Actualizado a las 2009:03:20.13:25

¿Qué buscan Rusia y Venezuela cuando se acercan cada vez más la una a la otra?

El presidente venezolano, Hugo Chávez, expresó días atrás que da bienvenida al aterrizaje de bombarderos estratégicos de Rusia en Venezuela, pero negó la versión de que el gobierno venezolano planteó el establecimiento de una base militar rusa en territorio venezolano. Estas declaraciones atrajeron inmediatamente la atención de la opinión pública, de modo que la tendencia de las relaciones ruso-venezolanas y los propósitos estratégicos de ambas partes llegaron a ser un punto focal.

En los últimos tiempos, las relaciones entre Rusia y Venezuela se han vuelto dinámicas, los contactos de altos niveles entre ambas partes se han hecho frecuentes y su cooperación estratégica ha venido profundizándose en forma constante. El año pasado, los presidentes de los dos países realizaron visitas recíprocas, ambas partes llegaron a numerosos acuerdos de cooperación y definieron el marco básico del desarrollo integral de las relaciones bilaterales.

El acelerado desarrollo de las relaciones ruso-venezolanas tiene una fuerza motriz latente y propósitos claros. En primer lugar, en el ambiente general de la actual crisis financiera internacional, tanto Rusia como Venezuela tienen consideraciones prácticas sobre cómo estabilizar la situación interna, superar juntas las dificultades económicas y apoyarse en la otra parte para enfrentar las amenazas externas. A juzgar por la parte rusa, después que Obama asumió la presidencia estadounidense, aún cuando Rusia y Estados Unidos han expresado que “reiniciarán” sus relaciones bilaterales y ambas partes han elevado el tono de alivio, Rusia no ha obtenido compromisos esenciales de los Estados Unidos. Cuando Rusia ha reforzado su ofensiva diplomática en América Latina, tiene consideraciones estratégicas de enfrentar desde el patio trasero de EEUU la política de “cerco y atajo” seguida por los países occidentales. A juzgar por la parte venezolana, ampliar su influencia en la región latinoamericana es una consideración de largo alcance de Chávez y su tarea apremiante es estabilizar el poder, tomar medidas destinadas a enfrentar la actual crisis financiera y prevenir la infiltración de fuerzas externas, con el propósito de ser reelegido de nuevo en 2012. Al cooperar con Rusia, Venezuela no sólo puede obtener intereses económicos, sino que puede ampliar su influencia política.

En segundo lugar, las dos partes se necesitan mutuamente en la cooperación energética y de municiones. La cooperación energética de Rusia con Venezuela y otros países latinoamericanos se ha desarrollado rápidamente; Rusia trata de elevar con esto su posición en la configuración energética internacional y aumentar su fuerza de influencia en los precios energéticos internacionales en las actuales circunstancias de bruscas subidas y caídas de los precios de petróleo en el mundo. Por su parte, Venezuela desea materializar su estrategia de pluralización energética a través del fortalecimiento de su cooperación con Rusia, para evitar someterse a Estados Unidos. El comercio de municiones entre ambas partes avanza en forma constante; Venezuela ya ha llegado a ser uno de los principales compradores de municiones rusas. A través del comercio de armas, Rusia no sólo ha logrado beneficios económicos, sino que ha estrechado sus relaciones con Venezuela.

Los factores estratégico, económico y energético han hecho que las partes rusa y venezolana estén dispuestas a fortalecer su cooperación militar y de seguridad. En septiembre de 2008, dos bombarderos estratégicos TU-160 de las Fuerzas Armadas Rusas volaron hasta Venezuela para realizar entrenamiento militar; ésta fue la primera vez que bombarderos estratégicos rusos aterrizaron en el hemisferio occidental después de terminada la Guerra Fría. En diciembre del mismo año, ambas partes efectuaron en el Caribe maniobras navales conjuntas “Venezuela-Rusia 2008”. Obviamente, Rusia trata de contrarrestar el plan norteamericano de sistemas antimisiles a través del fortalecimiento de la cooperación de seguridad con Venezuela y Cuba. El hecho de que en esta ocasión Chávez esté de acuerdo con el aterrizaje y despegue de bombarderos estratégicos de Rusia en Venezuela no sólo refleja el propósito y despliegue estratégico ruso de consolidar cada paso a medida que avanza y retorna a América Latina, sino que también muestra que los puntos de visita de Rusia y Venezuela son bien similares sobre la política internacional, la seguridad regional y otros problemas, de manera que ambas partes tienen amplio espacio de cooperación. (Pueblo en Línea)
20/03/2009

Noticias relacionadas
·Se estrella avioneta en zona poblada de Quito
·Identifican Cuba y UE áreas para colaboración mutua
·Debe presidente panameño atender escándalo de escoltas, Moscoso
·OEA evalúa con Ecuador situación en frontera con Colombia
·Cuba y UE reanudarán en mayo el diálogo político a nivel ministerial
 Más  
Noticias de PCCh