Actualizado a las 2009:09:28.16:01

El satisfactorio desarrollo de China desmiente pronósticos sobre su “derrumbamiento”

Los términos de “comunidad China-EEUU”, “Grupo-2” y otros por el estilo han aparecido en los medios occidentales de vez en cuando, lo que da una impresión de que China, como país grande en resurgimiento, es capaz de permanecer en el mismo plano que los EEUU.

Es notable que China todavía no cuenta con el suficiente poderío para lograrlo. Sin embargo, su rápido desarrollo económico y su excelente actuación frente a la actual descenso económico global han hecho al mundo premeditar de nuevo su secreto de mantener la vitalidad.

Desde luego, para China no es fácil encontrar el camino de su desarrollo exitoso. China bajo la dirección del Partido Comunista de China ha experimentado frustraciones y numerosos desafíos en la búsqueda de un camino correspondiente a su realidad.

Durante los últimos 60 años desde la fundación de la República Popular China, hay personas que han pronosticado una y otra vez que el país socialista más populoso del mundo se enfrentará el peligro del derrumbamiento.

A principios de la fundación de la RPCh, algunos políticos dudaban que un partido político en representación del proletariado y formado principalmente por campesinos podía dirigir un país con extenso territorio.

Un grupo de kuomintanistas creía que la China Roja se derrumbaría pronto debido a que sus líderes no eran capaces de alimentar a sus 500 millones de habitantes y que el poder rojo no tenía suficientes experiencias para gobernar el país y contaba con escasos conocimientos para construir un poderoso país con industrias modernas.

En seguida China se enfrentó a severas pruebas incluida la guerra de Corea, “el Gran Salto Adelante” y la calamidad natural de tres años. De los numerosos desafíos, “la revolución cultural” de diez años de duración empujó a China casi al borde del hundimiento …

Durante el periodo de la Guerra Fría, la existencia de China estaba amenazada por países que procuraban el hegemonismo y que planeaban lanzar sorpresivos ataques nucleares contra ella.

Sin embargo, China logró subsistir continuamente y crear éxitos extraordinarios en su desarrollo.

En los primeros años después de la fundación de la RPCh y en las épocas del “Gran Salto” y de la “revolución cultural”, China no refutó las infundadas afirmaciones sobre su hundimiento, ya que en aquel entonces los países occidentales mantenían una posición hostil contra China, que permacecía encerrada y que prestaba mayor atención en la resolución de sus propios problemas, comentó Wang Yukai, experto en la política y catedrático del Instituto de Administración Estatal de China.

China definió de nuevo su destino en 1978. Su resurgimiento dio origen a cambios en la configuración mundial. Bajo la dirección de Deng Xiaoping, los reformistas chinos abrieron las puertas de su país al mundo y delinearon una nueva modalidad de desarrollo económico, lo que atrajo la atención de todo el mundo.

Sin embargo, los enormes éxitos en el desarrollo económico no han ayudado a China a librarse de la presión y el desafío.

El Occidente creía que el disturbio político ocurrido en 1989 en Beijing era un indicio de la desintegración del poder rojo chino.

La desintegración de la URSS en 1991 hizo a los occidentales a dudar más que China continuaba persistiendo en su avance por el camino socialista con peculiaridades chinas.

En su artículo titulado “¿Quién alimenta a China?” y publicado en 1994, Lester Brown, director del Instituto de la Política de la Tierra de EEUU, trazó una escena sombría para China afirmando que el país más populoso del mundo tropezaría inevitablemente con los problemas del suministro de cereales y de otros aspectos, lo que causaría el caos de la comunidad internacional y un grave desastre a la humanidad.

Con el ingreso de China a la OMC en 2001, un grupo de estudiosos occidentales volvió a dudar de la continuidad del desarrollo económico chino, afirmando que “las rígidas y vulnerables empresas estatales chinas” no podían soportar un solo golpe tras la entrada en la organización, lo que provocó un temor a nivel nacional en el país.

Gordon G. Chang, abogado estadounidense de origen chino que había trabajado en China durante 20 años, pronosticó que China se hundiría pronto.

E incluso afirmó que “a lo máximo, el sistema político y económico chino se mantendrá cinco años, … ya que la economía china se encuetra en decadencia y está comenzando a derrumbarse. Esto ocurrirá antes de las Olimpiadas 2008 de Beijing, y no después de la fecha”.

Sin embargo, con el paso del tiempo, la economía china mantiene su impetú de rápido desarrollo, sobre todo ante el fuerte descenso de la economía global, lo que ha desmentido los “pronosticos” del señor Gordon G. Chang y sus semejantes.

El estudioso chino Wang Yukai dijo que los pronósticos de los occidentales se equivocan con frecuencia debido a que ellos siempres observan a China con prejuicio y que esto les impide conocer profundamente el desarrollo chino.

El Occidente también cree que la política de reforma y apertura permite al sistema económico chino convertirse en el de la economía del mercado, cambiando fundamentalmente el sistema político y conviertiendo la modalidad china en la occidental. Sin embargo, los hechos comprobarán que China tiene su propia modalidad de desarrollo, dijo.

China se está desarrollando convirtiéndose de un país aislado por el Occidente en un poderoso del mundo y su modalidad de desarrollo ha sido reconocida. (Pueblo en Línea)
28/09/2009

Noticias relacionadas
·¿Porqué Angela Merkel ha sido reelegida?
·¿Poseerá Irán armas nucleares dentro de un año?
·¿Podría marchar el G20 a la mecanismización?
·Comunidad internacional comenta favorablemente importantes discursos del presidente Hu Jintao
·Alto oficial revela detalles del desfile militar en el Día Nacional de China (2)
 Más  
Noticias de PCCh