Suscríbanse       lectores
Chino Inglés Japonés Ruso Arabe Francés Archivo Correo Ayuda Nuestro sitio Voz de lector
PAGINA PRINCIPAL
CHINA
ECONOMIA
OPINION
MUNDO
LATINOAMERICA
DEPORTES-CULT
SOCIEDAD
FOTOS
EDICION FIN DE SEMANA
LINKS


Embajadas y Consulados generales de la República Popular China en países hispanohablantes


China Internet Information Center


Agencia Xinhua


Radio Internacional de China

Actualizado a las 2007:02:09.13:51
ESPAÑOL
Análisis del desequilibrio económico global

Las manifestaciones del desequilibrio

El desequilibrio económico global ha llegado a ser un problema importante que atrae la atención de la gente, porque tiene mucho que ver con la estabilidad y seguridad del desarrollo económico mundial y agrega una incertidumbre al futuro desarrollo económico. El llamado desequilibrio económico, hablando en sentido estricto, se refiere principalmente al enorme déficit comercial de Estados Unidos y el alto superávit comercial de Asia en la actualidad. La gente se preocupa por que este desequilibrio conduzca a la desaceleración del incremento económico estadounidense, a la caída del tipo de cambio del dólar, al exacerbamiento del proteccionismo comercial estadounidense, a la imposibilidad de mantener el ímpetu de crecimiento de la economía asiática, e incluso a una agitación en el mercado financiero, lo que conducirá a la desaceleración del crecimiento económico global.

Con respecto al desequilibrio económico global, se debe decir que este problema existe desde hace largo tiempo. A juzgar por el sistema económico global, los países desarrollados de América del Norte y Europa, particularmente Estados Unidos, constituyen el centro económico mundial, los países en vías de desarrollo se encuentran en los alrededores del centro, los países desarrollados desempeñan el papel predominante en la moneda y el mercado en tanto que los países en vías de desarrollo dependen del mercado y las monedas fuertes de los países desarrollados. Los países desarrollados pueden emitir sus monedas fuertes, comprar en grandes cantidades mercancías baratas de los países periféricos, mantener el déficit comercial y apoyarse en su superioridad en el mercado financiero para recuperar los dólares y otras monedas fuertes que los países en vías de desarrollo tienen en sus manos. A pesar de los grandes cambios que se han operado en la configuración económica mundial en los últimos años, nunca se ha registrado un cambio fundamental en la estructura básica, es decir, los países en vías de desarrollo exportan a los países desarrollados de América del Norte y Europa a cambio de monedas fuertes, invierten su superávit comercial acumulado en los países desarrollados, principalmente Estados Unidos, comprando bonos norteamericanos en tanto que Estados Unidos se apoya en la entrada de estos fondos para compensar su enorme déficit comercial, lo que forma un círculo. El problema reside en que aunque este gigantesco sistema continuará existiendo, si resulta excesivo el desequilibrio, por ejemplo, cuando la confianza en el mercado se revierta de modo que Estados Unidos no pueda realizar el equilibrio de fondos y el tipo de cambio del dólar se caiga en grandes márgenes, la economía norteamericana quedará en una recesión. Lo que actualmente preocupa a la gente es precisamente este estado, pues el doble déficit norteamericano ya ha alcanzado un nivel muy alto y la confianza de la gente en la economía norteamericana está descendiendo, razón por la cual se incrementa el riesgo de una crisis.

El aumento del doble déficit norteamericano tiene causas en la política económica, pero también tiene factores políticos muy fuertes, de los cuales la Guerra de Irak es un factor importante, lo que hace que la capacidad norteamericana de realizar un gran reajuste esté restringida. Por lo tanto, aunque la Administración Bush ha manifestado que desea reducir el déficit fiscal, será difícil que éste sea rebajado en corto tiempo, lo que aumenta considerablemente el riesgo de una conmoción financiera. Lo que merece la atención es que la primera gran devaluación del dólar se debió al fracaso bélico; si Estados Unidos continúa empantanándose en la Guerra de Irak y los gastos del Gobierno norteamericano siguen incrementándose, será posible hacer vacilar la confianza en el mercado financiero y conducir a la devaluación del dólar.

Con respecto a Asia (Asia Oriental principalmente), el actual desequilibrio tiene también sus causas. Después de la crisis financiera asiática de 1997, diversos países adoptaron una política de impulsar la exportación y aumentar las reservas de divisas y Estados Unidos llegó a ser su fuente principal de divisas conseguidas de las exportaciones, razón por la cual se ha incrementado el activo en dólar de los diferentes países. La economía de los países asiáticos depende demasiado de la exportación, depende demasiado del mercado norteamericano, y mantiene demasiados dólares en sus manos, lo que constituye otro factor conducente al desequilibrio. El actual desequilibrio comercial se manifiesta principalmente entre Estados Unidos y Asia Oriental; China ha llegado a ser el mercado principal para el traslado mundial de la producción y de la exportación, lo que ha aumentado el riesgo de que China sea gravemente afectada por una conmoción.

