PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCultura-EntreSociedad-SaludVídeo

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:01:25.15:42

China y EEUU: en pos de respeto mutuo y ganancia total compartida

La visita de Estado del presidente chino, Hu Jintao, a Estados Unidos, del 18 al 21 de enero, ha sido coronada con el éxito. Durante la histórica estancia de cuatro días del mandatario en el país norteamericano, las partes llegaron a un amplio consenso para la construcción de una asociación de cooperación basada en el respeto y beneficio mutuos, así como la búsqueda de una ganancia total compartida. Este es un compromiso fundamental que ambas naciones han hcho ante el mundo, valiéndose de sus esfuerzos conjuntos en una coyuntura histórica crucial, en momentos en que la Humanidad entra en una nueva era. Resulta de vital importancia estratégica asimismo que ambas naciones se hayan comprometido a estabilizar sus relaciones bilaterales y la situación mundial en su conjunto.

En vista de la importancia internacional de China y EEUU, sus vínculos estables son de beneficio propio, pero también contribuyen al aumento de la seguridad mundial y ejercen notable influencia en la esfera económica global.
Con un trato amistoso y comunicación franca mutuos, ambos jefes de Estado mantuvieron un amplio intercambio de puntos de vista sobre una serie de importantes asuntos, alcanzando así una mejor percepción sobre las opiniones de su contraparte, lo que ayudó a limar asperezas y a promover la confianza mutua.

Asumiendo por igual los éxitos y los yerros en el desarrollo de las relaciones bilaterales, ambas partes incrementaronn su conciencia sobre la importancia y la complejidad de las relaciones bilaterales. En consecuencia, propusieron nuevas ideas, lo que deberá redundar en una mejora de la confianza estratégica entre ambas.

China y EEUU han decidido seguir promoviendo la asociación en la cumbre, como medio de promover sus intereses comunes, encarar las dificultades que atañen a los dos y enfatizar sus responsabilidades internacionales. Tal consonancia, demuestra el positivo talante con el cual China y EE.UU actúan de consuno en la cooperación internacional, aunque ateniéndose a sus propios puntos de vista y partiendo de sus intereses nacionales, proceder que deberá granjearles reconocimiento internacional.

Quedó claro en estas conversaciones el compromiso de los dos países con socios y agencias internacionales, así como el hecho de que el desarrollo económico de China y EEUU, las dos mayores economías del mundo, afecta a toda la Humanidad. De ahí la importancia de que ambos suscriban sus compromisos tomando en cuenta los derechos y deberes que les vinculan al resto del planeta.

Lo alcanzado en la cumbre sino-estadounidense supone un éxito general, que se traducirá en nuevas bazas para el desarrollo equilibrado respectivo, para una interacción bilateral benigna y para el beneficio de la cooperación positiva bilateral, por un lado, mientras aporta beneficios no menos importantes para la comunidad global, por la otra.

China y EEUU deben asegurarse de que en este proceso de interacción, ambos se atienen al Derecho Internacional, poniendo en práctica conciezudamente todos los intrumentos legales reconocidos por la comunidad mundial. Además, las cambiantes relaciones mundiales requieren de nuevas normas y reglamentos, por lo que ambos países deben coordinar y estimular su establecimiento, en lo que deberá constituir una tendencia progresiva en lo que queda del siglo XXI.

Los dos países deberán estar atentos además a las contradicciones entre ellos, pues las mismas no desaparecerán y, por el contrario, seguirán siendo pasaije contidiano en sus relaciones, por lo que se hace necesario que ambos las traten con inteligencia, sin magnificarlas en ningún momento.

A este tenor, China y EEUU deberán cooperar y coexistir en la región de Asia y el Pacífico y mejorar la comprensión mutua sobre tendencias estratégicas en el área. Las fricciones de larga data en la zona deberán atenuarse mediante la cooperación, evitando en todo momento que las mismas dañen la relación bilateral en su conjunto.

El presidente Hu Jintao ha regresado a casa portando la buena impresión que le dejaron el entusiasmo y atención esmerada de sus anfitriones norteamericanos, imbuido además, al igual que ellos, de una mayor confianza en que el siglo XXI será cuna de una nueva civilización política.(Pueblo en línea)
25/01/2011

Por Pueblo en línea, con la colaboración del profesor Ding Shenli, director del Centro de Estudios sobre EEUU, de la Universidad de Fudan en Shanghai

Noticias relacionadas
·EEUU debe sustituir el miedo por el espíritu de competencia
·Para bien o mal, la prensa es espejo de la sociedad
·Basta de burocracia en las universidades
·El tortuoso camino hacia la integración nacional
·Prueben a ponerse en el lugar de China
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh