Actualizado a las 2008:03:07.15:17

Bolivia y Perú rechazan postura de ONU ante coca

Bolivia y Perú rechazaron la recomendación de la ONU de que prohíban la masticación de la hoja de coca, que es una práctica ancestral de las culturas andinas.

El ministro boliviano de la Presidencia, Juan Quintana, consideró una impostura la resolución de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

"Ojalá la ONU pudiera prohibir a los ciudadanos del mundo fumar o consumir bebidas alcohólicas", expresó Quintana, según despachos del día 6 procedentes de La Paz, la capital administrativa de Bolivia.

En Bolivia y Perú el "chacchado" o "acullico" (masticación) de la coca es una costumbre ancentral. Además la recolección de coca y su comercialización restringida es una actividad económica para los llamados "cocaleros".

"La hoja de coca, no es cocaína", ha dicho en diversas ocasiones el mandatario boliviano Evo Morales, quien ha solicitado la despenalización internacional de la coca.

Morales, quien fue dirigente cocalero, censura que la ONU y Estados Unidos pretendan la destrucción de la coca sólo porque el narcotráfico la convierte en cocaína.

Pretender la erradicación total de la coca es como si durante la ley seca en Estados Unidos, ese país hubiera pretendido la detrucción mundial de las uvas u otros alimentos sólo porque había quien los convertía en bebidas alcohólicas.

En Lima, el canciller peruano, José García Belaúnde, dijo en un comunicado que la hoja de coca tiene propiedades medicinales y las comunidades autóctonas la consumen desde tiempos inmemoriales.

"Hemos señalado a la Junta Internacional de Control de Estupefacientes de la Organización de las Naciones Unidas que el Perú sigue respetando el uso tradicional de la hoja de coca", dijo García Belaunde.

La Convención Única de Estupefacientes de 1961 concedió a Perú plazo de 25 años para que desalentara la mast