Actualizado a las 2008:05:04.13:55

Verdad de la reducción de armas nucleares por EEUU, que sigue pudiendo arrasar la Tierra en 15 minutos

Foto: Bomba nuclear WE177 hecha en EEUU que se lanza desde aguas profundas

Hasta fines de 2007, Estados Unidos había reducido en casi 50% el número total de bombas nucleares de su arsenal nuclear, en otras palabras, de las más de 10.000 a 5.400; hasta 2012, reducirá ulteriormente el número hasta 4.500. Esta es la más reciente tendencia de la fuerza nuclear norteamericana resumida en el “Informe sobre la Fuerza Nuclear de Estados Unidos en 2008” publicado en la edición de marzo-abril de la revista nuclear autorizada de los Estados Unidos “Boletín de los Científicos de Energía Atómica”.

Una reducción de más de 10.000 bombas nucleares a 5.400 parece ser bastante considerable. La Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos expresó al respecto que esto “ha transmitido una clara señal, es decir, el gobierno norteamericano siempre se ha dedicado a reducir el número de bombas nucleares de su arsenal nuclear”.

Pero, detrás de estas cifras maravillosas, ¿qué realidad que no permite nada de optimismo está escondida? Dejemos ver cuáles fueron las ojivas reducidas y cuáles las conservadas. La abrumadora mayoría de las más de 5.000 ojivas nucleares retiradas del arsenal nuclear sólo fueron privadas de su categoría de disposición de combate, es decir, pasaron del estado de lanzamiento en cualquier momento al estado de almacenamiento. No bien se las necesite, podrán convertirse en armas nucleares en corto tiempo. De hecho, Estados Unidos destruyó en 2007 sólo 250 armas nucleares.

De este modo, esto no fue más que un juego de cifras que no afecta en nada la fuerza nuclear norteamericana y que no sirve sino para engañar a la gente. Estas cifras no han cambiado en nada el hecho de que Estados Unidos sigue poseyendo el más poderoso arsenal nuclear del mundo y “la fuerza nuclear que podrá arrasar la Tierra en 15 minutos” ni han podido encubrir la ambición nuclear norteamericana de practicar la hegemonía mundial.

Al mismo tiempo de retirar ojivas nucleares de su arsenal nuclear, Estados Unidos tomó ciertas medidas que preocupan a la gente, incluyendo la reanudación de la producción de armas nucleares en pequeña escala, el aceleramiento del despliegue del sistema antimisil y la elevación de la fuerza disuasiva de las actuales armas nucleares. Después de una suspensión de 15 años, Estados Unidos reanudó en 2007 la producción de armas nucleares en pequeña escala. Estados Unidos planea terminar de construir preliminarmente un sistema antimisil global con territorio norteamericano como centro y con Asia Oriental y Europa como dos flancos. Hasta la fecha, ya ha instalado en territorio norteamericano 20 artefactos de intercepción de misiles; además, ha llegado a acuerdos con Polonia y Checo para la instalación de artefactos de lanzamiento de misiles estratégicos y de un sistema de radar antimisil en territorio de esos dos países. Estados Unidos ha venido elevando las propiedades de sus actuales armas nucleares. Por ejemplo, los misiles intercontinentales “Militia III” usarán nuevas ojivas de mayor fuerza mortífera y serán comprehensivamente actualizados en ocho aspectos como cambio de motores, de combustible y de equipo de navegación, trabajo que se espera terminar en 2011. Los misiles balísticos que se lanzan desde submarinos nucleares estratégicos de clase “Ohio” desplegados en el Pacífico también serán actualizados en alcance, precisión y fuerza mortífera.

La actuación de los Estados Unidos al intentar reducir con su sistema antimisil la fuerza disuasiva de otras potencias nucleares y actualizar sus actuales armas nucleares, aumentará muy probablemente la preocupación de los países en relación tensa con EEUU como Corea del Norte, Irán y Siria y tendrá también posibilidad de conducir a que Rusia y otros países nucleares se vean obligados a seguir pasivamente el paso norteamericano, lo que conducirá a una carrera armamentista nuclear y dañará fuertemente los esfuerzos globales por la prevención de la proliferación nuclear. Al buscar su propia “seguridad absoluta”, Estados Unidos podría hacer a otros países sentir “inseguridad absoluta”, provocando así una nueva ronda de carrera de actualización de armas nucleares. Hasta la fecha Estados Unidos sigue negándose a ratificar el “Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares” y a comprometerse a “no ser el primero en usar armas nucleares”. En el “Informe de Evaluación de la Situación Nuclear” publicado en 2002, EEUU no sólo emplea sus armas nucleares como medio para una diplomacia aterrorizadora y la “anticipación a dar un golpe al adversario” y, además, baja el umbral para el uso de armas nucleares, lo que aumenta grandemente la posibilidad norteamericana de usar armas nucleares en una futura guerra.

Recurrir al juego de cifras, que no es sino engañarse a sí mismo y engañar a los demás, no podrá encubrir su ambición. Siendo un país hegemónico nuclear, Estados Unidos tendrá que cambiar de rumbo, destruir armas nucleares en gran escala, suspender el sistema antimisil y ratificar el “Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares” para poder ser favorable a la paz y seguridad mundiales. (Pueblo en Línea)

04/05/2008

Foto: Esta es foto de un avión B-52 portador de misil aire-tierra con precisión (sacada el 7 de diciembre de 2001)
Noticias relacionadas
·Occidente necesita aprender la historia de China a título complementario
·ONU advierte contra participación selectiva en misiones de paz
·Canciller francés menos optimista sobre liberación de Betancourt
·ANALISIS: ¿Qué le pasa a Sarkozy?
·Enfrentamiento en Bagdad se salda con 25 víctimas mortales
 Más  
Noticias de PCCh