Actualizado a las 2009:04:20.16:06

ENFOQUE: Desde la asociación al liderato --política de Obama hacia Latinoamérica

Con el levantamiento parcial de las restricciones sobre Cuba y el acercamiento al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y a sus aliados, la primera aparición del presidente de Estados Unidos Barack Obama ante sus homólogos latinoamericanos, con un perfil humilde y cercano, ha ilustrado perfectamente su política con respecto a la región, en la que ha cambiado desde la asociación al liderato.

La iniciativa de Obama para reducir las tensiones con La Habana y con Caracas destacaron en la V cumbre de las Américas, celebrada entre el viernes y el domingo aquí en la capital de Trinidad y Tobago.

Lo que es más, al definir el tono de la relación EEUU-América Latina como "asociación", Obama está intentando asegurar a los países del hemisferio occidental que la nueva administración estadounidense quiere construir una "relación de igualdad" con ellos.

Si los países latinoamericanos creen o aceptan esta doctrina, significaría que reafirman el liderato de EEUU en el hemisferio, ya que los analistas opinan que promover las asociaciones es una forma efectiva para EEUU de hacerse con el liderato en la región.

ASOCIACIONES EN PRIMER LUGAR

En la cumbre, el presidente Obama dijo a los otros 33 líderes que Washington quiere cambiar su relación con sus vecinos construyendo una "asociación igualitaria."

"No habrá socios principales o secundarios en nuestras relaciones, simplemente habrá una implicación basada en el respeto mutuo, los intereses comunes y los valores compartidos", afirmó Obama durante su discurso de 15 minutos de duración ofrecido el viernes por la noche en la ceremonia de inauguración de la cumbre.

Obama no utilizó la palabra "liderazgo", que sus predecesores habían preferido utilizar en sus discursos, afirmando que el "nuevo capítulo del compromiso" será mantenido a lo largo de su mandato.

Su postura más suave ha sido considerada como una manifestación de la filosofía diplomática del pragmatismo que busca llevar a cabo la administración de Obama, cuya principal prioridad es promover la recuperación de la economía estadounidense.

La administración se ha dado cuenta de que EEUU no puede hacer frente solo a los duros retos internacionales, y de que la mejor forma de minimizar los riesgos globales y aprovechar las oportunidades es fomentar y liderar la cooperación internacional.

Los retos a los que tienen que hacer frente EEUU y el resto de países americanos, como la crisis económica, el cambio climático, el suministro de energía, la inmigración ilegal, el tráfico de estupefacientes y el crimen organizado, hacen que la asociación cooperativa del hemisferio sea necesaria y posible.

Por ello, la "implicación" será la primera y seguramente mejor opción de Obama a la hora de relacionarse con otros países, especialmente con los llamados "países malvados" durante la administración de Bush, como Cuba, sobre el que Washington ha mantenido un embargo durante casi 50 años.

IMPLICARSE PARA EL CAMBIO

Las relaciones entre Cuba y EEUU han sido uno de los asuntos clave en la política de EEUU con respecto a América Latina durante décadas, y las tensiones entre los dos países han repercutido claramente en los esfuerzos de Washington por reforzar su dominio en la región. Por ello, una relación sostenible y saludable entre América Latina y EEUU dependerá en gran medida de las relaciones entre Cuba y EEUU.

En la cumbre, Obama prometió negociar con el gobierno cubano sobre una "amplia gama de asuntos", y declaró: "No me interesa hablar por hablar. Pero creo que podemos avanzar las relaciones EEUU-Cuba en una nueva dirección."

El presidente, antes de su partida hacia la cumbre, también anunció que levantaría ciertas restricciones sobre viajes y envío de remesas a Cuba, y que daría luz verde a las empresas estadounidenses para explorar el mercado de las telecomunicaciones y de los servicios de radio y televisión por satélite en el país caribeño.

Los recientes gestos de buena voluntad de Obama hacia Cuba se han considerado como un importante cambio en la política estadounidense respecto a la línea dura de la administración Bush, así como un primer paso hacia el amplio desarrollo de una asociación cooperativa con América Latina.

