Actualizado a las 2008:10:24.14:30

Asia y Europa enfrentan con las manos cogidas los desafíos

En la actualidad, la crisis financiera a nivel mundial se vuelve cada vez más violenta en tanto que los otros problemas globales como los de energía, cambio climático y seguridad de alimentos se encuentran entrelazados, de manera que la comunidad internacional enfrenta un serio desafío. En estos momentos excepcionales, los dirigentes de los 45 países miembros de la Conferencia Asia-Europa (ASEM) se reúnen en Beijing para intercambiar opiniones y coordinar posiciones sobre los más apremiantes problemas en la situación actual y mostrar la decisión de Asia y Europa de enfrentar con las manos cogidas los desafíos globales, lo que tiene un significado extraordinario.

La ASEM constituye un importante puente y lazo que vincula Asia y Europa. Desde la fundación de la ASEM en 1996, tras dos ruedas de ampliación, el número de sus miembros ascendió a 45, cuyo Producto Interno Bruto supera la mitad del total global y cuya población y volumen comercial representan el 60% del total global, de modo que tiene una importante influencia en la configuración mundial. Hace diez años, para enfrentar la crisis financiera asiática, la II ASEM decidió crear el Fondo de Fideicomiso Asia-Europa, para ayudar a países asiáticos y europeos a recuperar la estabilidad financiera y superar las secuelas sociales de la crisis. Se trata de un ejemplo de cooperación de la ASEM en el terreno financiero. Transcurridos 10 años, hoy día, la crisis financiera mundial provocada por la crisis de las hipotecas subprime estadounidense ha hecho estragos a las economías e industria financiera de diversos países de Asia y Europa, de modo que el tema que enfrenta esta cumbre de la ASEM es: ¿Cómo enfrentar con las manos cogidas esta crisis financiera global provocada por EEUU y que no se haya visto en los últimos cien años y cómo establecer un nuevo orden financiero internacional justo, razonable y seguro? El mundo espera que esta ASEM logre nuevos éxitos en la cooperación en el terreno financiero.

En comparación con antes, Europa ya tiene una voz común. En la cumbre de la Unión Europea clausurada el 16 de este mes, los dirigentes de sus 27 países miembros exhortaron a realizar una reforma audaz y resuelta del sistema financiero internacional, establecer un nuevo sistema Bretton Woods y, a través del reforzamiento de la supervisión y control del mercado financiero global, prevenir la repetición de la actual crisis financiera.

Actualmente, los diferentes países del mundo soportan grandes riesgos y pérdidas por la crisis financiera estadounidense, de manera que sus riquezas se han evaporado en decenas de billones de dólares, en tanto que Estados Unidos ha logrado la mayor protección de sus intereses. La rigurosa realidad ha hecho comprender a la gente en medio de pánico la esencia de saqueo de las riquezas de diversos países del mundo que hace EEUU apoyándose en la posición predominante del dólar; el dólar está perdiendo la confianza de la gente; el mundo necesita apremiantemente cambiar, a través de una organización financiera mundial democráticamente legalizada, la economía global en que predomina EEUU y el mecanismo de saldar cuentas sólo con dólar. En adelante, hay que usar las monedas como euro, libra esterlina, renminbi o yen para saldar las cuentas del comercio entre los países asiáticos y europeos, lo que necesitará una serie de acuerdos gubernamentales bilaterales y multilaterales para arreglos de sistema necesarios.

Lo que se puede prever es que el efecto de expansión y onda de choque de la crisis financiera estadounidense probablemente se exacerbarán continuamente, de modo que el descenso de la economía mundial ya es un hecho indiscutible. En la situación actual, los países miembros de la ASEM deben fortalecer su coordinación, hacer esfuerzos mancomunados por evitar una recesión económica mundial, impulsar activamente la reforma del actual sistema monetario internacional, reforzar la supervisión y control del sistema bancario, las empresas transnacionales e instituciones financieras y restaurar la confianza global.

10 años atrás, frente a la crisis financiera asiática, China se comprometió a no devaluar el renminbi, contribuyendo así a aliviar la crisis. Hoy día, tras 10 años transcurridos, China, siendo país anfitrión de la ASEM, definió oportunamente la situación económica y financiera internacional como el tema primordial de esta cumbre, fortaleció por propia iniciativa la coordinación con los demás países miembros y promovió la cooperación Asia-Europa para enfrentar la crisis. Siendo el más grande país en vías de desarrollo con una población de 1.300 millones de habitantes, siendo el país con más alta reserva de divisas y con un crecimiento económico sostenido y, al mismo tiempo, siendo uno de los más grandes países acreedores y víctimas de los EEUU, China, con una actitud responsable y acciones prácticas, participará en la cooperación internacional y la defensa conjunta de la estabilidad financiera global y, al mismo tiempo, se esforzará por hacer bien sus propias cosas manteniendo la estabilidad económica, financiera y del mercado de capital, lo que será su mayor contribución al mundo. (Pueblo en Línea)
24/10/2008

Noticias relacionadas
·Merkel fue “besada forzosamente” por Sarkozy y presentó protesta ante Francia
·Ex primer ministro de Tailandia Thaksin apelará su sentencia
·Indonesia ofrece licencias a seis aerolíneas extranjeras para que aumenten sus rutas al país
·Se requieren esfuerzos mundiales conjuntos para enfrentar crisis alimentaria
·Israel se preocupa por posible diálogo Washington-Teherán después de elecciones en EEUU
 Más  
Noticias de PCCh