Actualizado a las 2007:12:17.11:05

Fujimori guarda silencio ante fiscales en Perú

Al cumplirse el viernes pasado la tercera audiencia del proceso contra el ex mandatario Alberto Fujimori (1990-2000), acusado de crímenes de lesa humanidad, su estrategia es guardar silencio o afirmar que "no recuerda" ante las interrogaciones de la fiscalía.

Un abogado del Instituto de Defensa Legal (IDL), dijo que Fujimori "no responde o dice que no recuerda, para negar las imputaciones por violaciones a los derechos humanos.

El ex mandatario se acogió en reiteradas ocasiones al derecho al silencio cuando, el miércoles 12, el Fiscal Supremo, José Peláez, y luego, el viernes 14, el adjunto, Avelino Guillén, lo interrogaron sobre el poder que tenía su ex asesor y ex jefe virtual del Servicio de Inteligencia Nacional, Vladimiro Montesinos.

"Creo que es una opción previamente planificada de no responder o de simplemente decir que no recuerda asuntos que son absolutamente evidentes", agregó el jurista.

En tanto, el abogado del depuesto gobernante, César Nakasaki, justificó que su defendido se acogiera al derecho al silencio en vista de que el interrogatorio debe versar sobre hechos que son materia de la acusación.

Recordó que su cliente no es procesado por sus diez años de gobierno, sino por los casos denominados Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), en que fueron cruelmente asesinados un total de 25 personas, entre ellos un menor de edad, y el secuestro de un periodista y un empresario en los sótanos del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE).

"Si la Sala no está de acuerdo con esa línea de defensa, se invoca el derecho al silencio para tratar de forzar que el interrogatorio se centre en lo que es materia de discusión", dijo el letrado.

Enfatizó que el acusado tiene derecho a responder exclusivamente sobre los hechos que son materia de acusación.

Por su parte, la legisladorea fujimorista Keiko Fujimori, de Alianza por el Futuro (AF) e hija del incupado, dijo que la actuación de los fiscales es "prepotente", al calificar las audiencias del juicio contra su padre.

Indicó que Alberto Fujimori en ningún momento perdió la cordura y mantiene el sentido del humor, en referencia al pedido del fiscal, quien le dijo que se sentara bien, a quien el procesado le respondió: "¿Ahora me estoy sentando bien?"

Un abogado de la parte civil, Ronald Gamarra, indicó que está conforme con la actuación del Ministerio Público y el interrogatorio realizado por el fiscal adjunto Avelino Guillén, quien reemplazó en la segunda audiencia al fiscal titular José Peláez.

Fujimori ha guardado silencio o dice no "recordar" hechos cuando se le pergunta sobre su relación con Montesinos, indicando que lo conoció en 1990, pocos días después de ser electo presidente en segunda vuelta.

El acusado aseguró, además, que no conocía los antecedentes de Montesinos, un ex capitán del Ejército Peruano dado de baja por "traición a la patria" e impedido de ingresar en instalaciones militares.

Ante la pregunta del fiscal respecto de si Alberto Fujimori conocía que Montesinos había sido juzgado en el fuero militar por traición a la patria, el ex presidente respondió que en los inicios de su gobierno no conocía de este tema.

"En los inicios de 1990 no conocía absolutamente nada de los antecedentes del señor Montesinos. Me enteré entre 1996 y 1997 por rumores que escuchaba de algunas personas", dijo.

Asimismo, sostuvo que en los inicios de su régimen no conocía a nadie que lo pusiera en contacto con los mandos militares porque era "marginado del mundo castrense", al considerar que "el hijo de un inmigrante japonés no podía ser presidente", por lo que, en ese aspecto, Montesinos lo vinculó con los altos mandos.

Fujimori es el primer presidente del Perú sentado en el banquillo de los acusados y el caso de violación de los derechos humanos es el primero de otros megajuicios que debe afrontar. Corrupción y peculado son los otros dos, que iniciarán el próximo año.

El martes 11, Fujimori fue sentenciado a seis años de prisión efectiva, inhabilitación por dos años para ejercer la función pública y pago de 400.000 nuevos soles (133.000 dólares) al Estado, por usurpración a la función pública, en el allanamiento ilegal de dos viviendas de la esposa de Montesinos, Trinidad Becerra, en noviembre del 2000.

Según el Vocal Supremo de esa causa, Pedro Urbina, Fujimori instigó (no ordenó) a una militar de su confianza a suplantar un fiscal en el ilegal allanamiento y la fractura de puertas, en la que se habría quedado con parte de las 70 maletas incautadas.

Según versiones periodísticas, en las valijas habrían vídeos y documentos que incriminarían en hechos ilícitos a Fujimori con Montesinos, este último sindicado como jefe de una red negra al amparo del gobierno fujimorisma y en la que están implicados más de 1.200 personas, entre civiles y militares.

En el caso de los Barrios Altos y La Cantuta, las interrogantes de los fiscales radican en que si Fujimori estaba o no al tanto de la existencia del grupo paramilitar Colina, oficiales y tropa del ejército que asesinaron a mansalva a 25 personas.

Fujimorio está recluido en la sede de la Dirección Nacional de Operativos Especiales (Dinoes) de la Policía Nacional del Perú, desde septiembre, en que fue extraditado de Chile. En ese lugar, se ha levantado una sala de audiencias ad-hoc para su juzgamiento. (Xinhua)
17/12/2007

Noticias relacionadas
·Organizaciones sociales y sindicatos también se reunirán en Montevideo
·Lanzan con éxito cohete de misión brasileño-argentina
·Líder libio Gadafi llega a España para visita
·Uribe garantiza libertad de guerrilleros que entreguen secuestrados
·Especial: Saluda concentración masiva nueva Constitución de Bolivia
 Más  
Noticias de PCCh