Actualizado a las 2009:08:11.10:21

Acapara atención Ecuador por investidura y cumbre Unasur

La capital de Ecuador acaparó el día 10 la atención regional al acoger la III cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), los festejos por el bicentenario de la independencia ecuatoriana y la investidura de su presidente Rafael Correa.

El presidente ecuatoriano, quien juró este lunes para un nuevo mandato de cuatro años durante una ceremonia en la sede del Legislativo, inició sus actividades con la colocación de una ofrenda floral al pie del monumento a los héroes de la revolución del 10 de agosto.

Al finalizar, Correa caminó hasta el convento de San Agustín, en el centro de Quito, para recibir de su colega chilena Michelle Bachelet, la presidencia pro témpore de la Unasur.

El mandatario de Ecuador, tras recibir el liderazgo del organismo regional, consideró que puede ser convocada una reunión especial de presidentes para analizar la instalación de bases militares estadounidenses en Colombia.

Durante la III cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió sobre "el riesgo de que la región afronte una guerra" con la instalación de bases estadounidenses en territorio colombiano.

Aunque no estuvo en la agenda, el tema fue puesto en discusión por el mandatario venezolano, quien señaló que la instalación de las bases militares en Colombia es un factor de riesgo para la democracia de la región.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, alertó sobre la creación de un clima de beligerancia en la región que puede terminar en situaciones sin precedentes, sin embargo aseguró que el problema no es militar, sino político.

La mandataria consideró que Correa debe convocar a una reunión urgente de jefes de Estado, e insistió en que es inevitable la convocatoria también al presidente de Colombia, Alvaro Uribe.

La reunión se hará en Buenos Aires, aunque la fecha está por definirse.

El acuerdo con el cual Colombia autorizaría a Estados Unidos para usar sus bases militares, será tratado este mes en una reunión de ministros sudamericanos, según un acuerdo alcanzado en la cumbre de la Unasur.

El mandatario ecuatoriano anunció que el 24 de agosto se reunirá en Quito el Consejo Sudamericano de Defensa para analizar el tema.

El presidente Correa criticó de nuevo a Colombia por el proyecto de instalar militares estadounidenses en siete bases de su territorio.

También reiteró su condena a la acción militar del 1 de marzo de 2008, cuando el ejército colombiano atacó en territorio ecuatoriano un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En el discurso de asunción para su segundo mandato, Correa dijo que los grupos ilegales colombianos, "los narcotraficantes, el paramilitarismo, no están en Ecuador, están en Colombia".

"En el ánimo de fortalecer el diálogo y el consenso en materia de defensa mediante el fomento de medidas de confianza y transparencia, convocan a una reunión urgente de los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa", señala la declaración oficial.

Bolivia planteó un rechazo explícito por parte de la Unasur a la presencia de bases militares extranjeras.

La propuesta no fue incorporada plenamente, no obstante existe consenso para discutir el acuerdo entre Bogotá y Washington en una reunión de cancilleres y ministros de Defensa el 24 de agosto.

Bolivia, Ecuador y Venezuela rechazaron el acuerdo entre Washington y Bogotá, por considerar que es un "factor de desestabilización" en Sudámerica, mientras que Argentina y Brasil expresaron sus reservas.

Colombia defiende el acuerdo como un "asunto interno" y ha descartado que su cooperación con Estados Unidos sea una amenaza para otros países.

El gobierno de Bogotá anunció la creación de consejos de infraestructura y planeamiento, de lucha contra el narcotráfico, de educación, cultura, ciencia, tecnología e innovación y el de desarrollo social sudamericano.

En presencia de una decena de jefes de Estado, autoridades locales e internacionales, el presidente ecuatoriano juró para un nuevo mandato de cuatro años, durante una ceremonia en la Asamblea Nacional.

Correa resaltó los cinco ejes que se propuso en la primera etapa de la llamada "revolución ciudadana".

En el primero de ellos, la "Revolución Constitucional", se encamino tras la aprobación de una nueva Carta Magna, a la cual Correa calificó como "un canto a la vida que hoy ampara y protege los Derechos Civiles y los Derechos Humanos de ecuatorianas y ecuatorianos".

Recordó que aquellos que en el pasado se opusieron a la convocatoria de la Asamblea Constituyente, fueron los primeros en inscribirse para participar en la misma, "cual lobos disfrazados de corderos, pero fueron vencidos por decisión mayoritaria de los patriotas".

"Al final, esa Asamblea Constituyente en que tuvimos una amplia mayoría, aprobó la nueva Constitución", dijo Correa al pedir a los ecuatorianos "no dejar que la amnesia colectiva sirva a los depredadores de siempre".

"Los mismos de siempre quisieron engañarnos al decir que era una Constitución confiscadora, que eliminaba la libertad de culto, que atentaban contra principios morales del pueblo ecuatoriano, entre muchas otras tonterías", resaltó el jefe de Estado.

"Nuestro país, nuestra gente no resisten más la oprobiosa desigualdad que hemos heredado del pasado. Por eso, toda la patria profunda ha empezado a sacudirse, a desenmascarar la discriminación, la exclusión y la violencia solapada y cotidiana contra los pobres", destacó el gobernante.

Correa declaró su voluntad inquebrantable de poner fin a la injusticia, al anunciar que se mantendrá lo alcanzado.

También planteó a los gobiernos de la región el establecimiento de "formas de control a los excesos de la prensa.

"Debemos perder el miedo y a nivel de países plantearnos formas de controlar los excesos de la prensa", dijo Correa durante la ceremonia de investidura.

"Tenemos que tomar cartas en el asunto, somos nosotros los que ganamos las elecciones, no los gerentes de esos negocios lucrativos que se llaman medios de comunicación", agregó en su discurso en la sede del Legislativo y ante la presencia de una decena de jefes de Estado.

Correa calificó a un sector de la prensa como "el mayor adversario" que debió enfrentar durante su primera etapa de gobierno.

"El mayor adversario que hemos tenido en estos 31 meses de gobierno ha sido una prensa con un claro rol político, aunque sin ninguna legitimidad democrática", advirtió.

Correa asumió el poder en 2007 para un mandato que estaba programado para concluir en 2011, sin embargo la reforma constitucional permitió la anticipación de los comicios y logró ser reelegido hasta 2013. (Xinhua)
11/08/2009

Noticias relacionadas
·Unasur y sus expectativas de integración
·Acusa Chávez a Colombia de estar en contra de unidad regional
·Advierte Fidel Castro sobre eventual guerra colombiano-venezolana
·Unasur realizará cumbre en B. Aires para analizar bases en Colombia
·CUMBRE UNASUR: Suramérica rechaza elecciones en Honduras bajo régimen de facto
 Más  
Noticias de PCCh