Última hora:  
Español>>América Latina

Camino Inca revive la integración de Sudamérica

Actualizado a las 14/06/2012 - 10:01
LIMA, 13 jun (Xinhua) -- El legendario Camino del Imperio Inca, que recorría una extensión de 60.000 kilómetros y atravesaba seis países suramericanos, volverá a integrar después de más de medio milenio a los pueblos de Sudamérica gracias a la expedición "Ruta Inka".
Palabras clave:

Por Juan Limachi

LIMA, 13 jun (Xinhua) -- El legendario Camino del Imperio Inca, que recorría una extensión de 60.000 kilómetros y atravesaba seis países suramericanos, volverá a integrar después de más de medio milenio a los pueblos de Sudamérica gracias a la expedición "Ruta Inka".

Conocido entre los pobladores de la Cordillera de Los Andes como "Capac Ñan" en idioma quechua (Camino principal, en español), la ruta recorre parte de Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia y Argentina, territorios que formaban parte del extenso imperio.

Los preparativos para el rescate del mayor camino empedrado que se construyó durante la etapa previa al siglo XV en el continente americano ya están en marcha y promete ser un acontecimiento histórico en los países herederos de este legado de ingeniería civil.

El presidente de la Asociación "Ruta Inka", Rubén La Torre, anunció que el relanzamiento de esta expedición se hará público en julio próximo en la ciudad de Cusco, Perú, capital imperial de los incas, y el centro neurálgico desde donde partían las cuatro vías principales de esta red continental.

Según el promotor de esta iniciativa, el proyecto comprende la caminata de la antigua ruta por jóvenes de diferentes partes del mundo recorriendo los caminos que atraviesan colosales cordilleras, abismos profundos, nevados, senderos paradisíacos, valles y zonas tropicales.

"Permitirá conocer la sabiduría que hubo en el Tahuantinsuyo", explicó al referirse a la organización eficiente que existía en el Estado incaico, organizado en cuatro regiones, conocidas cada una de estas como "suyos".

Los expedicionarios de "Ruta Inka" recorrerán esta ruta milenaria cubierta de piedra como lo hacían hace más de 500 años los "chasquis", correos incas que transportaban mercancías y mensajes, atravesando las altas cordilleras andinas.

Se espera que unos 300 jóvenes participen en esta aventura, organizados en grupos de 150 que recorrerán en dos fases la ruta: el primero se desplazará por Argentina, Chile y Bolivia, y el segundo cubrirá Perú y Brasil.

La Torre destacó la importancia de este recorrido porque tendrá un significado simbólico de recuperación del legado cultural de una civilización que no murió y sobrevivió hasta este siglo pese a las adversidades que enfrentaron en diferentes etapas de la era republicana.

El organizador de esta iniciativa sostuvo que la expedición llevará a cabo un encuentro de coordinación en la Ciudad de Cusco del 17 de julio al 5 de agosto próximos con la finalidad de comprometer a las autoridades locales, regionales y nacionales de los países participantes.

La Torre explicó que la expedición prevé el inicio de esta aventura el 21 de junio de 2013 en Argentina, la parte más austral del Camino Inca, donde culmina después de un extenso recorrido.

De acuerdo a los organizadores, la ruta expedicionaria continuará por Chile y Bolivia, en la nación altiplánica los jóvenes se reunirán con el presidente Evo Morales,después seguirán por Perú, donde se espera que los reciba el presidente Ollanta Humala, y finalizará en la ciudad de Manaos, Brasil, el 30 de agosto del 2013.

Entre los objetivos de "Ruta Inka" busca exaltar la figura de los emperadores Pachacútec y Tupac Yupanqui, dos de los soberanos incas más sobresalientes que lograron la expansión y mejor administración de este reino.

Tupac Yupanqui es considerado uno de los emperadores constructores, murió en 1493, y fue sucedido por su hijo Tupac Yupanqui, quien consolidó la obra de construir la mayor red vial de su tiempo.

La iniciativa "Ruta Inka", que tiene su origen en 2000, nació con la finalidad de recuperar la memoria y el legado de la civilización inca y fomentar los vínculos milenarios que existen entre las naciones de América.

Esta aventura resaltará la figura de Pachacutec por su visión de estadista y soñador, porque antes de asumir el gobierno, aún siendo muy joven, había diseñado planos de puentes y caminos con la finalidad de unir pueblos.

Gracias a este emperador, las redes viales del extenso reino se fueron tejiendo hasta convertirse en una "telaraña" vial que cubría gran parte de Sudamérica como parte de su plan de desarrollo comercial y control político.

La obra iniciada por Pachacutec, después de su muerte, fue seguida por los emperadores que le sucedieron por siglos hasta integrar el territorio inca, venciendo grandes obstáculos sobre las cadenas de montañas y nevados de la Cordillera de los Andes.

Esta "super carretera", que unía las pampas argentinas (Atlántico) y las costas peruanas (Pacífico) salía de la ciudad del Cusco y se dirigía hacia cuatro direcciones: al Collasuyo (sureste), Contisuyo (suroeste), Antisuyo (Oriente) y al Chinchaysuyo (norte).

Lo que ahora sorprende a los ingenieros y arquitectos es que los incas hicieron esta obra vial sin que conocieran la rueda ni maquinaria industrial de ningún tipo,quedando en