Pero eso no significa que Washington se haya comprometido con Cuba en lo que respecta a los temas claves. Por el contrario, algunos analistas piensan que este compromiso constituye una medida más efectiva para cambiar Cuba, aunque para ello se necesitaría mucho tiempo.

Carlos Pascual, experto en Política Exterior del influyente instituto de investigación y análisis Brookings Institution, con sede en Washington D.C., ha señalado que la política estadounidense respecto a Cuba debe centrarse en impulsar la aspiración por la democracia del pueblo cubano y en fortalecer la credibilidad de EEUU en todo el continente.

Sugirió que la administración Obama "adopte una política de compromiso crítico y constructivo, introducida gradualmente de forma unilateral" y añadió que la meta de esa política ha de ser "apoyar la aparición de un estado cubano donde el pueblo cubano determine el futuro político y económico de su país a través de medios democráticos".

LIDERAZGO FINALMENTE

Antes de su partida hacia la cumbre de las Américas, Obama escribió un artículo titulado "Una Cumbre para el Cambio", que fue publicado el jueves por algunos diarios en Trinidad y Tobago.

"Esta cumbre ofrece la oportunidad de un nuevo comienzo", afirmó Obama en dicho artículo, añadiendo que "impulsar la prosperidad, la seguridad y la libertad para el pueblo de las Américas depende de las alianzas del siglo XXI, liberados de las posturas del pasado".

"Cambio", la palabra que ha simbolizado a Obama durante su campaña presidencial, ha sido empleada con frecuencia por el mandatario estadounidense en sus discursos. Y, ¿qué ha cambiado Obama en los últimos cuatro meses?

En política exterior, al menos, se han visto ciertos cambios en la actitud de Washington.

Si se recuerdan todas las visitas a ultramar de Obama y otros altos cargos estadounidenses durante los últimos meses, "entablar compromisos", "escuchar" y "consultar" han sido el denominador común. Su modesta actitud contrasta mucho con la de la administración anterior.

Una actitud más suave supone fortalecer el liderazgo de EEUU a través del denominado "poder inteligente", una directriz para la política exterior de EEUU.

Según la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, la política exterior del país "debe estar basada en un matrimonio de principios y pragmatismo, no en una ideología rígida; en la realidad y la evidencia, no en la emoción o el prejuicio".

"En primer lugar, debemos mantener la seguridad de nuestro pueblo, nuestra nación y nuestros aliados; en segundo lugar, debemos promover el crecimiento económico y compartir la prosperidad en casa y en el exterior; finalmente, debemos fortalecer la posición de EEUU como líder global", anotó la máxima diplomática.

La actitud puede cambiarse, pero los intereses nacionales permanecen.

Para la administración Obama y las siguientes, el interés nacional de EEUU en América Latina es mantener su dominio en la región, como lo resume la Doctrina Monroe: "América para los americanos".

La Doctrina Monroe, considerada como la piedra angular de la política estadounidense hacia América Latina desde la década de 1820, ha transformado EEUU de una potencia regional a una superpotencia mundial, mientras América Latina se ha convertido en el patio trasero de EEUU y campo base para mantener su dominio en el mundo.

Se considera que Latinoamérica es el mayor proveedor extranjero de petróleo a EEUU y un fuerte socio para el desarrollo de combustibles alternativos. También es el socio comercial de EEUU con mayor crecimiento y su mayor fuente de inmigrantes. Las relaciones con América Latina son una parte básica e importante de la gran estrategia de EEUU.(Xinhua)
20/04/2009

Noticias relacionadas
·Célula terrorista entrenaba a grupos armados en Bolivia
·Obama ve "potenciales señales positivas" en relaciones con Cuba y Venezuela
·El presidente boliviano dice que EEUU conspira contra su Gobierno
·Obama: las relaciones con Cuba están en inicio de proceso de cambio esencial
·La confianza y la nueva era de prosperidad en las Américas
 Más  
Noticias de PCCh