalo Gutiérrez Reinel, Embajador de Perú en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás