Actualizado a las 2010:01:08.14:45

Perspectivas en el nuevo año para el mejoramiento del bienestar del pueblo (3)

¿Cuándo los precios de las viviendas dejan de dispararse?


El año pasado se escenificó un espectáculo frenético en el mercado inmobiliario de las ciudades de primer línea. La subida frenética de los precios de las viviendas hizo que no pocos compradores corrientes lamentaran su incapacidad. A finales del año pasado, en su reunión regular el Consejo de Estado planteó la necesidad de controlar la subida disparada de los precios de las viviendas en una parte de las ciudades. Acto seguido los departamentos pertinentes adoptaron medidas complementarias en materia del suelo y de impuestos. Mucha gente que quería comprar viviendas veía nacer de nuevo sus esperanzas, y anhelaba que en 2010 los precios de viviendas en estas ciudades volvieran progresivamente a una estabilidad racional y pudiera realizar lo más pronto posible su sueño de contar con un alojamiento propio.

En tiempos recientes los departamentos pertinentes han puesto en escena una serie de medidas de acuerdo con los principios de aumentar la oferta para controlar la especulación. Tales como prolongar el período de exención del pago de impuesto de operación para la venta de viviendas de segunda mano de dos años a cinco; el primer pago para la concesión de suelo no debe inferior al 50%, incrementar el control para poner en orden el mercado, y fortalecer el control en la administración de créditos inmobiliarios para la adquisición de dos viviendas. Zhu Zhongyi sostiene que las medidas puestas ahora en escena son medidas de coordinación. Sus características principales son aumentar el coste para la especulación jugando un papel de impedir las demandas especulativas. Pero para lograr una estabilidad prolongada del mercado inmobiliario y de los precios de las viviendas, es necesario incrementar la oferta efectiva en el mercado.

A partir del tercer trimestre del año pasado, las inversiones inmobiliarias y la cantidad de construcciones iniciadas han aumentado sin cesar en comparación con el trimestre anterior. Las diversas localidades han adoptado una tras otra medidas para impulsar la construcción de viviendas, su puesta en venta en el mercado, golpear la renuencia a la venta, activar el mercado de viviendas de segunda mano, y aumentar la oferta efectiva de viviendas. Esto significa que a partir de 2010 se aliviará progresivamene la contradicción entre la oferta y la demanda en el mercado inmobiliario. Por ejemplo Beijing prevé que la oferta de nuevas viviendas comerciables de la ciudad en este año podrá llegar a 28 millones de metros cuadrados, lo que significa un aumento de 5 millones de metros cuadrados en comparación con 2009.

Zhu Zhongyi señaló que aún se necesita un período para incrementar la oferta del suelo de construcción e iniciar nuevos proyectos. En la primera mitad de 2010 la oferta de viviendas es aún insuficiente. A ello se agrega que los promotores, si bien disponen de abundantes recursos, carecen en general de fuerzas para bajar los precios a fin de promover la venta, los precios de las viviendas en las ciudades de primera línea se mantendrán a un alto nivel. Sin embargo, los altos precios de las viviendas han hecho retroceder a muchos compradores, y gracias al papel de las medidas coordinadas, es posible que el alza de los precios de las viviendas se atenúe. En la segunda mitad del año, con la entrada masiva de nuevas viviendas en el mercado, se verá una distensión de cierto grado entre la oferta y la demanda en el mercado, y los precios de las viviendas tienden a estabilizarse.

Al mismo tiempo que inhíben la demanda especulativa, los departamentos pertinentes reiteran que continuarán apoyando el consumo de los ciudadanos para mejorar las viviendas de uso propio. Esto es una buena noticia para los compradores corrientes de viviendas.

Responsables pertinentes del Ministerio de Viviendas y Construcción Urbana y Rural manifestaron que en las ciudades donde los precios de viviendas suben en forma excesiva y con gran rapidez, es necesario incrementar la oferta de viviendas sujetas a la limitación de precios, y ampliar adecuadamente la esfera de oferta de viviendas económicas y de uso práctico pasando de las familias de renta baja a las de ingreso medio-bajo. Las instituciones financieras también continúan concediendo trato preferencial a los compradores que adquieren por primera vez viviendas menores de 90 metros cuadrados.

[1] [2] [3] [4] [5] [6]

 Más  
Noticias de PCCh