Actualizado a las 2008:09:04.13:31

Análisis periodístico: El que gobierne al Japón de mañana tendrá influencia en el rumbo de las relaciones chino-japonesas

La renuncia del premier Yasuo Fukuda no sólo ejercercerá una influencia importante en la situación política del Japón, sino que traerá variables a las relaciones chino-japonesas.

A juzgar por la actual situación política en el Japón, disolver con anticipación al Parlamento y realizar elecciones generales ya es cosa hecha. A juzgar por el estado de cosas pronosticable, el que subirá al Poder tras las elecciones será uno de los siguientes dos: Taro Aso, quien será el premier si el Partido Democrático Liberal las gana por un tanteo apretado, o Ichiro Osawa, quien presidirá el gabinete si el Partido Democrático trastorna la situación.

Tras la dimisión de Fukuda, el actual secretario general Taro Aso tiene la mayor posibilidad de ser elegido presidente del Partido Democrático Liberal. No obstante, es muy dudoso si Taro Aso, que tiene una gran popularidad dentro de su partido, podrá o no dirigir al Partido Democrático Liberal y el otro partido gobernante a vencer al Partido Democrático.

Según una reciente encuesta realizada por medios de comunicación japoneses, tras la cumbre del G8, los electores que apoyan el establecimiento de un gobierno “con el Partido Democrático como centro” aumentaron en 4,9 puntos porcentuales para alcanzar el 45,3%; los electores que apoyan un gobierno “con el Partido Democrático Liberal como centro” bajaron en 3,9 puntos porcentuales para quedar en el 31,2%.

De acuerdo con un punto de vista dentro del Partido Democrático Liberal, en las próximas elecciones para la Cámara de Diputados, el número de curules del Partido Democrático Liberal se reducirá por lo menos en 100 en tanto que el del Partido Democrático podrá ascender a 350.

Si Taro Aso sale airoso de las elecciones para el cargo de presidente del Partido, será el premier durante varios meses antes de las elecciones generales. Entonces, enfrentará la conversación cumbre entre China, Japón y Corea del Sur postergada por la renuncia de Fukuda, y la VII Cumbre de la Conferencia Asia-Europa programada para octubre en Beijing. Si el Partido Democrático Liberal y el Partido Komei ganan las elecciones generales, Aso, como primer ministro del Japón, enfrentará las relaciones chino-japonesas durante un período mediano o largo.

Taro Aso, de 67 años de edad, a diferencia de Yasuo Fukuda del sector palomas, es del sector halcones; ha criticado públicamente en repetidas ocasiones a China por “intervenir en la visita del premier japonés al Santuario Yasukuni”. En enero de 2006 cuando Lee Teng-hui solicitaba el permiso para una visita al Japón, Aso, quien era entonces canciller, apoyó resueltamente la visita de Lee Teng-hui al Japón. En julio de 2007, en la 40 Reunión de Cancilleres de la ANSEA celebrada en Manila, tuvo una discursión encarnizada con el canciller chino Yang Jiechi en torno al problema de alimentos chinos y al problema de Taiwan. Aso también formuló la política exterior de “aislamiento para la libertad y la prosperidad” para contener a China en combinación con los Estados Unidos.

Pero, al mismo tiempo, Aso también es un político de mucha flexibilidad. Cuando era canciller, expresaba que “no visitará el Santuario Yasukuni teniendo en consideración la situación general”. En febrero de 2005, cuando Nobutaka Machimura era ministro de Relaciones Exteriores, Japón y EEUU, en la Declaración Conjunta emitida tras la reunión de “2+2”, señalaron por primera vez el problema del estrecho de Taiwan como uno de los doce objetivos estratégicos comunes de Asia y el Pacífico, lo que provocó una indignación extraordinaria de China. Tras asumir el cargo de canciller, Aso, en cooperación con la parte norteamericana, suprimió las cláusulas sobre el estrecho de Taiwan.

En vista de esta flexibilidad de Aso en lo político, después que asuma el cargo de premier, aunque las relaciones chino-japonesas tengan probablemente muchos problemas, no serán muy graves.

A juzgar desde un punto de vista a largo plazo, si el Partido Democrático sube realmente al Poder, los problemas en las relaciones chino-japonesas deben ser cada vez menos.

Ichiro Osawa, líder del Partido Democrático, no está de acuerdo con la política exterior del Partido Democrático Liberal, una política de inclinación a los Estados Unidos; formuló la línea diplomática de “triángulo equilátero” entre Japón, Estados Unidos y China, en espera de que Japón logre la iniciativa de controlar Asia en medio de la “diplomacia equilátera”.

En el problema del Santuario Yasukuni, Osawa coincide en buen grado con China

En los últimos años, cada vez que visita China, es atendido en el nivel máximo. (Pueblo en Línea)
04/09/2008

Noticias relacionadas
·Beijing promueve establemente desarrollo de la causa de discapacitados
·Huracán Gustav afecta el precio internacional del crudo
·¿Quién va a reemplazar a Yasuo Fukuda?
·Lo que obliga a premier japonés Fukuda a dimitir …
·Preocupante situación del mercado del crudo
 Más  
Noticias de PCCh