PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2009:12:31.14:50

Wanghailou: China está en el centro del escenario mundial

2009 es un año de gran significación en la historia de la diplomacia china, y es también un año de avance integral de la diplomacia china en las cuatro esferas (relaciones con grandes potencias, relaciones con países ciucundantes, relaciones con los países en vías de desarrollo, y relaciones variadas). Bai Songya, presentador del telediario de la Televisión Central, me pidió sintetizar en una palabra la diplomaia china de 2009. Elijo la palabra “nueva”. ¿Porqué? La razón es que el punto más brillante de la diplomacia china de 2009 es la llegada de China en el centro del escenario mundial. En los últimos más de cien años desde la Guerra del Opio, vivimos durante largo tiempo al margen del escenario mundial. Después de la fundación de la República Popular China en 1949 China ha emprendido el camino de emergencia. Desde la reforma y la apertura del país iniciadas en 1978 por la III Sesión Plenaria del XI Comité Central del Partido Comunista de China, empezamos a avanzar desde el margen hacia el centro del escenario mundial. La crisis financiera estallada en el año pasado ha acelerado este proceso, y en 2009 ya estamos en el centro del escenario mundial. Esto no puede ser sino un nuevo acontecimiento trascendental en las relaciones mundiales.

¿Qué es lo que impulsa a China hacia el centro del escenario mundial? Pienso que son la coyuntura internacional, la ventaja geográfica y los esfuerzos humanos.

Por coyuntura internacional se entiende que el mundo ha cambiado. El mundo ha entrado desde la época de la guerra y la revolución en la época en que la paz y el desarrollo pasan a ser temas principales. Esto es el cambio más grande en la historia de las relaciones internacionales. La búsqueda de la paz, la promoción del desarrollo y el esfuerzo por la cooperación han pasado a ser corrientes incontenibles. Esta coyuntura, esta gran situación internacional, es muy favorable para el desarrollo y la emergencia de China.

Por ventaja geográfica se entiende que China se halla en Asia. En las relaciones internacionales está surgiendo una corriente poderosa: un número de países en vías de desarrollo están emergiéndose, lo que tiende a cambiar la fisonomía del mundo en el siglo XXI. La fuerza principal de esta corriente es Asia, y China es un país muy representativo de ella. La emergencia de países en vías de desarrrollo está cambiando la correlación de fuerzas del mundo. En la década 70 del siglo pasado, el volumen económico global de los 7 países occidentales ocupó un 70% de la economía mundial. Hoy calculando a base del poder adquisitivo medio, el volumen económico global de los países emergentes ya ha ocupado la mitad del volumen global. El cambio en la fuerza económica conlleva naturalmente cambio del derecho a la palabra. Es un buen ejemplo la recién Conferencia de Copenhague.

Los grandes problemas económicos del mundo fueron en general decididos por unos países desarrollados después de la discusión entre ellos. Los demás países tenían escaso derecho a la palabra. Pero hoy la situación ha cambiado. El cambio climático es un serio desafío que enfrenta la humanidad en el siglo XXI. Para hacerle frente, los países desarrollados tienen derecho a la palabra, y los países en vías de desarrollo también lo tienen. Es por ello que en la Conferencia de Copenhague, EEUU, Europa y Japón consultaron con China, India, Brasil y Sudafrica. Si bien el acuerdo de Copenhague no tiene fuerza obligatoria, constituye un paso que ha dado la humanidad en su lucha contra el cambio climático. Considero que cuando el mundo llegue a un acuerdo oligatorio para hacer frente al cambio climático, no negará ni subestimará el significado del acuerdo de Copenhague.

Entre los tres factores, el esfuerzo humano es lo más importante. Por esfuerzo humano entendemos que la dirección colectiva de segunda generación del PCCh con Deng Xiaoping como núclero, después de tomar plena consideración de los cambios del mundo y de la emergencia de Asia, definió la construcción económica como centro de su agenda, adoptó la orientación de la reforme y la apertura, y liberó en gran medida las fuerzas productivas de China. Entre los factores principales de las fuerzas productivas, el esfuerzo humano es más importante. Los cambios de China registrados en los últimos 31 años son resultados de la emancipación de las fuerzas productivas, y la iniciativa y la creatividad de los chinos están puestas en juego en pleno sentido.

Desde luego, para llegar al centro del escenario mundial, China tiene que enfrentar una nueva situación. Es necesario pasar por un proceso de prueba en tempestades y acumular experiencias. Pero con la presencia de los tres factores favorables, China podrá sin falta hacer una contribución relativamente grande a la humanidad, tal como lo esperaba el presidente Mao Zedong. (Pueblo en línea)
31/12/2009

Noticias relacionadas
·Los 10 principales eventos a nivel mundial de 2009 seleccionados por Xinhua (10)
·Los 10 principales eventos a nivel mundial de 2009 seleccionados por Xinhua (9)
·Los 10 principales eventos a nivel mundial de 2009 seleccionados por Xinhua (8)
·Los 10 principales eventos a nivel mundial de 2009 seleccionados por Xinhua (7)
·Los 10 principales eventos a nivel mundial de 2009 seleccionados por Xinhua (6)
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh