Actualizado a las 2010:03:03.09:42

Alan García llega a Chile y llama a la confraternidad

"Traemos un mensaje de fraternidad, de solidaridad y al mismo tiempo traemos un mensaje de apoyo para que el pueblo chileno sepa que en una circunstancia como ésta estamos al servicio y al apoyo de lo que se necesite aquí", afirmó el presidente de Perú, Alán García, al llegar el día 2 a Santiago.

García debió esperar la llegada en helicóptero de la presidenta Michelle Bachelet, quien había viajado a la ciudad de Curicó, a unos 200 kilómetros al sur de la capital, que resultó seriamente dañada por el terremoto de 8,8 grados del sábado, dejando hasta ahora 796 muertos y dos millones de damnificados.

El mandatario, quien fue recibido por el canciller Mariano Fernández, ha tenido roces con el gobierno de Bachelet por una demanda marítima peruana y un caso de espionaje contra Perú a favor de Chile, lo cual ha mantenido las tensiones políticas entre ambos países.

García viajó acompañado por los ministros de Relaciones Exteriores y de Salud, José Antonio García Belaunde y Oscar Ugarte, respectivamente, y 21 médicos que trabajarán en un hospital de campaña donado por Perú en la ciudad de Concepción, una de las más afectadas por el sismo.

Al hablar con la prensa, el presidente dijo que si es necesario, el ministro de Salud se quedará para supervisar el comienzo de las operaciones del hospital, el reparto de medicinas y lo que sea necesario en Chile.

Además, confirmó que en las próximas horas otros dos aviones llegarán con carpas, toldos, plantas purificadoras de agua, aunque señaló que éste es sólo el comienzo de la cooperación peruana.

"Estamos a las órdenes del pueblo chileno para establecer un puente aéreo para lo que se requiera. Veremos la forma de transportar enlatados y otros alimentos por tierra desde Arequipa y Tacna", comentó.

"Compartimos el dolor que siente el pueblo chileno. Necesitamos fortalecer nuestra fraternidad y cercanía y, en estos momentos, labrar la verdadera unión de nuestros pueblos", concluyó.

Durante casi una hora estuvieron reunidos ambos mandatarios, y Bachelet señaló que la visita era "una muestra clara de solidaridad de Alan García y su pueblo, ante la catástrofe que se ha desatado en nuestro país. Una muestra de buena vecindad y solidaridad que honra al presidente y a su pueblo".

Perú ha expresado su esperanza de que con el gobierno del presidente electo, Sebastián Piñera, se normalicen las relaciones bilaterales y se fortalezcan el comercio y la cooperación económica.

Al referirse a los peruanos damnificados en Chile por el terremoto, García destacó la labor de la misión diplomática para asistir a los compatriotas que "generosamente Chile ha aceptado en su territorio y ha legalizado a través de una decisión generosa". El mandatario peruano regresará esta noche a Lima.

En la actualidad, hay 30.000 mil ciudadanos del vecino país que han sido incorporados a la población chilena legalmente.

"Muchos viven en los lugares más golpeados por el sismo en Santiago. Se ha empadronado hasta el momento 1.007 damnificados graves y veremos la forma cómo ayudarlos a alquilar un cuartito en caso de haber perdido sus hogares", agregó.

Anunció que en los próximos días se pondrá a disposición de los damnificados aviones para los que quieran volver con sus familias en Perú, añadiendo que en los aviones que acababan de llegar se habían trasladado a chilenos que andaban varados en Lima, y que en el vuelo de regreso traería a ciudadanos peruanos.

García dijo que los peruanos comparten el dolor de los chilenos por el ensañamiento de la naturaleza con este país.

Horas antes, la mandataria se reunió con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, quien anunció una importante ayuda para Chile para que pueda sortear los efectos del terremoto.

La reuniones de Bachelet con los mandatarios extranjeros se realizan en dependencias de la base aérea contigua a la terminal aérea, cuyas instalaciones sufrieron severos daños por el sismo, aunque sus dos pistas se encuentran operativas.

Mientras tanto, el gobierno de Chile redobló el martes sus esfuerzos para llevar ayuda humanitaria a millones de personas que quedaron en la calle por el poderoso terremoto y los tsunamis, y extendió el toque de queda en la segunda mayor ciudad del país ante una ola de saqueos.

Ayuda para la zona costera partió en barcos de la Armada desde el puerto de Valparaíso, que fueron entregándola a los damnificados de las localidades pesqueras.

El toque de queda se ha establecido por las autoridades militares en las ciudades de Concepción y Talca, las más afectadas, y en las localidades más importantes para evitar el saqueo de los centros comerciales.(Xinhua)
03/03/2010

Noticias relacionadas
·Artesano chino dona más de 46.000 dólares para tareas de auxilio tras sismo en Chile
·Resalta Fidel Castro prestigio internacional de Lula
·Amenaza Bachelet a saqueadores de zonas afectadas terremoto en Chile
·Hillary Clinton elogia coraje de Chile ante terremoto
·Indonesia dona un millón de dólares a víctimas del terremoto de Chile
 Más  
Noticias de PCCh