Última hora:  
Español>>América Latina

ESPECIAL: La aviación particular, un sector que crece en Brasil

Actualizado a las 01/06/2012 - 17:04
RIO DE JANEIRO, 31 may (Xinhua) -- Desde hace cuatro años, el sector de las avionetas privadas está viviendo un auténtico boom en Brasil, que ha visto como el número de aeronaves particulares crecía un 32 por ciento en el citado período de tiempo, pasando de las 6.472 avionetas registradas en 2007 a las 8.542 en 2011, según datos de la Agencia Nacional de la Aviación Civil (Anac).

Palabras clave:

Por Pau Ramírez

RIO DE JANEIRO, 31 may (Xinhua) -- Desde hace cuatro años, el sector de las avionetas privadas está viviendo un auténtico boom en Brasil, que ha visto como el número de aeronaves particulares crecía un 32 por ciento en el citado período de tiempo, pasando de las 6.472 avionetas registradas en 2007 a las 8.542 en 2011, según datos de la Agencia Nacional de la Aviación Civil (Anac).

En los últimos dos años, el crecimiento anual de este mercado llegó a superar el 9 por ciento, por lo que tener un avión propio está dejando de ser una cosa solamente para ricos.

Los profesionales liberales son los que más han hecho aumentar el número. Es el ejemplo del médico Carlos Assis, de 64 años, y que en enero importó de Estados Unidos una avioneta Cessna 182 Skylane para poder desplazarse por el interior del estado de Río de Janeiro, donde tiene sus consultorios.

La aeronave le costó unos 140.000 dólares, incluyendo traslado y nacionalización, explicó. "Me gusta volar. Al principio era sólo un hobby, pero fui viendo la necesidad, debido al tiempo que tardaba en hacer los desplazamientos. Un desplazamiento que antes tardaba 6 horas en hacer por carretera, lo hago ahora en apenas una hora", dijo a Xinhua.

"El mercado brasileño creció y maduró, viendo que el avión privado no es solamente para ostentar, es una necesidad, una herramienta de trabajo", comentó Flipe Figueiredo, director de ventas de Líder Aviacao.

Por su parte, Leonardo Wen, representante de Cessna en el país, afirmó que "se nota una demanda creciente por parte de abogados, médicos o consultores. Son un tipo de profesional que alcanzó un nivel en el que sus servicios están dispersos y necesitan un transporte rápido".

A pesar de ya no ser exclusivamente de los millonarios, tener un avión particular está todavía miy lejos del alcance de la mayoría de la población.

Actualmente, se puede comprar en el mercado brasileño un monomotor seminuevo por cerca de 500.000 reales (250.000 dólares), mientras que los modelos de la década de 1980 salen por unos 200.000 reales (100.000 dólares).

El precio de los jets, los preferidos por cantantes o empresarios debido a su comodidad, y que llegan a tener una autonomía de 19 horas de vuelo, van de los 3,6 millones a los 30 millones de dólares.

A final de 2010, según la Asociación brasileña de Aviación, había 540 jets ejecutivos en el país, que suponían en 4 por ciento de la flota nacional de aviones. En 2011, el número pasó a los 630.

A los costes de la compra, hay que añadirle el mantenimiento: un jet puede tener costes de hasta 15 mil dólares mensuales entre piloto, gasolina o garaje.

Ante ello, se ha detectado recientemente una nueva modalidad: el uso compartido. Es el caso de Sidney da Gama, que divide los gastos de mantenimiento con su socio.

"Nunca tuvimos problemas en compartir un avión. Mi socio me pregunta si volaré tal día, y si no lo hago, él vuela, y al revés. Raramente hay un conflicto de fechas, y ello hace que baje el coste", comentó.

El auge de la economía brasileña se ve también en el sector de la aviación particular, algo que el Gobierno ya ha detectado. Con casi 2.500 aeropuertos en su territorio, Brasil es el segundo país del mundo con más pistas de aterrizaje, tras Estados Undos.

Aún así, el Gobierno ha lanzado un plan hasta 2014 para aumentar el número de aeropuertos regionales de los 150 a los 230.

Por contra, el aumento del número de aeronaves en el cielo ha provocado un aumento considerable de accidentes. En 2011, crecieron un 41 por ciento respecto a 2010, con 156 accidentes que dejaron 90 muertos.

PTVMás

Entrevista con Mercedes De Armas García, directora de información de la cancillería de Cuba

EnfoqueMás

ColumnistasMás