Actualizado a las 2009:05:13.14:22

Lo que está detrás del “caso de espionaje” en Irán

El caso de “reportera espía” norteamericana Roxana Saberi en Irán ha experimentado un cambio dramático. El día 11, el tribunal iranio redujo la sentencia de ocho años a dos con suspensión de la ejecución por dos años.

Esto significa que esta reportera libre con doble nacionalidad irania y estadounidense podrá retornar inmediatamente a Estados Unidos y, además, el proceso de tratamiento del caso refleja, en realidad, las posiciones complejas de las diversas fuerzas iranias sobre las relaciones Irán-EEUU así como el factor de contienda electoral cada vez más mayor en Irán.

Saberi fue detenida en un principio por compra de licor, la que es ilícita en Irán; acto seguido, la acusación en su contra se elevó a la entrega al periodismo sin documento y delito de espionaje. Al inicio del problema, un analista señaló que la detención de Saberi tenía cierto motivo político, no sólo porque esta beldad mestiza simplemente “apareció en un lugar equivocado a una hora equivocada”, sino que, además, se metió en las turbias aguas de las relaciones estadounidense-iranias.

De hecho, el caso de Saberi apareció en un momento de interacción delicada en las relaciones estadounidense-iranias. Tras su asunción al Poder, Obama extendió en repetidas ocasiones “rama de olivo” a Irán, en tanto que el presidente Ahmadinejad también manifestó que está dispuesto a desarrollar nuevas relaciones con Estados Unidos; sin embargo, el caso de Saberi complicó esta perspectiva. Por un lado, la anterior sentencia rigurosa significaba probablemente que parte de los partidarios de la línea dura intentaban provocar una disputa entre Irán y Estados Unidos; por otro lado, era también probable que Teherán tratara de utilizar el caso como una ficha en las negociaciones con Washington sobre su programa nuclear y otros asuntos, porque Irán siempre desea que Estados Unidos tome acciones prácticas para el mejoramiento de las relaciones. Pero, después de pesar el pro y el contra en el seno de Teherán, las fuerzas políticas partidarias de entrar en contacto con Washington lograron la victoria final.

Otro factor que ha cambiado el destino de Saberi son las elecciones presidenciales, que se realizarán el próximo 12 de junio y Ahmahinejad está procurando su reelección. A juzgar por la actual situación electoral, ya se ha formado una nueva configuración de “cuatro poderosos procurando la hegemonía”—entre los cuales el ex premier Musavi y el ex presidente del Parlamento Karrubi son hombres de peso de las fuerzas reformistas iranias y son considerados como esperanza para el cambio de Irán, en tanto que Ahmadinejad y el ex comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Rezaei, son del campo conservador. La contienda final tendrá lugar probablemente entre Musavi y Ahmadinejad. Actualmente la situación económica en Irán se encuentra en depresión y el número de cesantes va en ascenso, razón por la cual la tasa de apoyo a las fuerzas duras se ha deslizado hacia abajo. Sin duda, reducir la pena para Saberi en vísperas de las elecciones cambiará en algo la imagen dura de Ahmadinejad ante los Estados Unidos y responderá así los reproches de las fuerzas reformistas contra él, mejorando de este modo su campaña electoral. Lo que llama atención es que el pasado 19 de abril, Ahmadinejad envió un mensaje al fiscal general de Teherán, exhortándole a garantizar pleno derecho de defensa para Saberi en su apelación, lo que es la primera vez que intervine en un caso judicial durante su mandato de cuatro años. (Pueblo en Línea)
13/05/2009

Noticias relacionadas
·Atacan terminal de suministros de la OTAN en Pakistán
·Haneya se opone a formar gabinete más amplio en Cisjordania
·Gobierno de EEUU registra déficit en abril por primera vez en 26 años
·Aumentan a 3.009 los casos confirmados de gripe A(H1N1) en EEUU
·EEUU elegido miembro del Consejo de DDHH de la ONU
 Más  
Noticias de PCCh