Actualizado a las 2010:02:25.14:19

Un Irán más desafiante saca de quicio a EE.UU.

El recién anunciado plan de Irán de construir dos plantas más de enriquecimiento de uranio en el próximo año, y su carta a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), en la cual propone un intercambio simultáneo de combustible dentro de su territorio, tiene a EE.UU. con los nervios de punta y podría conducir a la imposición de enérgicas sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

EE.UU. ha enviado una advertencia clara a Teherán, declarando “inaceptable” la más reciente propuesta del país centroasiático, el cual, como consecuencia, encara la “perspectiva de sanciones.”

Irán endurece sus posiciones sobre programa nuclear, pero mantiene colaboración con AIEA

Aunque en fecha reciente dio señales de su determinación a continuar desarrollando su programa nuclear, la república islámica todavía mantiene abierta la puerta a la cooperación con la AIEA, y su compromiso con el tratado de no proliferación nuclear.

Los analistas creen que, en sentido general, la insistencia de Irán no sólo se encamina a desarrollar nuevas formas de energía, sino también a reverdecer los laureles del orgullo patrio y cimentar su papel como potencia regional.

La razón por la que Irán se atreve a endurecer su postura en el desarrollo de su programa nuclear deriva de la estable situación política en Teherán, así como de la certeza de que las posibles sanciones internacionales no dañarán de manera sustancial su economía, a juicio de analistas.

Un Irán desafiante ha intentado forzar a EE.UU. a aceptarlo como potencia atómica, en un afán por revertir las políticas hostiles diridas a la nación persa y acumular de paso bazas a su favor, con vistas a desarrollar las futuras negociaciones nucleares futuras, o incluso un diálogo directo con EE.UU., afirman observadores.

A la par, con sus más recientes tácticas, Irán ha dado continuidad a su estrategia de desarrollar la tecnología nuclear con fines pacíficos. De manera paralela, se apega al tratado de no proliferación, como excusa para desarrollar su programa, y al mismo tiempo hace creer a la comunidad internacional sobre la viabilidad de una solución diplomática, indican expertos.

EE.UU. propone sanciones efectivas contra Irán

Poco después de que Irán anunciara su nuevo plan, EE.UU. advirtió a Teherán que “se agotan el tiempo y la paciencia” respecto a su supuesto programa nuclear.
El portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs reiteró las advertencias de EE.UU., en el sentido de que habrá “consecuencias” si Irán continúa desarrollando su capacidad de enriquecimiento de uranio.

Gibbs dijo este lunes que EE.UU. está trabajando en favor de “las sanciones más fuertes que hayan sido aprobadas jamás por el Consejo de Seguridad”, desde la resolución 1874 del año pasado, que apuntaba a la República Popular Democrática de Corea (DPRK).

El portavoz del departamento de Estado Philip Crowley dijo que EE.UU. y otras potencias están revisando los objetivos iraníes que podrían quedar sujetos a sanciones, y que Washington haría ofertas específicas a Naciones Unidas en las semanas venideras.

Además de promover sanciones de la ONU, EE.UU. también ha intensificado sus sanciones unilaterales contra Irán.

Mark Dubowitz y Reuel Marc Gerecht, ambos de la Fundación para la Defensa de las Democracias, publicaron un artículo titulado “El caso de las sanciones contra la gasolina de Irán” en la edición de este lunes del diario Wall Street Journal.
Según los redactores, aunque la administración del presidente Barack Obama quiera utilizar sanciones más duras para detener los esfuerzos de Teherán para enriquecer uranio, la Casa Blanca no se ha planteado establecer sanciones sobre el petróleo refinado.

“Para la administración, las sanciones financieras dirigidas contra las propiedades de la Guardia Revolucionaria, a la que EE.UU. califica de organización terrorista, son una manera más atractiva de forzar a los gobernantes de Irán a sentarse a la mesa de negociaciones,” indica el artículo.

El 10 de febrero, la administración de Obama anunció nuevas sanciones contra la omnipotente Guardia Revolucionaria de Irán. Para ello, ordenó congelar todos los activos de un individuo y de cuatro empresas ligados a dicho cuerpo paramilitar.

David Albright, presidente del Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional, dijo en una entrevista con el Consejo de Relaciones Exteriores la semana pasada, que resulta esencial un diálogo directo y multisectorial entre EE.UU. e Irán.

También sugirió comprometer a más actores deseosos de conseguir un Oriente Medio libre de capacidades para manufacturar armas nucleares.

Albright ha sido categórico en cuanto a solicitar que no se utilice ninguna fuerza militar para detener el programa nuclear de Irán.

A la vez que exhorta a EE.UU. a implementar sanciones más duras, también se pronuncia por abrir negociaciones amplias con Irán.
(Pueblo en línea)
25/02/2010

Noticias relacionadas
·Los cálculos detrás de las tesis extrañas de Occidente sobre el Renminbi
·Avanza cooperación entre Francia y Alemania a pesar de altibajos
·Una mirada a la reducción china de la deuda estadounidense
·Crisis financiera de Grecia conduce a crisis del euro
·El “modelo de China” necesita de la sabiduría china
 Más  
Noticias de PCCh