Actualizado a las 2010:02:26.14:05

Sigue incierto el futuro de Toyota tras aparición de Toyoda en Congreso de EE.UU.

El presidente de la Corporación Automovilística Toyota, Akio Toyoda, apareció ante el Congreso de EE.UU. el miércoles, para disculparse por los defectos detectados en los vehículos de su compañía, lo que ha dado lugar a la recogida de millones de unidades, y para explicar lo que hará la compañía en el futuro, para evitar que este tipo de problemas den lugar a crisis.

A pesar de las disculpas de Toyoda, sin embargo, su compañía está lejos de libararse de sus problemas, e incluso algunos legisladores estadounidenses parecían insatisfechos con las explicaciones dadas por el presidente Toyoda, al argumenar las decisiones de su compañía en meses recientes.

Durante el proceso mencionado, ha quedado en evidencia que algunos vehículos de la Toyota tenían frenos incapacitados de funcionar con la rapidez requerida en ciertas condiciones, mientras que en otros modelos el acelerador se atasca.

Los problemas crecen

“Temo que quisimos crecer demasiado ápido,” dijo Toyoda. Y agregó: “Lamento que esto haya dado lugar a los problemas de seguridad que condujeron a las mencionadas recogidas, y siento profundamente cualquier accidente que los conductores de Toyota hayan experimentado.”

A pesar de la disculpa, sin embargo, la revista Christian Science Monitor ve las observaciones de Toyoda como sintomáticas de venideros recortes, tras haberse comprobado los devastadores efectos de la ampliación excesiva en el sector financiero, el cual actuó hace dos años como causante de la crisis credititicia y el descenso económico globales.

“Ya sean aceleradores pegajosos o préstamos aventurados, los líderes empresariales necesitan tomar en cuenta mucho más que las ganancias,” estima el editorial.
El investigador de Filadelfia dijo que “se necesitarán más que palabras para restaurar la confianza del consumidor.”

Con este fin, Toyota ha puesto en marcha campañas publicitarias masivas, en un esfuerzo por recuperar la confianza del público, pero queda la duda de hasta qué punto funcionarán estos llamados. Debido al continuo seguimiento que los medios han otorgado al tema, las consecuencias financieras de la recogida deberán reflejarse en las cifras de ventas de los próximos meses, mientras que el daño a la reputación de Toyota, por producir coches con dichas fallas, podría ser irremediable.

Indecisos

Poco antes de su aparición ante el Congreso, Toyoda y su compañía habían estado sometidos a fuego graneado, por su aparente indecisión y su actitud de procurar ganancias ocultando la información sobre los defectos en los vehículos.

Toyoda había dicho inicialmente que no aparecería ante el órgano legislativo y que en su opinión sería mejor que hablara en la ocasión el jefe de operaciones de la firma en EE.UU., Yoshi Inaba. Pero ante las crecientes presiones de legisladores y medios informativos de EE.UU., Toyoda cambió de idea.

También se supo del envío en días recientes de un “memorando por 100 millones de dólares” con destino a los legisladores. Al respecto, Toyota indicó aparentemente que podría ahorrar 100 millones de dólares en 2007, mediante la retirada de vehículos con alfombras defectuosas.

Ha sido “uno de los documentos más embarazosos que he visto nunca,” dijo el representante republicano por la Florida John Mica.

El representante demócrata por Maryland Elijah Cummings, añadió: “parece que una y otra vez se afirma que se están tratando los problemas, y una y otra vez se dejan de la mano”.

Inaba dijo que el documento era “contrario a los valores de la Toyota.”

En Japón, el periódico Yomiuri Shimbun también condenó el comportamiento de Toyoda y su compañía, señalando que su constante marcha atrás y vacilaciones se traducirán en probables daños permanentes. “La creciente cólera contra Toyota se puede atribuir en parte a la demora del fabricante en responder al aluvión de denuncias sobre supuestos defectos en sus vehículos,” dijo la publicación en un editorial.

“Si Toyoda hubiera aprendido alguna lección del fracaso de su compañía a este respecto, debía haber indicado su deseo de asistir a la audiencia congresional antes de que el comité tuviera que pedir oficialmente su presencia”, indicó.

Ahora, Japón se propone investigar la seguridad de sus coches. A este tenor, el primer ministro Yukio Hatoyama dijo el jueves que le gustaría que la compañía tomara medidas para mejorar su expediente de seguridad. “Espero que la compañía preste total atención a la seguridad, ya que están en juego las vidas de personas. Necesita mantener una política de mejora permanente”.

Para el primer ministro, sin embargo, las audiencias no constituyen el final de la crisis de la seguridad para el fabricante de coches.

Preguntas pendientes

Los críticos están de acuerdo, y en ese sentido se refieren a las preguntas que quedaron por responderse durante la aparición de Toyoda en el Congreso.

Bill Bradley, republicano por California, señaló que parece haber problemas en cuanto a que Toyota no divulgó en otras naciones lo que ocurría en países específicos. Preguntó si en el futuro Toyota divulgaría en EE.UU. cualesquiera fallas detectadas en sus vehículos fuera del territorio estadounidense.

Toyoda contestó que su compañía “quisiera ampliar su total cooperación,” lo que hizo a Bradley preguntar si el presidente de la firma había dado o no un “sí” rotundo.
Después de la audiencia, Toyoda asistió a una reunión con los empleados de la Toyota, en la cual les expresó gratitud por su lealtad.

“En la audiencia, no estuve solo,” dijo el presidente ante un auditorio solidario. “Ustedes y sus colegas en todo EE.UU. y a través del mundo, estaban conmigo. Las palabras no pueden expresar mi gratitud. En la Toyota estamos en una encrucijada. Necesitamos repensar todas nuestras operaciones.”

Si bien Toyoda puede contar con la lealtad de sus empleados, en los meses venideros el mundo corporativo en pleno aprenderá lecciones sobre la lealtad de los consumidores cuando encaran la crisis de una compañía.
(Pueblo en línea)
26/02/2010

Noticias relacionadas
·Nada justifica las presiones para revaluar el yuan
·La peligrosa coyunda entre Google y los cuerpos de espionaje
·El modelo chino: ¿Enigma impenetrable para el mundo?
·CELC, nuevo blogue de America Latina y Caribe sin EEUU ni Canadá
·¡Muéstrate toda, China encantadora!
 Más  
Noticias de PCCh