PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2010:12:01.15:34

La lucha contra el SIDA es la lucha contra los prejuicios

Hoy es el día Mundial de lucha contra el SIDA, un recordatorio de que la amenaza del VIH todavía pende sobre nosotros como Espada de Damocles. Mucho más debe hacerse todavía para detener el avance del virus y prolongar la esperanza de vida de los pacientes de la pandemia.

Las más recientes estadísticas del ministerio de Salud revelan que para finales de octubre se habían reportado unas 44.000 nuevas infecciones de VIH en el país y que el número total de pacientes de SIDA y seropositivos sobrepasó los 370.000 ese mes. El hecho de que se hayan producido 68.000 decesos por esa enfermedad, de las cuales 26.000 ocurrieron en 2009, significa que el país ha alcanzado el punto en que la mayoría de los pacientes de SIDA infectados hace una década, o incluso antes, están contando los días que les quedan. Con todo, esto no sugiere en modo alguno que nuestros esfuerzos para prolongar la vida de los infectados haya sido en vano. Las drogas que hemos desarrollado han mejorado la calidad de la vida de los pacientes, permitiéndoles vivir más.

Pero los prejuicios y la discriminación todavía impiden que se aplique la supervisión eficaz y la intervención temprana, con las cuales se podría disminuir la incidencia del virus.

Se estima que el número total de seropositivos y pacientes de SIDA ronda los 740.000 a nivel nacional. La discriminación ha hecho que estas personas se muestren renuentes a divulgar sus casos y a aceptar el tratamiento financiado por el Gobierno y sus servicios relacionados. Esto es particularmente cierto en el caso de los trabajadores del sexo, los consumidores de drogas y los que tienen relaciones homosexuales.

Los casi 400.000 portadores del VIH que permanecen en la obscuridad incrementan las posibilidades de que más personas se infecten. En ocasiones, el virus puede ser transmitido con transfusiones de sangre infectada, u otros medios inesperados.

Resulta a todas luces positivo que el Gobierno central tenga un nuevo plan para el control del SIDA y el VIH para los venideros cinco años. De tal suerte habrá más campañas públicas de información sobre ambas condiciones y más medidas preventivas, métodos de detección rápidos, impulsos a la rehabilitación forzosa de los drogadictos a nivel de base, mayor control sobre las transfuciones de sangre y un mejor cuidado y tratamiento a los pacientes de SIDA. Habrá asimismo una mayor abundancia de investigaciones sobre nuevas drogas.

Sin embargo, queda mucho por hacer para que el público deponga sus prejuicios contra los homosexuales. Crear a una sociedad donde los homosexuales pueden ser francos sobre su orientación sexual es importante, no sólo para aliviar al país de la ansiedad que deriva de pensar que ellos pueden ser una fuente importante de infección, sino como parte de nuestros esfuerzos por construir una sociedad inclusiva.

La eliminación de la discriminación es un arma determinante en la lucha contra la extensión de esta enfermedad.(Pueblo en Línea)
01/12/2010

Noticias relacionadas
·La conciencia no lleva uniforme
·Es preciso revisar leyes para casos de accidentes
·Para convencer hay que razonar
·Preocupante flujo de dinero caliente
·Área de Libre Comercio China-ANSEA avanza hacia asociación estratégica madura
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh