Actualizado a las 2008:11:28.14:58

¿Cómo trataría Hillary Clinton a China tras asumir cargo de secretario de Estado?

Diversos indicios han mostrado que Hillary podría asumir el cargo de secretaria de Estado del gobierno del presidente electo Barack Obama. La diplomacia estadounidense bajo su dirección sobre todo su política exterior hacia China han atraído la atención de la gente. ¿Qué influencia ejercerá esto sobre las relaciones sino-estadounidenses?

Es posible que no se aleje del concenso acordado sobre China

Existen comentarios diametralmente diferentes sobre la posición de Hillary hacia China. Algunos analistas le dan visto bueno en este problema tomando en consideración las políticas del ex presidente Bill Clinton hacia China. Otros han afirmado que en su campaña electoral, Hillary criticó a China por “manipular la tasa de cambio”, “violar los derechos intelecturales” y “realizar actividades de espionaje”, razón por la que su actitud intransigente afectaría las relaciones bilaterales.

De acuerdo con algunos investigadores, existe prácticamente un concenso en la política y estrategia hacia China entre Hillary y las principales personalidades políticas estadounidenses. Esto ha demostrado en las declaraciones de los principales candidatos en los comicios de 2008. Sus divergencias en el terreno diplomático se centran en el problema de Irak, la lucha contra el terrorismo y otros temas candentes. Sus diferencias en la política hacia China no son notables.

Al confirmar la importancia de las relaciones con China, los candidatos demócratas y republicanos comparten la opinión en el sentido de que el resurgimiento del país asiático constituye un desafío para EE.UU., que existen diferencias en el concepto sobre el valor y en los régimenes políticos y que hay que continuar presionando a China y mantener la disuación, pero sin hacer antagónicas las relaciones bilaterales, ya que ambas partes tienen intereses conjuntos en algunas esferas y amplias perspectivas para la cooperación. En su informe sobre las tendencias globales en 2025, el Consejo de Inteligencia Nacional de EE.UU. ha expuesto similares puntos de vista.

Esta estrategia no solo es semejante a la política de Bush hacia China sino también es cercana al punto de vista de Obama. Se puede decir que el sector gobernante de EEUU ha llegado a la coincidencia en la orientación general de la política hacia China. Como el ejecutivo de la política exterior, el secretario de Estado no se aleja de la estrategia del gobierno.

En su artículo publicado en el número noviembre-octubre de la revista Foreign Affairs, Hillary dice que una China altamente desarrollada debe incorporarse al sistema internacional. Al referirse a las relaciones bilaterales, afirma que las relaciones entre EE.UU. y China son las más importantes relaciones bilaterales en el presente siglo. A pesar de las extremadas diferencias en el concepto sobre el valor y el régimen político y las enormes divergencias en algunos problemas, hay grandes espacios para la cooperación bilateral, agrega.

Dice que EE.UU. debe gestionar las esferas de los intereses comunes y reducir las divergencias para convencer a China de que ingrese en las instituciones internacionales y que observe las reglas internacionales. A pesar de que EE.UU. debe estar bien preparados para enfrentarse al desafío de las actividades de China contra los intereses estadounidenses, hay que esforzarse para la colaboración por el futuro.

Subraya la necesidad de colaborar con China y Japón en un programa conjunto de desarrollar energéticos limpios, elevar la efectividad de la energía y luchar contra el cambio climático. Propone además establecer un mecanismo de G8 ecológico semejante al G8 y con la participación de China y la India y celebrar cumbres annualmente para abordar la resolución de los problemas de la protección medioambiental y la energía. La actitud de Hillary está semejante a la del presidente electo Obama, y no se diferencia mucho de la de los republicanos.

Secretario de Estado actua bajo la guía del cuerpo elaborador de la política exterior

El secretario de Estado es uno del equipo elaborador de la política exterior de EE.UU..

