Actualizado a las 2008:12:22.14:39

¿Por qué la UE trata ora con calor ora con frío sus relaciones con China?

A partir de mayo de 2004, la Unión Europea sobrepasó a Japón y Estados Unidos para llegar a ser el primer socio comercial de China, mientras ésta es el segundo socio comercial de la UE (sólo después de Estados Unidos). Según estadísticas de la parte de la UE, la importación de la UE desde China no sólo disminuye la presión de la inflación, sino que ahorra 300 euros anuales para cada familia de la UE. De acuerdo con estadísticas de la parte china, la importación de China desde la UE crea 1,5 millones de empleos para la UE.

En su primera visita a China realizada en noviembre de 2007, Sarkozy logró pedidos por valor contractual de 20 mil millones de euros, superando en mucho el éxito logrado en su visita a China realizada en agosto del mismo año por Merkel que toma una actitud dura para con China, haciendo que los círculos comerciales alemanes envidiaran y sus círculos políticos se desintegraran. “Financial Times Deutschland” incluso puso en su primera página el titular “Los Círculos Comerciales de Alemania piden que Merkel incline su cabeza ante China”. Cuando parlamentarios del Bundestag (parlamento federal) pidieron prohibir mercancías chinas y ejercer presión sobre China por el “problema del Tíbet”, encontraron de inmediato la oposición general de los círculos comerciales del país, por lo que se ve que el desarrollo económico de China y la ampliación del comercio entre China y la UE hacen que las capas de dirección de los países de la UE vean la importancia práctica del mantenimiento de relaciones amistosas con China.

No obstante, a medida del aumento en gran margen del volumen comercial bilateral entre China y la UE, las relaciones económicas y comerciales de las dos partes también entraron en un período de alta incidencia de problemas. Los crecientes factores competitivos en las relaciones económicas y comerciales no sólo se reflejan en la economía y comercio bilaterales, sino que echan sombra sobre la cooperación política entre las dos partes.

En octubre de 2007, varios días anteriores a la visita de Merkel a la India, el bloque parlamentario de su partido dio a conocer la nueva estrategia asiática, proponiendo que Alemania fortalezca sus relaciones con los países democráticos como India, Japón y Australia” y que, al mismo tiempo, “se reúna con Europa, Estados Unidos y países democráticos de Asia para poner coto a la amenaza causada por el despegue de China”.

Siendo Merkel uno de los “mansos” de los dirigentes de la nueva generación de Europa, su política exterior puede ejercer influencia sobre la de otros países de Europa. Luego de subir al poder, en su primera visita a China, Merkel discutió muchas veces con la parte china sobre el tipo de cambio del renminbi, llegando a ser el primer dirigente de un país europeo en ejercer presión sobre China en este problema.

¿Dónde está el factor interno de la diplomacia de “derechos humanos” de la UE?

Las personas cuidadosas pueden notar que en la política de las potencias europeas para con China, se acentúan cada día más los factores de “derechos humanos” y “valores”. Los “derechos humanos” llegan a ser ficha para presionar a China. “Xiang Zhuang ejecuta la danza de espadas con el fin de atentar contra la vida de Liu Bang”. Además son instrumento de los dirigentes de las potencias europeas de hacer concesión política y desviar la presión de la opinión pública.

Tomemos como ejemplo Alemania, su economía ya se encuentra en una etapa de estancamiento después de muchos años de desarrollo y el nivel de vida del pueblo baja comparativamente, mientras entran en gran cantidad mercancías de los países emergentes. Además, Alemania, que es un gran país exportador de productos industriales, es más sensible del desafío proveniente de China. Para un político carente de buenos medios para impulsar rápidamente el desarrollo económico, orientar la crítica a países emergentes constituye el atajo para apaciguar las quejas populares. La entrevista de Merkel con Dalai es un producto bajo estas condiciones.

Ahora vamos a ver a Francia. Sarkozy proviene de un partido político de centro-derecha, la Unión por un Movimiento Popular. En su campaña electoral expresó que de ser elegido presidente, continuaría siguiendo la política exterior de amistad con China.

Sin embargo, en abril pasado, el alcalde de París, Delanoe, que representa a las fuerzas ultraizquierdistas francesas, propuso ante el Concejo Municipal otorgar a Dalai el título de “ciudadano honorario”, tratando de contrariar al gobierno de Sarkozy que intentaba aliviar las relaciones chino-francesas. Un portavoz de la gobernante Unión por un Movimiento Popular de Francia dijo que las personalidades izquierdistas aprovecharon esta acción para ganar un “golpe de estado de relaciones públicas” y que todo esto muestra evidentemente la división de Francia en lo político.

Además, después de asumir la presidencia, Sarkozy enfrentó la presión que representaban la abatida situación económica, el descenso de la fuerza nacional y la gradual caída de la influencia francesa en Europa y, para desviar la presión de la opinión pública nacional, actuando con el mismo método corriente, se metió en un lío con China en el “problema del Tíbet” e incluso manifestó en ciertos momentos que iba a boicotear la Olimpiada de Beijing. Más aún, Francia es presidente de turno de la UE en el segundo semestre de este año, de modo que Sarkozy necesitó urgentemente aprovecharse de esta oportunidad para hacer oír la voz de Francia e hizo todo lo posible para crear una situación a favor de ella, esperando atraer de esta manera la atención de la comunidad internacional.

¿Qué estilo personal tienen los dos duros politicastros?

El estilo político de Merkel es conocido por su franqueza y dureza, de manera que mantiene la imagen de “Dama de Hierro” en los círculos políticos alemanes. Algunos medios de comunicación alemanes dicen en broma que hacia el exterior ella sigue una “política exterior de línea directa”. Ella habla sin reparo sobre una “amenaza de China” y pide sin rodeos que China asuma mayor responsabilidad internacional. Después que su entrevista con Dalai provocó numerosas censuras, Merkel se negó a reconocer su error, expresando en forma dura: “Siendo canciller, tengo derecho a decidir cuándo y a qué huésped recibo.”

Con un estilo similar al de Merkel, Sarkozy mostró su estilo de “hablar con franqueza y actuar con audacia” cuando era ministro del Interior de Francia; la consigna de “romper tranquilamente con la Francia del pasado” en su campaña electoral le permitió ganar finalmente las elecciones. Además de esto, los medios de comunicación consideran generalmente que Sarkozy es un personaje político versátil y aficionado a lucirse, razón por la cual no se excluye la posibilidad de que cree problemas de vez en cuando para llamar la atención de la comunidad internacional y levantar su reputación.

En noviembre pasado, en momentos en que la situación económica y financiera mundial necesitaba que la UE estrechara su cooperación con China, Sarkozy, haciendo caso omiso de la enérgica oposición de China, declaró que iría a entrevistarse con Dalai. A este respecto, la parte china hizo una respuesta enérgica anunciando postergar la Cumbre China-UE programada para comienzos de diciembre. A pesar de esto, Sarkozy, moviéndose en contra de la corriente, se entrevistó con Dalai el 6 de diciembre en Varsovia. Estas acciones muestran repetidamente su carácter versátil y por esto su imagen internacional ha caído una y otra vez. (Pueblo en Línea)
22/12/2008

Noticias relacionadas
·Los EE.UU. están empujando a la economía mundial hacia la redeflación
·América Latina pertenece a los latinoamericanos (Tribuna Internacional)
·¿Tiene la Reserva Federal de EEUU más “municiones”?
·“La prosperidad de China va en beneficio del mundo”
·Países sudamericanos buscan oportunidades en medio de crisis
 Más  
Noticias de PCCh