Actualizado a las 2008:10:06.15:11

El plan de 300.000 millones de euros para salvar los mercados se ha convertido en humo

La cumbre de cuatro países (Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia) convocada para coordinar las acciones de los países de la Unión Europea para salvar los mercados se clausuró en la madrugada del día 5 tras emitir una declaración de principios. La cumbre, no como se rumoreaba que lanzaría un enorme plan de centenares de miles de millones de euros para salvar los mercados, sino que se limitó a llamar a los países de la UE a ayudar “cada uno por su parte” a sus instituciones financieras y exhortar a enfrentar la crisis financiera junto con China, India y otros países.

Llegan al consenso de actuar “cada uno por su parte”

A diferencia del voluminoso programa estadounidense de 700.000 millones de dólares para salvar los mercados, el consenso alcanzado por los cuatro países eruropeos no fue más que “convenir en esforzarse juntos y ayudar ‘cada uno por su parte’ a las instituciones financieras en dificultades”, así como “relajar las restricciones de la UE sobre el monto de créditos en los diferentes países” y, en cambio, no dijo una sola palabra sobre cómo tomar medidas concretas para reforzar la supervisión y control. “La salvación de mercados por el estilo de consignas” ayudará a reforzar la confianza en el mercado pero, evidentemente, el agua lejana no puede apagar el incendio cercano.

En realidad, los países más afectados como Gran Bretaña y Francia erperan que los países de la UE tomen acciones unificadas. Una información antes de la cumbre señaló que el presidente francés Nikolas Sarkozy se proponía formular la creación de un “Fondo de Toda Europa para la Salvación de los Mercados” por un monto de 300.000 millones de euros; por su parte, el premier británico Gordon Brown expresó francamente que propondría ante la UE la creación de un fondo de 12.000 millones de libras esterlinas para salvar los mercados y, además, exhortó a crear un fondo para ayudar a las pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, la actitud de Alemania e Italia fue completamente distinta. En vísperas de la cumbre, el premier italiano Silvio Berlusconi salió a “quejarse de la miseria” expresando que no hay fondos presupuestados para asumir un plan de enorme monto en salvación de los mercados; la canciller alemana, Angela Merkel, manifestó por su parte que ella no firmaría un “cheque sin fondos” para las instituciones financieras.

Sería difícil una acción coordinada de una “gran familia”

“La UE es similar a una gran familia que tiene numerosos ‘hermanos’, de modo que una coordinación sería más difícil que en los Estados Unidos,” opìnó Hua Min, decano de la Facultad de Economía Mundial de la Universidad Fudan. La UE no se parece a un país, señaló, el Banco Central Europeo no tiene funciones para intervenir en el mercado y, además, los países de la UE enfrentan situaciones distintas, de manera que el costo y rendimiento de un programa de salvación de mercados para difrentes países son distintos y les es obviamente muy difícil llegar a un consenso. “Hoy día, Gran Bretaña, más afectada por la tempestad financiera estadounidense, desea como es natural que la UE se una para ‘salvar los mercados’ y, en cambio, los países menos afectados no quieren naturalmente pagar esta enorme factura.”

Joaquín Almunia, comisionado de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, manifestó que en la UE, tomar o no medidas de gran magnitud similares a las de EEUU para salvar los mercados debe ser decidido por los gobiernos de los países miembros, lo que descartó la posibilidad de una acción conjunta a nivel de la UE. Apuntó que lo que necesita hacer la UE es hacer una “gran operación” sobre el modelo de administración financiera y estimó que la UE tomará pronto dos grandes medidas: Elevar la exigencia de fondos de capital de los bancos y realizar una forzosa supervisión y control de las instituciones de evaluación de clases de créditos.

La UE exhorta a reforzar la cooperación con China e India

No obstante, la mencionada reunión también dio una señal positiva, es decir, espera que más países en el mundo se incorporen a las acciones conjuntas pra salvar los mercados. En el consenso alcanzado por los jefes de gobierno figura: Exhoratar a celebrar lo más pronto posible una cumbre del G-8 y revisar algunas reglas regidoras de los mercados financieros.

En la conferencia de prensa ofrecida tras la cumbre, el premier italiano Berlusconi manifestó: “Esperamos consultar y cooperar con China, India y otros países para enfrentar juntos la crisis financiera.”

En vísperas de la mencionada cumbre, el gerente general del Fondo Monetario Internacional, Strauss Kahn, puntualizó que esta crisis financiera es una “prueba de fuego violento” para las economías de la UE y exhortó a estos países a actuar para enfrentar juntos al desafío de esta crisis financiera. Un analista advirtió que si la situación no mejora, sería probable volver a poner en el orden del día las medidas europeas para salvar los mercados. (Pueblo en Línea)
06/10/2008

Noticias relacionadas
·Atacan aviones turcos bases en norte de Irak
·Empresa española Iberdrola Renovables acelerará planes en EEUU
·Mueren 11 miembros de una familia durante ataque de EEUU en norte de Irak
·Enviado de LA iniciará el lunes misión en Irak
·Israelí Livni reafirma compromiso por la paz con palestinos
 Más  
Noticias de PCCh