Actualizado a las 2009:10:19.14:35

Lo que está detrás del ataque a la Guardia Revolucionaria de Irán

Precisamente en momentos antes de que los líderes de los clanes locales de los chiítas y suníes de Irán se sentaran para reunirse, el atacante lanzó el asalto.

¿Quién fue la mano negra? Según se conoció, “Jundallah” ya declaró que se responsabiliza por este ataque suicida. “Jundallah”, un destacamento armado antigubernamental que actúa dinámicamente en la frontera entre Irán y Pakistán, ya ha sido introducido por estos dos países en la lista de organizaciones terroristas. “Jundallah” dice que lucha por defender los derechos de los suníes que constituyen una minoría en Irán; en los últimos años “Jundallah” ha realizado numerosos ataques como explosiones y secuestros. Entre tanto, medios de comunicación oficiales de Irán señalaron que sin lugar a dudas, fuerzas extranjeras metieron la mano en el ataque, porque ellas desean sembrar cizañas entre los suníes y los chiítas para socavar su unidad. Por casualidad, altos miembros de “Jundallah” expresaron anteriormente que esa organización tiene ciertos contactos con departamentos de inteligencia de Estados Unidos… Sin hablar de si este ataque tenía realmente “factor EEUU” y considerando sólo desde el ángulo de la historia, debido a la posición especial de la provincia de Sistan y Baluchestán—limita con Pakistán en el este, con Afganistán en el noreste y bañada por el Golfo de Omán y el Mar Arábico en el sur, es la salida del interior de Asia Central al mar y, al mismo tiempo, está cerca de la garganta del Golfo Persa—el Estrecho de Ormuz, esta región estratégica siempre ha sido mirada con buenos ojos por las fuerzas de las grandes potencias.

El último incidente sangriento constituye, sin duda alguna, un impacto contra la situación de seguridad en la localidad y, en cierto grado, destaca las contradicciones raciales y religiosas de Irán. Según se conoció, de la población irania de 70 millones de habitantes, más de la mitad son persas, quienes tienen contradicciones con los demás habitantes, entre ellos, los árabes y los beluchestanos. Además, en este país musulmán, el 90% de los creyentes son musulmanes chiítas en tanto que los creyentes suníes son sólo una ínfima minoría, en que están incluidos los árabes, kurdos y turkmenstanos. Los minoristas, que se encuentran en una posición débil, suelen quejarse del trato injusto en la educación y el empleo; y en la región del sur de Irán, estas quejas se manifiestan con frecuencia en formas violentas. En realidad, la provincia de Sistan y Baluchestán en el sureste de Irán, siempre ha sido un región con abundantes actividades terroristas y, además, su ubicación en la frontera con Pakistán deja a los baluchestanos suníes encontrar con mayor facilidad vías para conseguir armas, lo que, desde luego, agrava el orden confuso en esa región. Razón por la cual el gobierno iranio envió en abril pasado a unidades selectas de la Guardia Revolucionaria a la región, para contener la creciente violencia.

Cabe prestar atención a que el ataque tuvo lugar en momentos en que la Guardia Revolucionaria se está convirtiendo en el más poderoso grupo político, social y económico del país. Tras los recientes disturbios electorales en Irán, la Guardia Revolucionaria ha logrado enérgicamente el dominio de la seguridad nacional. Por lo tanto, precisamente como señalan ciertos analistas, el ataque a la Guardia Revolucionaria con este trasfondo, cualquiera que sea su propósito, tiene un significado simbólico—probablemente dispuesto a mancillar planificadamente la imagen de Irán, pero parece que Irán no es un país seguro, por lo menos esto revela la inestabilidad interna del país.

Precisamente un día después de la explosión, es decir, el 19 de octubre, Irán realizará en Viena una nueva rueda de diálogo sensible sobre su problema nuclear con Rusia, Francia y otros países occidentales. ¿Las condenaciones severas hechas por Irán contra Occidente por el incidente de explosión llegarían a ser cierta nota para las negociaciones nucleares? Esto sería tal vez un signo de interrogación para los observadores. (Pueblo en Línea)
19/10/2009

Noticias relacionadas
·Marginados, 60 millones de obreros-niño indios con un promedio de 1,3 dólares de ingreso semanal
·Para desarrollarse, ¿qué más necesita China?
·China y Rusia suscriben 12 documentos para fortalecer las relaciones bilaterales
·El concepto de hegemonismo ha perjudicado a India
·Periódico estadounidense: El “avión grande” de China no es amenaza (2)
 Más  
Noticias de PCCh