Actualizado a las 2008:10:08.15:36

¿Por qué la crisis de las hipotecas sup-prime se convierte en un “maremoto”?

¿Por qué la crisis de las hipotecas sup-prime en los Estados Unidos ha dado origen a un maremoto financiero tan enorme? ¿Dónde están sus raíces?

Se puede decir que el estallido de esta crisis financiera estadounidense ha atravesado un largo período de evolución. La causa del incidente reside en que tras el incidente del 11 de septiembre y el rompimiento de las espumas de la Bolsa NASDAQ, la Reserva Federal, para reducir el impacto de estos incidentes contra la economía estadounidense y prevenir una recesión económica en EEUU, tomó una política monetaria completamente relajante. En corto tiempo rebajó la tasa básica federal desde 0,65% hasta 0,1%, que es el nivel más bajo en los últimos 40 años. El relajamiento de la política monetaria permitió a las compañías crediticias para viviendas y bancos comerciales crear productos de diversas tasas de interés para la compra de viviendas a plazos, de modo que algunos deudores de baja capacidad de pago para las hipotecas sup-prime entraron en el mercado inmobiliario y convirtieron luego estas hipotecas sup-prime en títulos y derivados.

En el curso de esta crisis de las hipotecas sup-prime, parece que todos y cada uno de los eslabones son razonables y legítimos, pero en realidad, en todos y cada uno de los eslabones se amplía y acumula el riesgo. Esto se debe ante todo a la corta visión del gobierno o a sus acciones de corto tiempo, pues el gobierno no ha elaborado su política monetaria desde el ángulo económico estratégico a largo plazo. Al mismo tiempo, la supervisión y control de los departamentos gubernamentales sobre las innovaciones financieras han quedado gravemente retardados.

Además, la razón por la cual las espumas del mercado de bienes raíces de EEUU se han vuelto cada vez más grandes es que en los últimos años los bancos sombra, a través de los créditos bancarios (titulización de los bienes), han dado a los compradores de viviendas una palanca financiera demasiado cómoda y una movilidad excesiva. El modelo de suministro de créditos bancarios a los consumidores ha tenido un cambio fundamental, es decir, a través de la forma de titulización en el mercado bursátil, en lugar de la tradicional forma de crédito de los bancos comerciales.

¿Por qué estos productos de las hipotecas sup-prime han agravado drásticamente la crisis? La razón principal reside en que estos productos de títulos se transaccionan a gran magnitud a través de diversos instrumentos derivados en el mercado financiero. Cuando los precios de las viviendas alzan, estos productos pueden diseminar en apariencia los riesgos; pero cuando caen los precios de las viviendas, estos riesgos ampliamente diseminados amplían ilimitadamente los riesgos. Además, el que estos productos de titulización de las hipotecas hayan llegado en cortos años a formar un mercado de gran magnitud no puede separarse en modo alguno del falso empaquetaje en todos y cada uno de los eslabones de transacción. Por ejemplo, los bancos prestantes, para una mayor ampliación crediticia, tienen que recurrir a distintas formas para hacer que más deudores de las hipotecas entren en el mercado de créditos para viviendas. Cuando los bancos prestantes prestan dinero a los deudores de las hipotecas sup-prime, saben que los riesgos son muy grandes, de modo que para evadirlos, venden a Fannie Mae y Freddie Mac y a los bancos las buenas hipotecas junto con las hipotecas sup-prime, para que ellos fabriquen numerosos productos de bonos hipotecarios titulizados, de modo que se han producido más instrumentos derivados financieros; como estos productos derivados y los precios de los bienes raíces se interaccionan, los precios de las viviendas suben cada vez más y el volumen de transacciones de los productos derivados se amplía en forma ilimitada; pero cuando caen los precios de las viviendas y los créditos de vivienda se convierten en pasivo, los productos titulizados vinculados con ellos son rápidamente abandonados por el mercado y se ha roto toda la cadena de productos titulizados, lo que ha provocado ventas espantosas en el mercado y, como consecuencia, la movilidad de las hipotecas sup-prime se ha agotado drásticamente y sus precios se han caído con rapidez. Es en estas circunstancias que que quedan en quiebra las instituciones financieras portadoras de estos productos titulizados.

Se puede decir que en el período próspero de bienes raíces tras el año 2001 en los Estados Unidos, los compradores, los prestantes, los grandes bancos inversionistas, los fondos compensatorios y las instituciones calificadoras de clases han ganado mucho todos. El carácter ávido de cada interesado se ha expresado en forma extrema y cada interesado, para maximizar sus intereses, ha recurrido siempre a formas legales e ilegales para destruir la base del mercado financiero, es decir, el crédito.

Cuando estos grandes riesgos no se revelan, todos, en corto tiempo, pueden compartir los beneficios y se ven prósperos tanto la economía social como el mercado financiero, pero en realidad se están acumulando y ampliando los riesgos. Una vez surgida la crisis de las hipotecas sup-prime, la rápida caída de los precios de los valores se expande rápidamente a todo el mercado financiero, provocando así el supuesto maremoto financiero. (Pueblo en Línea)
08/10/2008

Noticias relacionadas
·“Tempestad Obama” barre Hollywood
·Wall Street cae por preocupaciones de recesión
·Precios del crudo repuntan por encima de 90 dólares USA
·China autoriza Citibank establecer dos compañías crediticias en zonas rurales
·Crédito al consumidor declina por primera vez en más de una década en EEUU
 Más  
Noticias de PCCh