Las contramedidas flexibles

La fórmula ideal para corregir el desequilibrio económico excesivo del mundo es llegar a un consenso de reajuste. Es decir, EEUU reduce sus déficits comercial y financiero y eleva la tasa de ahorro del país; los países de Asia oriental incrementan sus demandas internas reduciendo su dependencia del mercado exterior; y Japón y la Unión Europea promueven su crecimiento económico. Pero este reajuste requiere tiempo. El problema es que si EEUU está dispuesto o no a realizar reajustes, o en caso afirmativo, hasta qué grado puede alcanzar el equilibrio. Hablando en esencia, el desequilibrio económico global es favorable para EEUU, porque le ayuda a mantener su hegemonía económica, y a ejercer presión sobre los países superavitarios para que aprecien sus monedas. Para EEUU el desequilibrio económico global no significa más que emitir más billetes del dólar USA y pagar más interés de bondos, pero al tener en su mano la autonomía para emitir billetes y obtener grandes beneficios de inversiones, la economía de EEUU está capacitada para la “hematopoyesis” de autodesarrollo. En este sentido EEUU prefiere mantener su déficits. Desde hace mucho tiempo, es depender de esta autonomía de la que EEUU mantiene su compatitividad y su control sobre la economía mundial. Se trata de la base de la hegemonía económica de EEUU. EEUU siempre achaca a otros países la responsabilidad del desequilibrio económico, y descarga en cabeza ajena la presión de reajuste a través de forzar la depreciación de monedas, la restricción de exportaciones y el reajuste de la política económica de otros países, sin detenerse ni siquiera ante la ruina de otras economías. Ejemplos al respecto son abundantes. En la década 80 del siglo XX, a través de forzar la apreciación del yen japonés en gran medida, sumió a la economía japonesa en una “década perdida”.

Por lo tanto, es necesario prestar una seria atención a la política norteamericana para con el exterior en una situación en que la economía mundial está sumida en un estado de desequilibrio. Conforme a los cambios producidos en la configuración política en el seno de EEUU y la proximidad de las elecciones generales, en fechas recientes EEUU podrá recrudecer las restricciones sobre el comercio con nuestro país y refozar sus medidas de sanción. Así las cosas, el desarrollo económico de nuestro país tiene enfrente mayores riesgos. Para contrarrestarlo, debemos efectuar activamente reajustes trabajando enérgicamente por aliviar el desequilibrio económico mundial.

En los últimos años, China ha visto incrementar rápidamente el superávit de su comercio exterior, y el crecimiento económico del país depende en mayor medida de las exportaciones. Esto encierra riesgos. Debemos intensificar los esfuerzos por reajustar la estructura del crecimiento económico, adoptar medidas más eficaces, incrementar las demandas internas, y promovar las internas fuerzas locomotoras para el crecimiento económico. De hecho, a pesar del crecimiento sostenido de las exportaciones del país, el costo para ello está en aumento. Esto se manifiesta en: primero, enfrentamos cada vez más a las limitaciones de acceso al mercado, tales como anti-dumping y sanciones comerciales; segundo, se han incrementado los costos en las exportaciones de productos procesados, sus precios se bajan, y los beneficios se reducen; tercero, se incrementa el costo para las exportaciones de artículos mercantiles, como el consumo de grandes recursos naturales y la contaminación ambiental. En vista de ello, las condiciones tanto externas como internas nos exigen intensificar el reajuste de la modalidad del crecimiento económico del país, sobre todo, la estructura del comercio exterior.

El reajuste de la tasa de cambio del renminbi es un problema que llama atención. Debe decirse que conforme al desarrollo económico del país, la apreciación del renminbi es una tendencia general. Actualmente esta tendencia está a la vista de todos. Desde el año pasado el espacio de apreciación del renminbi se ha incrementado. Debemos reconocer que la apreciación del renminbi ayuda al reajuste de la estructura comercial, pero no puede resolver por completo el problema de superávit del comercio de China. Como nuestro país ha asimilado grandes cantidades de inversiones extranjeras, y se halla en el último eslabón de la división de trabajo internacional, la reducción del superávit comercial afectará la división de trabajo internacional y el reajuste de la modalidad de crecimiento económico del país. Por lo tanto, el cambio de la tasa de cambio del renminbi debe ajustarse con el desarrollo económico del país. El cambio de la estructura del comercio exterior se manifiesta principalmente en las exportaciones. Por ejemplo, debemos adoptar medidas enérgicas para restringir las exportaciones de aquellas industrias de alto grado de consumo de energías y de contaminación. Y debemos promover el desarrollo y la exportación de las industrias ligeras de procesamiento y de software.

El significado más amplio de desequilibrio

El desequilibrio económico mundial debe tener un significado aún más amplio. Esto, porque lo preocupante realmente es el grave desequilibrio de estructura del desarrollo económico mundial, o sea, el grave desequilibrio del desarrollo mundial. La globalización económica es una espada de doble filos. Por un lado, barre los obstáculos en el mercado mundial, para que los capitales, las tecnologías y los recursos naturales tengan mayor facilidad para moverse, y porsibilita que un mayor número de países puedan participar en la división de trabajo internacional, acceder a mercado mundial y tener oportunidades de desarrollo. Pero al mismo tiempo, coloca a los países vulnerables en una posición más desventajosa, marginándolos del desarrollo, concentrando aún más las riquezas acumuladas de manera que los productos, capitales y tecnologías sean controlados por un puñado de países y grandes grupos transnacionales. Desde el punto de vista de desarrollo, este desequilibrio condiciona seriamente el crecimiento económico del mundo, y afacta gravemente su seguridad y su estabilidad. (Pueblo en Línea)

09/02/2007

 

Sumario
El desequilibrio económico global ha llegado a ser un problema importante que atrae la atención de la gente, porque tiene mucho que ver con la estabilidad y seguridad del desarrollo económico mundial y agrega una incertidumbre al futuro desarrollo económico.


5 NOTICIAS DE MAYOR INTERES
1  Austria destapa red internacional de pornografía infantil

2  Astronauta estadounidense acusada de intento de asesinato

3  Una astronauta estadounidense fue arrestada por intentar secuestrar a su rival amoroso

4  Lanza Irán a prueba nuevo sistema de misil antiaéreo

5  Vince Vaughn quiere que vuelva Jennifer Aniston

????????t?
Copyright by People's Daily Online, all rights reserved