Actualizado a las 2010:03:11.14:10

Que la voluntad estatal se destaque plenamente en la contención de los altos precios de las viviendas

El Informe sobre la Labor del Gobierno de este año, respondiendo al anhelo de las masas populares de contener los altos precios de las viviendas, formula explícitamente con términos duros, exigencias rigurosas y rumbo claro, cuatro medidas para promover el desarrollo estable y sano del mercado de bienes raíces. Los gobiernos a los distintos niveles y los departamentos pertinentes deben asumir la responsabilidad para garantizar que la voluntad estatal se destaque plenamente en la contención de los altos precios de las viviendas.

De las expresiones en el Informe sobre la Labor del Gobierno no es difícil de darse cuenta que el promover el desarrollo estable y sano del mercado de bienes raíces ha llegado a ser uno de los asuntos preferenciales del Gobierno para garantizar y mejorar la democracia y promover la armonía y progreso de la sociedad y representa el alto consenso de la voluntad popular y la estatal en la contención de la excesiva alza de los precios de las viviendas. Cuando el pueblo exhorta, el Gobierno responde, lo que hace que las masas populares mantengan plena confianza en el Partido Comunista y el Gobierno en resolver bien el problema de los bienes raíces.

Para destacar la voluntad estatal, los gobiernos de los diversos niveles deben asumir efectivamente la responsabilidad. Los hechos de muchos años demuestran que la razón por la cual aparece el fenómeno raro de que mientras más se reajusta y controla, más altos se vuelven los precios en el mercado de bienes raíces se debe, en grado considerable, a la idea de los gobiernos locales de que “los terrenos traen dinero”. Ellos toman los terrenos como sus bolsos de dinero, de modo que, como es natural, no tienen suficiente fuerza motriz para reajustar y controlar los precios de las viviendas; en algunos lugares surge incluso el fenómeno de que “los de arriba elaboran su política y los de abajo, sus contramedidas”, de manera que la política del Gobierno Central sobre el reajuste y el control es difícil de echar raíces. Este fenómeno ha provocado fuerte descontento de las masas populares y, al mismo tiempo, alta preocupación del Gobierno Central. El Informe sobre la Labor del Gobierno, poniendo el dedo en la llaga, señala que en la garantía para las obras de viviendas seguras, los gobiernos de los distintos niveles deben asumir efectivamente la responsabilidad y ejecutar rigurosamente el plan anual de construcción para garantizar que los terrenos, los fondos y las medidas políticas preferenciales queden debidamente en su lugar. Los gobiernos locales de los diferentes lugares deben comprender concienzudamente el significado de “asumir efectivamente la responsabilidad”, y lograr con sus acciones reales la confianza del pueblo.

Para destacar la voluntad estatal, todas las partes deben hacer esfuerzos en un solo punto. El mercado de bienes raíces es muy complejo, de modo que es difícil de resolver fundamentalmente el problema de los precios anormalmente altos de las viviendas dependiendo sólo de un lugar o un departamento, lo que exige que los gobiernos de los distintos niveles y los diversos departamentos se integren en una fuerza única para contener las espumas de los precios de las viviendas, pensando y haciendo esfuerzos en un solo punto para desempeñar el papel de “curar con la receta inmediatamente la enfermedad”. Los departamentos financieros y encargados de los terrenos deben estar conscientes de que si se tolera la vertiginosa alza de los precios de las viviendas y las especulaciones en el mercado, se arrastrará necesariamente las espumas de los precios de las viviendas hacia el abismo. Con el espíritu de alta responsabilidad por los intereses del pueblo y del Estado, no se puede, en absoluto, “servir de cómplice de los altos precios de las viviendas”.

Para destacar la voluntad estatal, no hay que ser blando en modo alguno en el castigo a las acciones ilícitas. En los últimos años, algunas empresas de bienes raíces han buscado sólo altas ganancias y han abandonado totalmente su responsabilidad social de empresa y ciudadano; han recurrido al cierre de las ventas y al acaparamiento de terrenos y otros medios para presentar una apariencia engañosa y levantar a su antojo los precios de las viviendas, dejando que mucha gente del pueblo no sepa qué hacer y sufra de manera indescriptible. Es indispensable esgrimir la afilada espada de castigo severo para devolver a las masas populares un honesto ambiente de compra de viviendas.

Para destacar la voluntad estatal, la supervisión popular constituye una fuerza motriz inagotable. El mercado de bienes raíces atañe a los intereses de numerosas partes y si se pierde la supervisión popular, se produce necesariamente mucha corrupción, caos y alto riesgo. Para normalizar el orden del mercado de bienes raíces y garantizar las necesidades básicas de viviendas de las masas populares, hay que recurrir necesariamente a la política de reajuste y control de arriba hacia abajo y a la supervisión social de abajo hacia arriba. Para esto, hay que ampliar los canales de las masas populares en su supervisión sobre el mercado de bienes raíces, de manera que la firme voluntad estatal de contener los altos precios de las viviendas se convierta en acciones eficaces en beneficio de la vida del pueblo. (Pueblo en Línea)
11/03/2010

Noticias relacionadas
·Comentario: Discurso del Dalai Lama como "portavoz libre" de los tibetanos está lleno de falsedades
·Las dos Sesiones a ojos del mundo: Medio de comunicación extranjero enaltece decisión y medidas del Gobierno chino en lucha contra corrupción y por honradez
·¿Qué quiere hacer Occidente al tratar de obligar a revaluar el renminbi?
·Análisis periodístico: ¿Podrán las elecciones generales terminar con el caos en Irak?
·Interpretaciones de ciencia económica para el “milagro de China”
 Más  
Noticias de PCCh