Última hora:  
Español>>MAS

Tomar la decisión correcta

Actualizado a las 10/08/2012 - 17:09
Tradicionalmente, los chinos son reacios a cambiar de domicilio una vez instalados en una vivienda. Sin embargo, un número cada vez mayor está cambiando esa tendencia por diferentes razones.
Palabras clave:decisión correcta
Tomar la decisión correcta

Nota del editor: Tradicionalmente, los chinos son reacios a cambiar de domicilio una vez instalados en una vivienda. Sin embargo, un número cada vez mayor está cambiando esa tendencia por diferentes razones, pero principalmente para garantizar el acceso a los mejores centros educativos y médicos. A continuación, cuatro personas explican brevemente por qué decidieron cambiar esta tendencia.


Un regalo de boda
Por Tang Yue

En China, la mayoría de los recién casados viven en un apartamento en propiedad, en lugar de alquilar. Dado que pocas parejas pueden permitirse el pago del depósito, los padres tienden a ofrecer ayuda financiera. Wang Xinhua, y su esposa Liu Ailing, ambos de 57 años, son dos de los generosos padres.

En 2010, su hijo Wang Zheng, de 27 años, les dijo que pensaba casarse con la chica con la que había estado saliendo desde hacía dos años. La novia se negaba a compartir el apartamento en el que los padres del novio habían vivido desde hacía más de 30 años.

Sin embargo, los padres del novio, de la municipalidad de Tianjin, en el norte de China, llevaban más de una década trabajando sólo a media jornada, por lo que sus ahorros se reducían a cero y no se podían permitir pagar el depósito para la casa de su hijo y su futura nuera.

"Es comprensible que ninguna pareja de jóvenes recién casados quiera vivir con sus padres después de contraer matrimonio", dijo Liu. "Las familias adineradas pueden comprarle una casa a sus hijos. No tenemos mucho dinero, pero no podemos dejar que nuestro hijo se quede soltero simplemente por no tener casa propia".

Así pues, los padres del novio decidieron mudarse a la casa de la abuela paterna, una anciana de 80 años, madre de Wang Xinhua. El apartamento sólo tenía un dormitorio y el salón era muy pequeño, por lo que tuvieron que transformar la cocina en un pequeño dormitorio e instalar una cocina en la terraza.

Como la casa de los padres del novio era vieja y no lo suficientemente buena para los recién casados, la vendieron por 600.000 yuanes (94.000 dólares de EE.UU) el año pasado. Con el dinero obtenido, Wang Zheng entregó un depósito de 400.000 yuanes para la nueva propiedad y pidió un préstamo de 400.000 para pagar el resto de la casa. Los 200.000 yuanes que sobraron de la venta de la casa de sus padres los utilizó para amueblar la vivienda y comprar todo lo necesario para la boda, que se celebró durante las vacaciones del Día Nacional, en octubre.

"Le estoy muy agradecida a mi suegra. Cuando mi marido le propuso la idea, ella no lo dudó, y sólo dijo que Wang Zheng era su único nieto y lo daría todo por él", Liu dijo.

"En las familias de trabajadores como la nuestra, es común pedirnos dinero los unos a los otros para comprar un apartamento antes de la boda de nuestros hijos. Incluso conozco algunos matrimonios que han alquilado una casa en mal estado para ellos y le han regalado la casa familiar a sus hijos. Comparado con ellos, nosotros hemos tenido suerte."

Liu trabaja como camarera, mientras que su marido es portero en una fábrica local de acero. Sus ingresos en total no superan los 3.000 yuanes al mes.

Aún tratan de ahorrar para su hijo. "Seguramente tengan un bebé pronto, y criar un hijo es muy caro. Ellos tienen que pagar la hipoteca, así que tenemos que ayudarles", dijo Liu.

Fuente: China Daily



【1】 【2】 【3】 【4】

PTVMás

Entrevista con actriz y cantante argentina Susana Rinaldi

EnfoqueMás

ColumnistasMás