Última hora:  
Español>>Mundo

Analista cubano prevé "nuevo ciclo de desarrollo" en China

Actualizado a las 15/02/2013 - 10:04
Con las próximas sesiones de la Asamblea Nacional Popular, en marzo venidero, China abrirá "un nuevo ciclo de desarrollo", sostuvo hoy José Luis Robaina, uno de los principales expertos cubanos en asuntos asiáticos.
Palabras clave:

Temas recomendados:

Elefantes pigmeos envenenados

Las 10 coreanas más deseables

Gatos compiten por premio Atenas

¡Qué comida tan rica para el bebé!

50 aniversario de Lamborghini

¡Qué sueño durante el viaje!

Dubai construirá el primer hotel submarino del mundo

Festival de Primavera en todo el mundo

Ataúd de un niño de la enigmática Dinastía XVII

Con las próximas sesiones de la Asamblea Nacional Popular, en marzo venidero, China abrirá "un nuevo ciclo de desarrollo", sostuvo hoy José Luis Robaina, uno de los principales expertos cubanos en asuntos asiáticos.

"China ha terminado un ciclo que comenzó (en 1978) con la tercera sesión plenaria del XI Comité Central del Partido Comunista (PCCh) y que fue la etapa inicial del proceso de reforma y apertura", explicó en entrevista Robaina, quien mantiene una larga relación con ese país desde que estudió Historia en la Universidad de Peking, de 1962 a 1966.

Robaina explicó que el XII Plan Quinquenal, aprobado el pasado año, concretó esas ideas, y que el XVIII Congreso del Partido, realizado hace unos meses, reafirmó ese camino, de un nuevo ciclo en el desarrollo chino bajo el concepto del desarrollo científico y fundamentado en otras fuerzas, no en las que predominaron en la primera etapa.

"Ahora es posible el sueño tradicional del pueblo chino de ser próspero, feliz y en paz interna y externamente", señaló el experto para quien "el Congreso aprobó un concepto fundamental, que es el de civilización económica, pues China tiene que llegar, no sólo en términos de producción, a ser la primera economía mundial, sino con una cualidad distinta".

En ese sentido, enumeró retos, como pasar a un modelo basado en el consumo interno y en la innovación científico-tecnológica en escala, además de resolver el problema de la contaminación, pues China "tiene una alta dependencia del carbón, a nivel industrial, como en las ciudades, y eso no se resuelve de la noche a la mañana".

Robaina señaló que hay otros desafíos en el orden social que tienen que ver con las desigualdades que se han desarrollado durante la primera etapa del proceso de reformas, que han generado diferencias entre regiones y entre capas sociales.

Para el especialista, quien de 1999 a 2004 fue segundo Secretario de la embajada cubana en Beijing, el entorno internacional, con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, azotados por una profunda crisis, es otro desafío para las nuevas autoridades chinas.

"Eso quiere decir que el contexto internacional no es igual que antes y es muy complejo, como se vio el año pasado, cuando hubo una reducción de las exportaciones, porque esos países dejaron de comprar a China por sus problemas internos", subrayó.

"En el orden internacional hay otros problemas también que China tiene que enfrentar, como las políticas cada día más hostiles de Estados Unidos y otros países que generan conflictos en el área, peligros de guerra, y que obligan a Beijing a que tenga que dedicar recursos adicionales a su defensa", apuntó Robaina.

El académico, quien además fue corresponsal de la agencia estatal cubana de noticias Prensa Latina en Beijing, de 1980 a 1989, afirmó que una "China fuerte, independiente, estable, socialista, le conviene a todo el mundo".

"Una China así, es una China de paz y una China de paz es beneficiosa para todo el mundo, incluido sus enemigos, porque estamos hablando de un país que no es un país sino un gran continente con 1.300 millones de habitantes", aseveró.

"Una China como la actual, que favorece la paz, las negociaciones de los conflictos, es una China que beneficia a todos", reiteró.

Sobre ese tema aseguró que la dirección actual tiene mucha más experiencia internacional, pues el país ha podido en estos años de reforma profundizar en las complejidades del mundo y en la necesidad de moverse dentro de esas complejidades.

"Hay más relación con el mundo y sus complejidades y por tanto más posibilidades de comprender que las cosas no son tan simples como pudiera parecer a veces, y que hay que tener en cuenta que al igual que uno tiene sus intereses, otros tienen sus intereses legítimos o razonables. Por tanto, hay que buscar algún acomodo", dijo.

Esa es para Robaina la explicación de la insistencia china en la negociación de los litigios internacionales, que "siempre ha habido y siempre habrá".

"Una China unida a Rusia, unida al Tercer Mundo, puede impedir una buena parte de los conflictos mundiales, quizá no todos", subrayó Robaina, quien durante varios años fue director del habanero Centro de Estudios de Asia y Oceanía (CEAO).

Temas recomendados:

Elefantes pigmeos envenenados

Las 10 coreanas más deseables

Gatos compiten por premio Atenas

¡Qué comida tan rica para el bebé!

50 aniversario de Lamborghini

¡Qué sueño durante el viaje!

Dubai construirá el primer hotel submarino del mundo

Festival de Primavera en todo el mundo

Ataúd de un niño de la enigmática Dinastía XVII


Noticias relacionadas:

PTVMás

Arroz frito de Yanzhou

EnfoqueMás

ColumnistasMás