Actualizado a las 2010:01:25.09:17

Afectan desastres naturales miles de familias en Bolivia

Las riadas, deslizamientos, inundaciones y granizada dejaron hasta este fin de semana 15.800 familias afectadas en Bolivia, según el último reporte del gobierno boliviano.

El panorama es desolador en varias regiones bolivianas donde el agua ganó terreno, ante la desesperación e impotencia de las personas que observan cómo la lluvia no para en el trópico de Cochabamba.

Los turbiones no han vuelto otra vez a los caudalosos ríos, sin embargo la gente teme que en cualquier momento se produzcan nuevos desastres por las lluvias constantes.

El departamento más afectado es Cochabamba, seguido por Santa Cruz, razón por la cual la Defensa Civil coordina trabajos humanitarios con las prefecturas (gobernaciones) y municipios de las regiones afectadas por los fenómenos naturales, afirmó el viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco.

En diciembre del pasado año y la segunda semana del mes de enero de 2010, el número de municipios afectados por el desborde de ríos se incrementó a ocho departamentos del país, con excepción de Pando.

Cultivos, viviendas, escuelas, barrios y comunidades se encuentran anegados por las persistentes lluvias en varias regiones del país.

En contraste, las localidades altiplánicas de Palca y Desaguadero sufren una fuerte sequía.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) anunció que las lluvias se incrementarán en las regiones orientales del país tales como Beni, Tarija, Santa Cruz y en la región andina de La Paz, debido al fenómeno climático de El Niño.

El director Nacional de Emergencias, Rafael Uría, dijo que 50 localidades de Chaparé, en Cochabamba, han sido afectadas por las precipitaciones pluviales, entre ellas, Madre Esperanza, Chimoré, Primero de Agosto, 14 de Enero, Central Estaño, Puerto Aurora, Puerto Villarroel, Central Ayopaya y Nueva Esperanza.

Las autoridades y los pobladores de comunidades del municipio de San Julián (provincia Ñuflo de Chávez) están preocupados por el nivel que alcanzaron las aguas del Río Grande en los dos últimos días, a raíz de las lluvias en la cuenca baja, en el sur del país.

Otro de los municipios afectados por las lluvias es el de Ascensión de Guarayos, donde la actividad maderera, que es la principal generadora de empleos en la región, está prácticamente paralizada debido a las persistentes y torrenciales precipitaciones que han dejado intransitables los caminos vecinales, sobre todo las vías de acceso a los bosques explotados.

Fuentes del ministerio de Agricultura señalaron que las lluvias causaron daños en 5.106 hectáreas de cultivos, lo cual representa 0,55 por ciento de las áreas cultivadas en el país.

Sobre las víctimas mortales, Uría dijo este domingo que de momento sólo se pueden confirmar las muertes de tres mujeres, dos adultas y una niña ocurridas en la región de Potosí el pasado 26 de diciembre por una riada.

CIUDADES AFECTADAS

Según los reportes de Defensa Civil, el gobierno y los municipios, el panorama es cada vez más complejo y se espera la declaratoria de emergencia en algunas regiones.

En la ciudad de La Paz, la alcaldía informó que la lluvia en los barrios de Achumani, Irpavi, Calacoto, Villa Fátima y San Antonio provocó el derrumbe de paredes y el desborde de ríos, en especial en la zona sur de la sede de gobierno.

La pausa de las lluvias en los últimos días ha permitido sin embargo encarar labores de auxilio, limpieza y refacciones de caminos, calles y ríos.

Los trabajos de prevención en las márgenes de los ríos Grande y Piraí, en la ciudad de Santa Cruz, representaron una inversión de 120 millones de bolivianos (17 millones de dólares).

Según la responsable del Comité de Emergencia de la Prefectura, Paola Weber, hasta el momento se han evitado desbordes e inundaciones, a pesar de las fuertes lluvias del fin de semana.

Las inundaciones en Santa Cruz han destrozado parte de una carretera y un puente que conecta a esa región con la de Cochabamba, lo cual ha provocado la suspensión de los viajes entre ambas ciudades.

En Tarija la Unidad de Riesgo de ese departamento reportó problemas por exceso de agua en las zonas urbanas de Villa Montes y Bermejo, mientras que en las zonas rurales del Chaco tarijeño y chuquisaqueño la falta de precipitaciones afecta al ganado y a la agricultura.

El panorama en los departamentos de Pando y de Beni es preocupante por la crecida de los ríos que amenazan con inundar las ciudades, tal como ha ocurrido en anteriores años.(Xinhua)
25/01/2010

Noticias relacionadas
·Sangriento clima domina el sector de la construcción en Perú
·Instan a recomponer el diálogo ambiental entre Uruguay y Argentina
·Analizan derrota de coalición gobernante en Chile
·Emir de Qatar visitará Costa Rica
·Uribe participará en Panamá en Consejo Empresarial de América Latina (CEAL)
 Más  
Noticias de PCCh