Actualizado a las 2008:06:30.08:46

RESUMEN: Comienza crisis institucional en Colombia

Por Marcelo Dríroguez

Una crisis institucional se asoma en Colombia en momentos en que el mandatario Alvaro Uribe preparar el camino para un tercer mandato.

El miércoles, la Corte Suprema de Justicia envió a prisión a una ex legisladora en una decisión que afecta las aspiraciones del presidente para lograr una segunda reelección consecutiva.

La corte sentenció a 36 meses de cárcel a la representante Yidis Medina, acusada de recibir dádivas del gobierno para que votara a favor de modificar la ley que permitió la reelección inmediata de Uribe.

El presidente puso este viernes en tela de juicio a los magistrados de la Corte Suprema porque no fueron diligentes en investigar la supuesta infiltración de los paramilitares en la misma corte ni a los políticos involucrados con la guerrilla.

Con las verdades destapadas por todas las partes, el conflicto institucional está garantizado: Uribe representan al poder ejecutivo, la Suprema Corte de Justicia, al judicial, y Medina, en cierta manera, al legislativo.

Según analistas políticos, los tres poderes se verán obligados a un pacto tarde que temprano pues las aparenes irregularidades de unos afectan la legitimidad de los otros.

Uribe recordó que los jefes paramilitares desmovilizados afirmaron que habían infiltrado la Corte Suprema así como el congreso.

El presidente gobierna desde 2002 y concluirá su nuevo periodo de cuatro años en 2010. La carta magna fue modificada en 2005 para permitir la reelección del mandatario al año siguiente. La ley no permite un tercer periodo al mandatario.

Uribe dijo que cuando su gobierno empezaba a diseñar la política de seguridad democrática, "el jefe paramilitar Salvatore Mancuso dijo que el 30 por ciento del congreso fue elegido por paramilitares.

Recordó que hace no mucho tiempo, Mancuso dijo que tenía filtrada la Corte Suprema de Justicia. "¿Por qué esto no se ha investigado?", se preguntó el mandatario.

El jefe de Estado, antes de emprender su viaje este viernes a México para partipar en la X Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concentración de Tuxtla, afirmó: "Estamos ante los coletazos del terrorismo".

A manera de reclamo, Uribe afirmó que dejaba los interrogantes para que fueran resueltas por los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Uribe desató una polémica cuando propuso que el congreso convoque un referendo para que los colombianos decidan si quieren que se repitan los comicios de 2006 que ganó y cuya legalidad ha sido puesta en tela de juicio.

Uribe ha dejado entrever que no desea que su cargo esté sujeto de cuestionamientos pero la oposición asegura que lo hace como parte de su estrategia para alargar su permanencia en el poder, no porque sea defensor de la democracia.

Sectores políticos de oposición como el partido Polo Democrático Alternativo (PDA) y el Partido Liberal consideraron inadmisible que el presidente amenace las decisiones del máximo tribunal usando la voluntad del pueblo.

También expresaron su desacuerdo con la decisión de Uribe de impulsar vía referendo nuevas elecciones, por considerar que se trata de una reacción desproporcionada frente al fallo de la Corte Suprema.

El presidente del PDA, Carlos Gaviria, calificó como "dictador populista" al presidente Uribe, por considerar que no respeta ni acata las determinaciones judiciales que no le favorecen.

El senador liberal Héctor Elí Rojas sostuvo que su colectividad contempla la posibilidad de no asistir a las sesiones extras del Congreso que piensa convocar el gobierno para tramitar de manera urgente la ley para impulsar el referendo.

El ex senador y precandidato presidencial Rafael Pardo, pidió mucha prudencia de todos los colombianos, por la gravedad del enfrentamiento entre los dos Poderes de la nación.

Por su parte, el presidente del Consejo de Estado, Enrique Gil, pidió al gobierno nacional respetar las decisiones judiciales.

"Un punto esencial en el estado de derecho es mantener la independencia del poder judicial, respetar sus decisiones porque un estado social en donde no se respeten las decisiones de los jueces no es de esa naturaleza", subrayó Enrique Gil.

El escándalo que empaña a la administración recibe el nombre de "Yidis política" y fue originado por la ex senadora Yidis Medina que confesó que por ofrecimientos de altos funcionarios favoreció la reelección de Uribe en 2006.

Uribe que rechazó el pronunciamiento del tribunal para que se revise la legalidad de su reelección, insistió en la diligencia de los magistrados para esclarecer los vínculos de políticos con paramilitares pero no cuando se trata de nexos rebeldes.

"¿Por qué la sala penal de la Corte Suprema de Justicia es tan diligente para investigar congresistas y no tan negligente cuando se trata de vinculaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)", preguntó el mandatario.

Las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) se desmovilizaron de 2004 a 2006 y sus confesiones sobre relaciones con servidores públicos dejan en la cárcel a más de 30 congresistas del ala oficialista, cuyos casos son seguidos por el tribunal.

Las declaraciones de Uribe ocurren al tiempo con el anuncio del ministro de Protección, Diego Palacio, sobre denunciar a magistrados que lo relacionan con el caso de Medina, que fue condenada a tres años y medio de prisión por el delito cohecho.

"Como tengo convicción de la falsedad de las acusaciones, he tomado la decisión de visitar esta tarde a la comisión de acusaciones para denunciar a los magistrados y que tengan que demostrar las afirmaciones falsas que han dicho en ese documento", dijo el funcionario.

Palacio se refirió a la sentencia acusatoria de magistrados contra Medina, en la que lo relacionan con la investigación así como a otros altos funcionarios como el embajador de Colombia en Italia, Sabas Pretelt.

Pese a las críticas de sectores que consideraron la iniciativa de Uribe como una manera de aprovechar la coyuntura para una segunda reelección, el asesor presidencial José Gaviria explicó que la convocatoria busca devolver legitimidad.

"El proyecto del gobierno es para repetir las elecciones referentes al periodo correspondiente 2006-2010", dijo José Gaviria señalando que el congreso es soberano y puede modificar lo que considere "incluso la posibilidad de abrir la puerta a un tercer mandato".

La crisis de legitimidad que indican los analistas en el país no es inconveniente para Uribe, que cuenta con la aceptación de la opinión pública cansada de décadas de conflicto y que ve en el mandatario una salida a pesar que privilegie el discurso militar.

La oposición y defensores de derechos humanos cuestionan tales aciertos al recordar que Uribe logró la paz con los paramilitares que surgieron por los grupos de autodefensas campesinas Convivir, que él mismo animó a crear como gobernador.

El pulso del gobernante con la Corte Suprema es ahondado por su pelea en estrados judiciales con el ex presidente del tribunal Cesar Valencia, que lo acusó de intentar mediar por su primo y ex senador Mario Uribe, investigado por nexos con las AUC.

Los oficialistas por su parte reclaman el inicio de las investigaciones en torno a políticos vinculados con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El anuncio del presidente generó un considerable alza en el precio de dólar que en Colombia viene en picada desde el último añoy por lo que expertos llamaron "el castigo de los mercados" para lo que consideraron un primer paso hacia un tercer mandato.(Xinhua)
30/06/2008

Noticias relacionadas
·Daniel Ortega censura a países productores de biocombustibles
·Presidentas de Chile y Argentina se reunirán en Tucumán
·CEPAL y Corea del Sur impulsan comercio A. Latina-Asia-Pacífico
·Partido oficialista de Venezuela enfrenta crisis interna
·Avanza Nicaragua en superación de crisis energética
 Más  
Noticias de PCCh