Actualizado a las 2007:11:27.08:09

Conferencia de Paz de Medio Oriente en Anápolis

El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, acompañado por la ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, llegó el domingo a Washington para asistir a la próxima conferencia de paz de Medio Oriente. Patrocinada por Estados Unidos, su inicio está previsto para el día 27 en la ciudad de Annapolis, capital del Estado de Maryland. El día anterior, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, había arribado a la capital estadounidense con el mismo motivo. Ambos líderes se reunirán este lunes con el Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, antes de la conferencia.

La Conferencia de Annapolis desempeña una importancia especial en la agenda de Bush, cuya presidencia llegará a su fin en un año y dos meses. Bush espera que la reapertura de las negociaciones entre Israel y Palestina, suspendidas durante 7 meses, desvíen la atención internacional de la apurada situación de Irak, y, al mismo tiempo, añadan un capítulo en el registro de méritos de su política sobre Medio Oriente.

No obstante, los analistas no confían en que el evento logre grandes progresos, ni siquiera que se produzcan modestos cambios a corto plazo a resultas de la reunión. Hasta la fecha, Palestina e Israel no han llegado a ningún acuerdo o declaración con vistas a dicha conferencia. En realidad, el pasado domingo, sólo dos días antes de la apertura de la reunión, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, tuvo un encuentro con Ahmed Qurei, jefe negociador palestino, y con Tzipi Livni, ministra israelí de Exteriores, para limar asperezas e impulsar una posible declaración conjunta.

El pasado viernes, Washington recibió una buena noticia: el grupo de la Liga Árabe encargado de hacer el seguimiento de la paz con Israel decidió aceptar la invitación de asistir a la conferencia de Annapolis a nivel de ministros de Relaciones Exteriores para discutir el estancado proceso de paz de Medio Oriente. Por su parte, El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Saud al-Faisal, dijo que los cancilleres del comité de seguimiento de la Iniciativa Árabe de Paz asistirían al encuentro "con seriedad", pero que "no están preparados para participar en un espectáculo teatral de apretón de manos".

Por otra parte, Siria decidió también mandar una delegación, encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores, Faisal Mekdad, a la Conferencia de Annapolis, después de recibir una copia de la agenda donde se incluye una sesión sobre la revisión de las conversaciones de paz entre Siria e Israel. Anteriormente, Siria insistió en que sólo participaría en dicha reunión si la cuestión de los Altos del Golán figuraban en la agenda.

Para garantizar la seguridad y evitar posibles ataques terroristas mientras dura la reunión, el día 25, la policía de Jerusalén instaló barricadas en las calles, y procedió a examinar los vehículos que ingresan en la ciudad, medidas que continuarán en los próximos días. Las fuerzas armadas y otros servicios de seguridad de Israel también permanecen en estado de máxima alerta.

La conferencia se ha convertido en centro de atención de los medios de comunicación internacionales. Mientras tanto, los pueblos palestino e israelí se mantienen en calma y a la expectativa ante los resultados del encuentro. Según una encuesta realizada por Dahaf, famosa entidad demoscópica de Israel, el 70% de los israelíes están a favor de la convocatoria de la conferencia de paz. Pero, al mismo tiempo, el 71% no cree que este evento pueda suponer un gran avance en el proceso de paz del Medio Oriente. Similares encuestas muestran que, entre los palestinos, el 67,5% expresa su apoyo a la conferencia, aunque con intensidades variables, mientras que el 54,4% está preocupado por las hipotéticas turbulencias que la reunión puede provocar en la región.

El Departamento de Estado de Estados Unidos anunció el pasado martes que cerca de 50 países, instituciones y personalidades, incluyendo a algunos estados árabes previamente seleccionados y otras naciones clave involucradas en el proceso de paz de Medio Oriente, están invitados a esta reunión internacional. (CRI)
27/11/2007

Noticias relacionadas
·El “Fenómeno Kevin Rudd” refleja el continuo ascenso de la influencia internacional de China
·Las relaciones entre China y Alemania: los que perjudican a otros no pueden beneficiarse (2)
·Las relaciones entre China y Alemania: los que perjudican a otros no pueden beneficiarse
·¿Por qué los japoneses quieren comer ballena de todos modos? (2)
·Tema especial: ¿Por qué los japoneses quieren comer ballena de todos modos?
 Más  
Noticias de PCCh