Actualizado a las 2007:12:20.09:03

Especial de fin de año: Fallido canje pone atención sobre Colombia

Por Marcela Rodríguez

El fallido canje de prisioneros entre el gobierno y la guerrilla en Colombia llamó la atención internacional aunque persiste la duda de si concretarlo es una prioridad para el presidente Alvaro Uribe.

El gobierno había mostrado aparente interés en el canje, más por la presión internacional que por la interna, dijo a Xinhua el analista y director del periódico "Actualidad Etnica", Luis Osorio.

Con su maniobra, Uribe buscó además simpatías para que el congreso de Estados Unidos ratificara --sin conseguirlo-- el tratado de libre comercio con Colombia, pues tres de los prisioneros en poder de la guerrilla son estadounidenses, agregó.

Otros analistas aseguran que Uribe está enfocado en el triunfo de su llamada "política de seguridad democrática", es decir la lucha frontal a la guerrilla, narcotraficantes y remanentes paramilitares, la cual ha tenido costos sociales.

"El gobierno debería convencerse de que el intercambio humanitario no debilita su exitosa política de seguridad democrática" , dijo el director de la Fundación Arco Iris, Alfredo Rangel.

"No hay ningún tipo de relación causa-efecto entre el canje y esa política. Más bien, podríamos decir que para los secuestrados y para quienes nos duele en el alma su situación, la Seguridad Democrática es precisamente el intercambio humanitario", agregó.

La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ofreció al gobierno la entrega de 45 prisioneros a cambio de 500 guerrilleros presos.

Uribe había prometido derrotar por las armas a la guerrilla, los narcotraficantes y los paramilitares, mediante la continuación del Plan Colombia con financiamiento de Estados Unidos.

El gobierno de Uribe desmovilizó el año pasado a la mayoría de los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) mediante un acuerdo en el que les ofreció penas leves de prisión sin confesaban todos sus crímenes.

La muerte en junio de 11 diputados en poder de las FARC puso en el primer plano la situación de los capturados por la guerrilla.

Las FARC dijeron que los legisladores murieron en el fuego cruzado cuando un grupo armado intentó rescatarlos. Las víctimas estaban en poder de las FARC desde 2003 y el gobierno asegura que la guerrilla las asesinó a sangre fría.

Las personas en poder de las FARC incluyen soldados, policías, legisladores, tres estadounidenses y la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, la cual tiene nacionalidad francesa y colombiana.

El tema de los prisioneros de la guerrilla adquirió relevancia internacional después de que el presidente venezolano Hugo Chávez aceptara una mediación entre el gobierno y las FARC, a solicitud de Francia y las familias de los prisioneros en poder de las FARC.

"A partir de ese momento se empezó a pensar en los demás secuestrados", dijo a Xinhua Efrén Villate, familiar de Clara Rojas, capturada por las FARC con Betancourt en febrero de 2002.

"Antes del intercambio humanitario significaba liberar a la ex candidata presidencial, que gracias a su doble nacionalidad cuenta con una campaña fuera de Colombia y nos permite a los demás afectados tener algún protagonismo, aunque en segunda fila", agregó.

La imagen de Ingrid Betancourt sumida en la tristeza y una carta suya en la que dice a su madre e hijos estar más propensa a morir de inanición que a seguir buscando la libertad, suscitó la implicación directa de Francia.

El llamado del presidente francés Nicolás Sarkozy a las FARC para que libere a Betancourt, alentó la esperanza de las familias de los otros prisioneros en poder de las FARC.

Esas familias se sienten decepcionadas hacia el gobierno y consideran que un canje de prisioneros será posible cuando Uribe concluya su periodo en la presidencia ante el antecedente de que el padre del mandatario fue asesinado por la guerrilla.

Según analistas, las FARC consideran a Uribe su enemigo natural pues señalan al mandatario como el creador de los paramilitares, responsables del asesinato impune de miles de personas, con la sola sospecha de que estas pertenecieran a la guerrilla.

Un diálogo de paz entre el gobierno de Uribe y las FARC es imposible pues la guerrilla señala a Uribe como el jefe máximo de las AUC y no están dispuestas a permitir que él se lleve los aplausos de una negociación para el fin del conflicto armado interno.

Después de que Sarkozy solicitara al jefe máximo de las FARC, Manuel Mrulanda, que no pasara a la historia con un trágico final de los rehenes sobre sus espaldas, Uribe solicitó a Francia que apoye los esfuerzos de paz del gobierno colombiano.

Francia no se pronunció sobre la petición de Uribe en velada censura a que cancelara la mediación de Chávez que París había solicitado.

Uribe propuso que el futuro proceso de negociación con las FARC carezca de mediadores lo cual hace más remoto un posible canje, pues a decir de los analistas, el mandatario podría controlar a los paramilitares pero no a la guerrilla.

Durante su asistencia a la toma de posesión de la presidenta argentina Cristina Fernández, el primer ministro francés Francois Fillon pidió a las FARC la libertad de Betancourt.

El llamado de Fillon recibió el apoyo de Argentina, Brasil y Ecuador.

En el plano económico, el conflicto armado y el fallido canje de prisioneros no afectó el crecimiento económico de Colombia que para este año será de al menos 6 por ciento.

Uribe, ministros, diplomáticos y empresarios han alentado al congreso estadounidense para que ratifique el TLC suscrito entre Estados Unidos y Colombia.

El congreso estadounidense, dominado por los demócratas, es reacio a aprobar el TLC ante señalamientos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia.

Uribe, con su política de Seguridad Democrática (de combate a la guerrilla y al narcotráfico) ha tenido efectos positivos.

Dentro de esa campaña, el gobierno ha depurado al ejército y la policía, instituciones que habían sido infiltradas por paramilitares y narcotraficantes.

El gobierno de Uribe sólo sostiene convesaciones intermintes con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en La Habana para concertar un diálogo formal de paz.

Las FARC, con al menos 17.000 integrantes, son la mayor guerrilla de Colombia y el ELN, con 4.500, la segunda.(Xinhua)
20/12/2007

 Más  
Noticias de PCCh