Actualizado a las 2009:03:31.13:30

La crisis financiera global amenaza la estabilidad de América Latina e impide su prosperidad económica

La crisis financiera global amenaza la estabilidad de los países latinoamericanos e impide su prosperidad económica reinante desde hace seis años en tanto que se aproxima a una nueva rueda de elecciones. Este es el punto de visita de algunos funcionarios y expertos asistentes a la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), según una información proveniente de Medellín, Colombia.

A juicio de un funcionario, se trata de una crisis sin precedentes y había ocurrido ya varias veces en América; los vagones del tren han quedado quemados mientras ahora la locomotora echa chispas. El enorme incendio de la crisis económica global que se ha extendido en Estados Unidos y Europa está amenazando la estabilidad de los países latinoamericanos y podría probablemente descarrilarlos. En América Latina el promedio del crecimiento económico ha alcanzado en seis años consecutivos al 5% y, en consecuencia, más de 40 millones de personas se han librado de la pobreza, el número de personas de la clase media se ha incrementado, la cobertura de los planes sociales se ha ampliado y hasta el volumen de venta de McDonald´s en la región latinoamericana ha sido superior al de otras regiones cuando sus ingresos de venta aumentaron en 26% en el año 2007.

Actualmente están desapareciéndose los factores que han permitido este crecimiento, a saber, el incremento de las inversiones extranjeras, los favorables créditos, el alza de de los precios de las materias primas y el aumento de las remesas de dinero hechas por los emigrantes. El Banco Mundial ha bajado su pronóstico sobre el crecimiento de este continente desde el 3,9% hasta 0,3%; los precios de petróleo y cobre, muy importantes para Ecuador y Chile, han bajado más de la mitad; en algunos países, el dinero emitido por sus emigrantes se ha reducido en 13%. La crisis ha afectado en distintos grados a diferentes países. Los analistas consideran por unanimidad que los países que en los años prósperos han creado fondos de reserva, por ejemplo, Chile y Perú, mantendrán probablemente su tasa de crecimiento, en tanto que Brasil y Colombia evitarán quemaduras. Sin embargo, los otros países han sufrido impactos de la crisis. Un funcionario del BID apuntó que Ecuador no ha reservado petróleo ni depende de éste, en tanto que Venezuela y Argentina se encuentran también muy delicadas. En 2006, el entonces presidente Kirchner gastó más de la mitad del superávit fiscal mientras el actual gobierno argentino mantiene la política económica proteccionista, propone elevar los aranceles aduaneros hasta niveles permitidos por la Organización Mundial del Comercio y necesita mayor control sobre el mercado financiero.

De 2009 a 2011, se realizarán elecciones en 17 países latinoamericanos, en 13 de los cuales se llevarán a cabo elecciones presidenciales. Sin duda alguna, la crisis será para este continente una nueva prueba de fuego. Un erudito considera que en estos momentos hay que evitar la aparición de un “círculo latinoamericano” porque ya ha aparecido el “déficit paciente”. Las naciones latinoamericanas tienen que mantener unánime su política económica y advertir contra el proceder de aprovecharse de la crisis para imponer una mala administración política, pues ello conducirá finalmente la experimentación a un callejón sin salida; el apresurarse a librarse de la situación difícil ha demorado en muchas ocasiones el progreso. Otro factor peligroso es que en los próximos meses de crisis, las nuevas clases medias de América Latina quedarán decepcionadas ante las perspectivas. Si estas clases medias sienten que han retrocedido y se ha hecho añico su sueño, esta situación afectará probablemente a la estabilidad política nacional. Una personalidad del BID considera en forma muy realista que lo que interesa y preocupa a la Administración Obama es México, en lugar de América Latina. A criterio de algunos otros expertos, el interés de Estados Unidos está en los países que han firmado Acuerdos de Libre Comercio con Washington, por ejemplo, Chile y Colombia, y también Brasil, el cual, para ellos, desempeña un papel importante en esta región. Aunque todos los pronósticos son negativos y la futura política lleva incertidumbre, los analistas asistentes a la Asamblea siguen considerando que América Latina no sufrirá del papel catalizador económico y que para superar este desafío, los países latinoamericanos están mejor preparados que nunca y la situación es bien diferente. (Pueblo en Línea)
31/03/2009

Noticias relacionadas
·Analizan en Chile crisis global ante neoliberalismo
·Destaca prensa local acuerdo entre bancos centrales China-Argentina
·Destaca Fidel Castro potencial económico de China
·Argentina destaca necesidad de capitalizar al BID
·Canciller peruano se entrevistará con Hillary Clinton
 Más  
Noticias de PCCh