Las políticas exterior y de seguridad de EE.UU. se encuentran prácticamente bajo el control del Consejo de Seguridad Nacional, liderado por el presidente y compuesto del vicepresidente, los secretarios de Estado, Tesoro y Defensa y el asesor de los asuntos de seguridad nacional. El presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor y el director de Inteligencia Nacional se encargan de asesores del consejo. El jefe del Gabinete de la Casa Blanca, el asesor del presidente en asuntos legales y el asesor en la política económica también están competentes para participar en las reuniones. El consejo también tiene su organismo de trabajo rutinario que incluyen a funcionarios a cargo de los asuntos del Este Asiático y de China.

La orientación de la política hacia China no solo depende del secretario de Estado (como Hillary), sino también del presidente (Obama) y del vicepresidente (Joe Biden). Las opiniones de los demás integrantes del consejo también son importantes.

La diplomacia económica y comercial y la diplomacia financiera se ven cada vez más importantes a medida del estrechamiento de las relaciones económicas y comerciales sino-estadounidenses y del fortalecimiento de la cooperación internacional para enfrentarse a la actual crisis financiera. El actual secretario de Tesoro Paulson ha desempeñado un importante pepel en el diálogo económico estratégico entre China y EE.UU, y por su parte, el recién nombrado secretario de Tesoro, Timothy Geithner que aprendió el chino, será uno de los protagonistas en las relaciones bilaterales.

Es posible que Robert Gates vuelva a asumir el secretario de Defensa, y que el ex comandante de la OTAN James Jones y el ex comandante en jefe de la Flota del Pacífico Dennis Blair se encarguen del asesor de los asontos de seguridad nacional y el director de Inteligencia Nacional respectivamente. También desempeñarán importante papel en la política hacia China.

Está claro que como el ejecutivo de la política exterior, el secretario de Estado desempeña un pepel muy importante en el terreno. Para ayudarle en la gestión de los múltiples trabajos del departamento de Estado, los adjuntos del secretario de Estado en los asuntos de Asia y el Pacífico, el embajador en China y otros funcionarios a cargo de los asuntos rutinarios también desempeñan un papel relativamente importante en las relaciones sino-estadounidenses.

Habrá poca probabilidad de un conflicto de carácter estratégico entre China y EE.UU.

Tanto Obama, Hillary y otros demócratas como los republicanos consideran el terrorismo como la más grave amenaza. Sin embargo, el desafío de los países grandes recién surgidos como China, no constituye la primera amenaza, según consideran los personajes de la fuerza rectora política de EE.UU.

De acuerdo con los analistas estadounidenses, los temas prioritarios que esperan al presidente electo Obama son el término de la guerra de Irak y la resolución de los problemas nucleares de Irán y Corea, la guerra de Afganistán, el proceso de paz en el Medio Oriente y el calentamiento global. Al parecer, las relaciones con China no ocupan el primer lugar en la lista de los asontos candentes a solucionar.

El objeto que persigue EE.UU. en un futuro inmediato consiste en mejorar su imagen diplomática a medida del descenso de su poderío además de mantener su liderazgo en el terreno internacional. Esta es la misión prioritaria a cumplir para la nueva secretaria de Estado Hillary. Es notorio que en la actual situación caracterizada por la crisis financiera, la amenaza terrorista y el descenso de su poderío, el mantenimiento de las relaciones estables con China corresponde a los intereses de EE.UU.. Desde luego, esto no significa que no habrá divergencias ni fricciones entre ambas partes. Pero serán “conflictos a nivel bajo” en las esferas tácticas y concretas, y es poco probable que ocurran “conflictos a alto nivel” y de significado estratégico, según los analistas. (Pueblo en Línea)
28/11/2008

Noticias relacionadas
·Tribuna Internacional: la ayuda no es una comida gratuita
·¿Aparecen co-presidentes en Estados Unidos?
·La forma de Obama para organizar su gabinete
·¿China decirá “no” al bono norteamericano?
·Los cinco fundamentos de la “confianza de China” (por Wang Hailou)
 Más  
Noticias de PCCh