Última hora:  
Español>>América Latina

Carrera presidencial renueva frenesí por la política

Actualizado a las 25/04/2012 - 10:45
SANTIAGO, 24 abr (Xinhua) -- Aun cuando faltan 19 meses para la elección presidencial, en Chile se ha desatado la carrera para llegar a La Moneda entre 11 posibles candidatos tanto oficialistas como de la oposición, lo cual comienza a ejercer tensiones en la clase política del país.
Palabras clave:

SANTIAGO, 24 abr (Xinhua) -- Aun cuando faltan 19 meses para la elección presidencial, en Chile se ha desatado la carrera para llegar a La Moneda entre 11 posibles candidatos tanto oficialistas como de la oposición, lo cual comienza a ejercer tensiones en la clase política del país.

Hasta ahora, hay cinco candidaturas declaradas: Marco Enríquez-Ominami, líder del Partido Progresista; el académico Alfredo Jocelyn-Holt; la senadora Ximena Rincón; el alcalde del municipio capitalino de Peñalolén, Claudio Orrego y el ex ministro de Hacienda, Andrés Velasco.

También declararon su intención de buscar la presidencia los senadores José Antonio Gómez y Ricardo Lagos Weber.

Además, están otras cuatro potenciales candidaturas: la de la ex presidenta Michelle Bachelet y los ministros de Defensa, Andrés Allamand; de Obras Públicas, Laurence Golborne, y de Economía, Pablo Longueira.

De estos 11 probables presidenciables, ocho representan al mundo de la centroizquierda y tres a la derecha (los ministros).

Para los analistas, esta fiebre de candidaturas obedece a la regulación del ciclo político chileno, porque desde el 2006 el período presidencial pasó de seis a cuatro años sin reelección y sin primarias obligatorias para definir candidaturas.

Estas nuevas medidas provocan que los actores políticos piensen anticipadamente en los comicios.

Además, si el presidente en ejercicio tiene una popularidad baja, como ocurre con el actual mandatario Sebastián Piñera, de derecha, se estimula más la carrera para llegar a la Residencia Oficial de La Moneda.

Esta semana, el gobierno ha intentado neutralizar las aspiraciones de los tres ministros y los ha llamado "a ejercer su cargo hasta el último día", con el propósito de no intervenir en la elección que se producirá en noviembre del 2013 ni que se produza la paralización de la administración.

Entre los ministros, quien rompió el fuego fue Allamand (ex senador), quien pertenece al oficialista Renovación Nacional y que esta semana afirmó que "me siento capaz de ganar una primaria y me siento capaz de ganar una elección presidencial".

Sin embargo, sus rivales políticos dentro de la derechista Alianza por Chile no tardaron en responder.

Longueira, un líder histórico de la Unión Demócrata Independiente (UDI), dijo que "he sido cinco veces candidato y no he perdido nunca una elección (antes fue diputado y senador). Así que si llego a tomar esa decisión, tengan claro que lo voy a hacer con la confianza de que gano también".

Golborne, por su parte, señaló que adelantar la carrera presidencial demuestra "falta de oficio político" y, por eso dijo que lo que corresponde es "que estas materias deben resolverse en los momentos adecuados y por las personas adecuadas, que en este momento son los partidos políticos. Esa es una discusión que ellos deben tener".

El vocero del gobierno Andrés Chadwick informó que el presidente Piñera le ha pedido a todos sus ministros y, en especial, a aquellos "que tienen esa voluntad o disposición de presentar sus candidaturas presidenciales futuras" que se abstengan de promover sus aspiraciones y se concentren en sus labores.

La preocupación oficial, motivada por el impulso que ha tomado la carrera presidencial, podría llevar a anticipar la salida del gabinete de los postulantes, aunque nunca antes de las elecciones municipales de octubre de este año.

El método de elecciones primarias internas es el mecanismo más favorecido hasta ahora por la oficialista Alianza por Chile y la opositora Concertación para definir a sus candidatos.

Incluso, aunque la ex presidenta Bachelet mantiene una alta adhesión en torno al 75 por ciento en las encuestas, se ha planteado que debe ser ratificada en una elección dentro del conglomerado de centroizquierda. Según el ministro Longueira, en la derecha "tenemos muchas figuras buenas y eso muestra vigor. No nos pasa lo que le ocurre a la Concertación. Ellos perciben que no tienen ninguna alternativa para volver a ganar si no recurren a Michelle Bachelet y eso demuestra a un sector político destruido".

"Cuando se depende de una figura y no hay otra opción, eso indica que están muy mal", agregó Longueira.

En su opinión, la propia Concertación, "ya se esté dando por muerta o superada, después que lideró el país por 20 años, indicando que el multipartidismo es lo que ha destruido las democracias latinoamericanas".

"La figura aplastante de la ex presidenta Bachelet y el que no despeje si es candidata o no, impide que haya una renovación en el liderazgo de la Concertación porque lo único que los une ahora es la obstrucción", agregó el ministro Longueira.

Es evidente que Bachelet, quien actualmente es subsecretaria de Naciones y Jefa de ONU Mujer y no ha decidido todavía si se postulará, es la candidata a derrotar para la derecha.

La lucha por la presidencia estará presente en los comicios locales para elegir alcaldes y concejales en octubre próximo, que siempre han representado una medición importante entre las fuerzas políticas de cara a los comicios prersidenciales.

Esto se vuelve ahora más evidente porque en esa elección comienza a funcionar la incripción automática en el registro electoral y el voto voluntario, lo que potencialmente incorporaría a más de 4 millones de electores.

En los últimos tres años, la Concertación ha visto mermar sus filas con la separación de varias figuras, que han formado partidos independientes, y también se mantienen muchas diferencias entre sus cuatro partidos; Socialista, Democratacristiano, Por la Democracia y Radical, lo cual le restaría posibilidades para el 2013.

Además, actualmente, según las encuestas, las agrupaciones políticas tienen una baja adhesión popular en torno al 20 por ciento, lo cual indica un claro deterioro de la activividad política en el país.

Por ello, los candidatos presidenciales tendrán que atraer los electores con nuevas propuestas en un Chile que en el último año se ha caracterizado por las protestas ciudadanas, en demanda por mejores condiciones de salud y educación, la reducción del costo de la vida y contra la gran desigualdad social que marca a este país.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista con el Embajador de España en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás