Actualizado a las 2008:12:29.13:17

¿Por qué Israel bombardea frenéticamente a Gaza?

Las fuerzas armadas israelíes realizaron en la mañana del día 27 un ataque aéreo de gran escala contra la Franja de Gaza, causando la muerte de más de 190 personas. Este ataque tuvo lugar en el día de reposo de los judíos, lo que era inesperado. Pero por otro lado, algunos analistas preveían hace tiempo que antes de las elecciones parlamentarias de Israel en febrero próximo, sería inevitable que las tropas israelíes tomaran acciones militares contra la Franja de Gaza.

A juzgar por la causa directa, el continuo ataque con proyectiles coheteriles del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) contra Israel fue la mecha de pólvora. El 19 de este mes, venció el Acuerdo de Armisticio entre Israel y Hamas; a pesar de las mediaciones de Egipto, ambas partes no alcanzaron a un acuerdo sobre la prolongación del cese del fuego. En el período del 19 al 26, Hamas lanzó más de 200 proyectiles coheteriles y de mortero contra el sur de Israel, los cuales, aún cuando no causaron grandes bajas humanas, produjeron un grave pánico entre los habitantes israelíes. El pánico condujo a un descontento contra el gobierno; las encuestas muestran que la tasa de los que se pronuncian por atacar la Franja de Gaza creció rápidamente, ascendiendo a cerca del 50%; la voz que exige la renuncia del ministro de Defensa Barak se alzó cada vez más; bajo la presión interna, el gabinete israelí se vio obligado a aprobar acciones militares contra la Franja de Gaza.

A juzgar por causas profundas, el ataque contra la Franja de Gaza fue resultado de la medida de fuerza entre las diferentes fuerzas políticas dentro de Israel antes de las elecciones parlamentarias. Aunque todos ellos sabían que las acciones militares tenían riesgo, partiendo de diferentes puntos para sopesar las ventajas y los inconvenientes, llegaron a optar por las acciones militares, de modo que expresaron unos tras otros su apoyo a ellas.

Partiendo de la posición del gobernante Partido Kadima, las acciones militares son obligadas por la situación. Según la última encuesta dada a conocer el día 25, si se realizara ahora la votación, los partidos derechistas encabezados por el Grupo Likud derrotaría a los partidos izquierdistas encabezados por el Partido Kadima por una gran ventaja de 12 asientos; además, las encuestas anteriores muestran una continua tendencia cuesta abajo del Partido Kadima en el último mes. Para estabilizar la situación electoral, Tzipi Livni, presidenta del Partido Kadima y ministra de Relaciones Exteriores, que siempre era relativamente moderada, ha manifestado últimamente una actitud dura y llegó al extremo de declarar que si triunfa en las elecciones, derrocará al régimen de Hamas y, además, rechazó en su conversación del día 26 con el presidente egipcio Mubarak la propuesta de éste para que la parte israelí se mantuviera controlada.

Al mismo tiempo, para la alianza gobernante, tomar acciones militares temprano es evidentemente más ventajoso que hacerlo más tarde. Pues analizando desde el ángulo militar, aún cuando Israel ocupe de nuevo la Franja de Gaza, le será imposible impedir los ataques de Hamas con proyectiles coheteriles; lo que intentará en corto tiempo será asestar duros golpes a Hamas para obligarlo a retornar a la mesa de negociaciones. Cuanto más temprano tomar acciones militares, tanta mayor posibilidad de alcanzar esta meta antes de las elecciones; mientras cuanto más tarde tomar acciones militares, tanta mayor posibilidad de ser inmovilizado por Hamas, de modo que perderá la iniciativa tanto en el campo de batalla real como en la justa electoral.

A juzgar desde el ángulo del oposicionista Grupo Likud, las acciones militares serán un “negocio” de buena ganancia, pues si ellas logran impedir los ataques de Hamas con proyectiles coheteriles, el Grupo Likud, que siempre ha abogado por recurrir a medios duros contra Hamas, podrá atribuir el éxito a sí mismo y ganar más puntos en la campaña electoral; si las acciones militares resultan desfavorables e incluso quedan en una mala situación como durante el conflicto libanés-israelí de 2006, podrá atribuir la responsabilidad a la alianza gobernante, de modo que el Grupo Likud no perderá puntos en la contienda electoral.

Para Ehud Olmert, premier del gobierno de transición, en vista de que le será imposible triunfar en las elecciones dentro de varias décadas, atacar la Franja de Gaza sería la última oportunidad en su carrera política; si fracasa, el desenlace no sería más que marcharse; si logra éxito, podrá aprovecharse de esto para limpiarse de las “manchas” del conflicto libanés-israelí y dejar alguna “herencia” para Livni.

Precisamente por esto, aunque algunos expertos advierten que la fuerza de Hamas ya es notablemente más grande que hace dos años, de modo que el ataque de las tropas israelíes encontrará probablemente más dificultades y sufrirá grandes bajas, el gobierno y la oposición de Israel llegaron a un consenso sobre el ataque a la Franja de Gaza en vísperas del Año Nuevo. Pero, ¿podría esta partida de ajedrez desarrollarse por la idea de ellos? Esto dependerá de cómo reaccionará Hamas. (Pueblo en Línea)
29/12/2008

Noticias relacionadas
·Estudiante china invitada a ceremonia de posesión de cargo de Obama
·Hizbulá insta a Egipto a abrir paso Rafah
·Bush presta gran atención a violencia en Gaza
·Aviones de combate israelíes impactan Universidad Islámica de Gaza
·Israel continúa ataques aéreos contra Gaza, ya son 271 muertos
 Más  
Noticias de PCCh