PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCultura-EntreSociedad-SaludVídeo

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:03:28.11:32

Estudiantes venezolanos construyen vehículo para participar en Fórmula SAE

Un grupo de estudiantes universitarios venezolanos afinan en estos días los detalles del prototipo de vehículo de carreras con el que competirán en un evento de Fórmula SAE, a realizarse en Michigan, Estados Unidos, en el mes de mayo.

El equipo de constructores está integrado por estudiantes de la Universidad Simón Bolívar (USB), ubicada en el extremo sureste de Caracas, quienes desde el año 2000 han diseñado, construido y puesto a prueba 10 modelos de vehículos de autocross.

La Fórmula SAE fue creada por la Sociedad de Ingenieros Automotrices de Estados Unidos y cada año participan en el evento unas 150 universidades del mundo, que se disputan premios en distintas categorías de diseño y construcción, además de cuatro pruebas en pista: skidpad, acceleration, endurance y autocross.

El taller de los jóvenes estudiantes está ubicado en un espacio cedido por la universidad, en medio de un conjunto de galpones que conforman los laboratorios de la facultad de ingeniería, y su dinámica es acelerada.

Unos 10 integrantes del equipo trabajaban en torno al modelo 2011, dispuesto sobre una plataforma elevada para facilitar las labores mecánicas y los ajustes finales.

Alrededor, hay piezas y materiales de construcción por todos lados, un computador donde están permanentemente accesibles los planos del monoplaza y algunos de los modelos anteriores construidos por el equipo, como el prototipo pionero, fabricado en 2002, y también el auto del año pasado, que cedió algunas de sus partes a su sucesor.

El jefe de la división de chasis del equipo, Adrián Cabello, explicó a Xinhua que el diseño y construcción de un vehículo es un proceso que consiste en buscar soluciones creativas a problemas concretos, para lograr que el carro sea aerodinámico, resistente y confiable.

"Lo que buscamos es que nada interfiera con las demás divisiones. Por ejemplo, es importante cuando tú diseñas el carro que los balancines de la suspensión no choquen con el chasis o que parte de las piezas del motor no choquen con la suspensión", señaló Cabello.

El modelo 2011 presenta una serie de innovaciones, entre las que destacan un nuevo diseño del chasis y la transmisión del vehículo, la optimización de otros componentes, como discos de frenos y balancines, y la inclusión por segundo año de una estructura que permite el "efecto suelo", que consiste en lograr en el automóvil un mejor "agarre" al piso a altas velocidades.

"El proceso de construcción dura alrededor de un año, desde que se termina la competencia de un año hasta las proyecciones de la siguiente.

"Empieza en verano (julio-agosto) con el diseño del prototipo nuevo y luego en septiembre, se inicia la construcción y se termina alrededor de marzo o abril", indicó Miguel Borges, miembro de la división de suspensión.

Otro de los logros de este año ha sido obtener el vehículo más liviano de la historia de la agrupación, con un peso de tan sólo 430 libras, y que se ha ido reduciendo desde las 742 que pesaba el modelo de 2002, al que el equipo apodó por esta razón el "tanque de guerra".

Con estas modificaciones, los chicos confían en traerse a casa este año alguno de los títulos que reparte la competencia internacional de Fórmula SAE, que se realizará del 11 al 14 de mayo próximo.

El equipo de la USB ha tenido varias participaciones destacadas en la competencia. El prototipo de 2005 llegó a las semifinales de diseño y el de 2006 se ubicó entre los 25 mejores de toda la competencia.

"Este año esperamos combinar esas dos cosas: estar entre los primeros 10 carros de la competencia y entrar en semifinales de diseño, si Dios quiere", expresó Adrián Cabello.

CRECIMIENTO PROFESIONAL

El grupo de Fórmula SAE de la USB está integrado actualmente por 35 estudiantes, la mayoría de ingeniería, pero también de otras carreras que comparten la afición por los autos de carrera, y aunque predominan los chicos, también hay unas algunas chicas.

El equipo es una mezcla variopinta, en la que cada año se integran estudiantes nuevos y van creciendo dentro del equipo, a medida que otros lo abandonan cuando alcanzan el momento de su graduación.

Los estudiantes han creado una organización precisa, que se conforma por un presidente, un vicepresidente, un director técnico, un secretario, un tesorero y directores de las seis divisiones técnicas: Motor, Suspensión,Transmisión, Frenos, Chasis y Electrónica, así como de las divisiones administrativas: Gerencia y Relaciones Públicas.

Los integrantes del equipo explican que la construcción del modelo, cada año, es una meta en sí misma, pero también es un proceso demandante que los ayuda en su crecimiento profesional.

"El objetivo de cada estudiante es construir un carro que quede mejor en la competencia, pero eso tiene como consecuencia que se generen mejores ingenieros y cada ingeniero que pasa por la agrupación se vuelva mejor profesional", explicó Miguel Borges.

Los costos actuales de fabricación superan los 100.000 dólares y para lograr llevar el diseño a la realidad, el equipo debe superar desafíos a nivel de construcción y también poner a prueba sus habilidades gerenciales y su capacidad para atraer patrocinadores.

"A nivel personal, estar en este proyecto y hacer un carro es algo que la gente dice que es demasiado imposible y en Venezuela, además de todo, es demostrar que sí se puede, que si uno tiene las ganas de hacer algo, lo puede lograr", manifestó con optimismo la directora de Relaciones Públicas del equipo, Verónica Antillano.

El esfuerzo tiene sus recompensas. Según informó Antillano, hoy en día algunos antiguos miembros del equipo trabajan en Fórmula 1, la máxima categoría del automovilismo internacional, con las escuderías Lotus y Virgin Racing, y muchos otros ocupan cargos destacados en empresas líderes a nivel mundial.

Además, hay una especie de legado al pasar por el equipo Fórmula SAE de la USB, ya que cada miembro hace una contribución para mejorar la calidad no sólo del modelo en el que trabajó, sino de todos los venideros.

"Aquí todo se anota y se documenta, porque la idea es heredarle a la próxima generación información clave para mejorar los tiempos de construcción y soluciones a problemas que ya fueron resueltos. Esa es la importancia del relevo generacional", explicó Paúl Meignen, otro de los miembros del equipo. (Xinhua)

28/03/2011

Noticias relacionadas
·Ivanchuk es esperado en La Habana para torneo ajedrecístico

·Cuba mezcla golf, habanos y turismo
·Candidato Humala salta a primer lugar encuestas en Perú
·Presidente del gobierno español se reúne con empresarios
·IIF alerta sobre efecto de incertidumbre económica pese a señales positivas de crecimiento en América Latina
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh