Actualizado a las 2010:03:08.13:56

Análisis periodístico: ¿Podrán las elecciones generales terminar con el caos en Irak?

El 7 de marzo, se efectuaron en medio de varias explosiones las segundas elecciones parlamentarias después de terminada la Guerra de Irak en 2003. Las labores de la reconstrucción tras la guerra andan con dificultad, la lucha entre las fracciones políticas se ve enconada y la situación de seguridad se vuelve turbulenta en una y otra ocasiones, de manera que estas elecciones tienen mucha importancia y llaman gran atención por si pueden terminar con la situación caótica y obtener una oportunidad para la reconstrucción pacífica.

Después del derrocamiento del régimen de Saddam en 2003, Irak tuvo sucesivamente el Comité Administrativo Transitorio, el Gobierno Provisional y el Gobierno Transitorio hasta el gobierno de Maliki constituido tras las primeras elecciones parlamentarias en diciembre de 2005. Sin embargo, los conflictos masivos entre las sectas religiosas de 2006 y 2007 dentro del país, la siguiente crisis política y el nuevo agravamiento de la situación de seguridad a partir de la segunda mitad de 2009, condujeron a una situación turbulenta en los últimos cuatro años en Irak.

La mayoría de los iraquíes comunes y corrientes ya están cansados desde hace tiempo de los frecuentes conflictos violentos en los últimos años y anhelan retornar a la vida tranquila normal, razón por la cual no quieren ver otro levantamiento poderoso del sectarismo, sino que anhelan una sociedad unida nacionalista. En estas elecciones, los electores votaron de manera relativamente activa y las uniones de los partidos seculares llamaron mucha atención.

A diferencia de los claros rasgos distintivos fraccionarios de los partidos políticos en las pasadas elecciones parlamentarias, la mayoría de las uniones electorales son seculares o más allá de las sectas religiosas. Cada unión tiene candidatos de distintos fondos de sectas, por ejemplo, la unión con los chiítas como columna principal incluye personalidades sunitas y viceversa. Ellos participaron en la contienda electoral bajo la bandera nacionalista y de servicio a todo el pueblo iraquí. A juzgar por las apariencias, esto es un buen indicio de marcha hacia la reconciliación política nacional.

No obstante, durante el mandato cuatrienal de Maliki, no se han resuelto fundamentalmente las divergencias entre las diversas fracciones sobre las fuerzas armadas locales, la ley petrolera y otros problemas. Esto es una importante causa de la turbulenta situación de seguridad en los últimos años en Irak. La posibilidad de alcanzar un consenso esencial entre las diversas fracciones sobre los problemas contenciosos y hacer todo lo posible para reducir el desgaste político interno será particularmente importante.

Desde las discusiones sobre la Ley Electoral en el segundo semestre del año pasado hasta la prohibición de la participación de los antiguos miembros del Partido Baath en las elecciones y el transitorio boicot de los partidos sunitas contra las elecciones, todos estos reveses muestran que no es cosa fácil resolver las divergencias entre los sunitas, chiítas y kurdos.

Además, a fines de agosto próximo, Estados Unidos comenzará a retirar sus tropas de combate como está programado y hasta fin del año próximo, las tropas estadounidenses deben haber completado su retiro. Para entonces, ¿podrían las tropas de seguridad de Irak asumir la importante responsabilidad de controlar la situación? Esto es difícil de predecir ahora. Desde el 30 de junio del año pasado cuando las tropas estadounidenses empezaron a retirarse de las ciudades y poblados iraquíes, la capital de Bagdad sufrió sucesivamente numerosos ataques de coches-bomba en cadena, de modo que volvió a agravarse la situación de seguridad que había mejorado en algo en 2008. La capacidad de las tropas de seguridad de Irak fue puesta en tela de juicio.

A pesar de que Irak movilizó a cerca de un millón de soldados y efectivos policiales y otros agemtes de seguridad para custodiar las elecciones del día 7, en la mañana de ese día se oyeron en Bagdad continuas explosiones, pues varios ataques con morteros y bombas causaron más de 20 bajas humanas entre muertos y heridos. Obviamente, los terroristas siguen activos.

Además, ¿pueden estas elecciones generales conducir a Irak a la paz? Esto depende de si las principales fracciones iraquíes aceptan los resultados electorales. Después de las primeras elecciones parlamentarias de Irak en 2005, algunos partidos políticos acusaron de irregularidades en dichas elecciones y boicotearon contra los resultados electorales. A pesar de que no ha habido este año boicot contra las elecciones, el hecho de que importantes personajes políticos sunitas fueran privados de su calidad de candidato aumenta variables para la situación tras las elecciones. (Pueblo en Línea)
08/03/2010

Noticias relacionadas
·Interpretaciones de ciencia económica para el “milagro de China”
·China llega a una nueva “coyuntura de viraje” (Por Wanghailou)
·Las masas populares chinas presentan propuestas acerca de su vida a la APN y la CCPPCh
·Las experiencias chilenas en prevención de las calamidades naturales
·Toyota pide disculpas en tanto que la industria manufacturera china también debe hacer un autoexamen
 Más  
Noticias de PCCh